78°F
weather icon Clear

Se busca el submarino desaparecido para ver el Titanic

Una operación de rescate estaba en marcha en las profundidades de las aguas del Océano Atlántico el lunes en busca de un buque sumergible que llevaba a gente a ver los restos del Titanic.

Joint Rescue Coordination Centre en Halifax, Nueva Escocia, dijo que el buque fue reportado como perdido alrededor de las 9:13 p.m. del domingo, a unas 435 millas (700 kilómetros) al sur de St. John’s, Terranova. El teniente comandante Len Hickey dijo que un buque de la Guardia Costera canadiense y aviones militares estaban ayudando en las labores de búsqueda, dirigidas por la Guardia Costera de Estados Unidos en Boston.

OceanGate Expeditions confirmó la búsqueda de su sumergible de cinco personas y dijo que su atención se centraba en las personas a bordo del buque y sus familias.

“Estamos profundamente agradecidos por la amplia asistencia que hemos recibido de varias agencias gubernamentales y empresas de aguas profundas en nuestros esfuerzos por restablecer el contacto con el sumergible”, dijo la compañía en un comunicado. “Estamos trabajando para que los tripulantes regresen sanos y salvos”.

David Concannon, asesor de la empresa, dijo que Oceangate perdió contacto con el submarino el domingo por la mañana. Tenía un suministro de oxígeno de 96 horas, dijo en un correo electrónico a The Associated Press el lunes por la tarde. “Han pasado 32 horas desde que el submarino abandonó la superficie”, dijo Concannon, quien afirmó que se suponía que iba a participar en la inmersión, pero que no pudo hacerlo debido a otro asunto de un cliente. Dijo que las autoridades están trabajando para llevar al sitio lo antes posible un vehículo operado por control remoto que pueda alcanzar una profundidad de seis mil metros (unos 20 mil pies).

Action Aviation confirmó que su presidente, el empresario británico Hamish Harding, era uno de los turistas a bordo. El director gerente de la compañía, Mark Butler, declaró a AP que la tripulación partió el viernes.

“Se está haciendo todo lo posible para llevar a cabo una misión de rescate. Todavía hay mucho tiempo para facilitar una misión de rescate, hay equipo a bordo para la supervivencia en este caso”, dijo Butler. “Todos esperamos y rezamos para que vuelvan sanos y salvos”.

La expedición era el tercer viaje anual de OceanGate para hacer la crónica del deterioro del emblemático transatlántico que chocó contra un iceberg y se hundió en 1912, matando a todos menos a unos 700 de los aproximadamente 2,200 pasajeros y tripulantes. Desde su descubrimiento en 1985, los restos han sucumbido lentamente a las bacterias que devoran el metal, y algunos han predicho que el barco podría desaparecer en cuestión de décadas a medida que se abren agujeros en el casco y se desintegran algunas secciones.

El grupo inicial de turistas financió la expedición gastando entre 100 mil y 150 mil dólares cada uno.

El más reciente viaje estaba previsto que partiera de St. John’s, Terranova a principios de mayo y terminara a finales de junio, según un documento judicial presentado por la empresa en abril ante un Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Virginia que preside los asuntos relacionados con el Titanic.

A diferencia de los submarinos, que parten y regresan a puerto por sus propios medios, los sumergibles requieren un buque que los lance y recupere. OceanGate contrató al buque canadiense Polar Prince, un rompehielos de tamaño medio operado anteriormente por los guardacostas canadienses, para transportar a docenas de personas y el sumergible hasta el sitio del naufragio en el Atlántico Norte.

El sumergible para cinco personas, llamado Titán, es capaz de sumergirse cuatro mil metros o 13,120 pies “con un cómodo margen de seguridad”, dijo OceanGate en su presentación ante el tribunal.

Pesa 20 mil libras (9,072 kilogramos) en el aire, pero está lastrado para que su flotabilidad sea neutra cuando llegue al fondo marino, según la empresa.

El Titán está hecho de “titanio y fibra de carbono enrollada en filamentos” y ha demostrado “soportar las enormes presiones de las profundidades oceánicas”, declaró OceanGate. OceanGate declaró ante el tribunal que la ventana del Titán es “la mayor de cualquier sumergible de inmersión profunda” y que su tecnología ofrece una “vista sin igual” de las profundidades oceánicas.

Chris Parry, contraalmirante retirado de la marina británica, declaró a Sky News que el rescate que se estaba llevando a cabo era “una operación muy difícil”.

“La naturaleza real del lecho marino es muy ondulada. El propio Titanic yace en una zanja. Hay muchos escombros alrededor. Así que tratar de diferenciar con el sonar en particular y tratar de apuntar a la zona que desea buscar en con otro sumergible va a ser muy difícil”.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.