93°F
weather icon Clear

Johnson dimite y sigue siendo, por ahora, primer ministro de Reino Unido

LONDRES.- El primer ministro británico, Boris Johnson, ha dicho que es “claramente la voluntad” de su Partido Conservador que haya un nuevo líder, al anunciar su dimisión.

Johnson declaró el jueves que seguirá siendo primer ministro británico mientras se celebra una contienda de liderazgo para elegir a su sucesor.

Los críticos dicen que no se le debería permitir seguir como primer ministro interino y que debería ser destituido lo antes posible.

El anuncio se produjo después de que el más reciente escándalo ético en torno a su liderazgo llevara a unos 50 legisladores mayores a abandonar el gobierno.

ESTA ES UNA NOTICIA DE ÚLTIMA HORA. La nota anterior de AP sigue a continuación.

LONDRES (AP) - El primer ministro británico, Boris Johnson, finalmente sucumbió a la realidad política el jueves y aceptó dimitir después de que el último escándalo ético en torno a su liderazgo llevara a unos 50 altos funcionarios a abandonar el gobierno.

Johnson se había aferrado al poder durante dos días, diciendo desafiantemente a los legisladores el miércoles que tenía un “mandato colosal” de los votantes y que tenía la intención de seguir con los asuntos del gobierno.

Pero se vio obligado a reconocer su derrota el jueves por la mañana, después de que otros dos miembros de su gabinete dimitieran y uno de sus aliados más cercanos, el jefe del Tesoro Nadhim Zahawi, le dijera públicamente que dimitiera por el bien del país.

Sin embargo, no estaba claro cuándo dejaría Johnson su cargo.

Su dimisión desencadenará unas elecciones internas para elegir un nuevo líder del Partido Conservador, que será también el próximo primer ministro. Es probable que este proceso tome lugar durante el verano.

Johnson ha señalado que tiene la intención de permanecer en el cargo hasta que concluya. Tal acción sería controvertida, y los críticos dicen que no debería permitírsele permanecer ni siquiera como primer ministro interino.

“Ahora que el primer ministro ha hecho por fin lo más decente, tiene que entregar los sellos de su cargo, pedir disculpas a Su Majestad (la reina Isabel II) y permitirle que nombre a un interino bajo cuyo mandato puedan actuar los ministros, para que el Partido Conservador pueda elegir adecuadamente a un nuevo líder”, escribió en un tuit George Freeman, que dimitió el jueves como ministro de Ciencia.

Zahawi, que fue ascendido a principios de esta semana mientras Johnson intentaba apuntalar su Gabinete, dijo que él y un grupo de colegas habían expresado en privado sus preocupaciones al primer ministro el miércoles y que decidió hacerlo público después de que Johnson ignorara el consejo de dimitir.

“Me duele que no haya escuchado y que ahora esté socavando los increíbles logros de este gobierno”, escribió Zahawi en una carta publicada en Twitter. “Pero el país se merece un gobierno que no solo sea estable, sino que actúe con integridad”.

Con las dimisiones del jueves por la mañana, 50 secretarios del gabinete, ministros y funcionarios de menor rango han abandonado el gobierno en dos días, a menudo fustigando al primer ministro por su falta de integridad. Con más de 20 puestos sin cubrir, la crisis había paralizado los trabajos de algunas comisiones parlamentarias porque no había ministros disponibles para hablar en nombre del gobierno.

Se trata de una derrota humillante para Johnson, que consiguió sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea y a quien se le atribuyó la puesta en marcha de una de las campañas de vacunación masiva más exitosas del mundo para combatir el COVID-19.

Sin embargo, el líder siempre desaliñado, conocido por saludar a sus críticos con bombos y platillos, también se vio afectado por las críticas de que estaba dispuesto a quebrantar, y a veces a ignorar, las reglas para lograr sus objetivos.

Johnson, de 58 años, consiguió mantenerse en el poder durante casi tres años, a pesar de las acusaciones de que estaba demasiado cerca de los donantes del partido, de que protegía a los partidarios del acoso y de las acusaciones de corrupción, y de que engañaba al Parlamento sobre las fiestas de la oficina gubernamental que rompían las normas de bloqueo de la pandemia.

Las recientes revelaciones de que Johnson conocía las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra un legislador conservador antes de ascenderlo a un cargo superior en el gobierno resultaron ser un escándalo de más.

La crisis comenzó cuando Chris Pincher dimitió como jefe de filas en medio de las acusaciones de que había manoseado a dos hombres en un club privado. Esto desencadenó una serie de reportes sobre acusaciones anteriores contra Pincher.

Johnson trató de desviar las críticas con explicaciones cambiantes sobre lo que sabía y cuándo lo sabía, pero eso no hizo más que poner de manifiesto la preocupación de que no se podía confiar en el primer ministro.

El secretario de Salubridad, Sajid Javid, y el jefe de Tesorería, Rishi Sunak, dimitieron con pocos minutos de diferencia el martes por la noche, lo que desencadenó una oleada de salidas entre sus colegas del Gabinete y funcionarios de menor nivel.

Javid captó el ánimo de muchos legisladores cuando dijo que las acciones de Johnson amenazaban con socavar la integridad del Partido Conservador y del gobierno británico.

“En algún momento tenemos que llegar a la conclusión de que ya es suficiente”, dijo el miércoles en la Cámara de los Comunes. “Creo que ese momento es ahora”.

Bernard Jenkin, un alto funcionario del Partido Conservador, dijo a la BBC que se reunió con Johnson más tarde ese mismo día y le aconsejó que dimitiera.

“Solo le dije: ‘Mira, lo importante es cuándo te vas ahora, y es cómo te vas. Puedes irte con algo de dignidad o puedes ser forzado a salir como Donald Trump aferrándose al poder y pretendiendo que ganó las elecciones cuando perdió”.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.