90°F
weather icon Clear

El sumergible Titán implosiona y mata a su tripulación, según la Guardia Costera

La Guardia Costera de Estados Unidos dice que el sumergible desaparecido implosionó cerca de los restos del Titanic, matando a las cinco personas a bordo.

Funcionarios de la Guardia Costera dijeron durante una conferencia de prensa el jueves que han notificado a las familias de la tripulación del Titán, que ha estado desaparecido durante varios días. Los restos encontrados durante la búsqueda del buque “son consistentes con una implosión catastrófica del buque”, dijo el contralmirante John Mauger, del Primer Distrito de Guardacostas.

“El apoyo recibido en esta compleja operación de búsqueda ha sido muy apreciado. Nuestro más sentido pésame a los amigos y seres queridos de la tripulación”, declaró Mauger.

OceanGate Expeditions informó en un comunicado de que se cree que las cinco personas a bordo, incluido el director ejecutivo de la empresa, Stockton Rush, han muerto. Rush, Shahzada Dawood y su hijo Suleman Dawood, Hamish Harding y Paul-Henri Nargeolet “lamentablemente se han ido”, dijo OceanGate en un comunicado.

OceanGate no dio detalles cuando la empresa anunció la “pérdida de vidas” en un comunicado ni cómo supieron los responsables que los tripulantes habían fallecido. El suministro de oxígeno de 96 horas del Titán probablemente terminó a primera hora del jueves.

OceanGate lleva desde 2021 realizando crónicas de la decadencia del Titanic y del ecosistema submarino que lo rodea a través de viajes anuales.

Se estima que el Titán tenía un suministro de aire respirable para unos cuatro días cuando zarpó el domingo por la mañana en el Atlántico Norte.

Los equipos de rescate se apresuraron a enviar barcos, aviones y otros equipos al sitio de la desaparición. El jueves, la Guardia Costera de Estados Unidos dijo que un robot submarino enviado por un barco canadiense había llegado al piso del mar, mientras que un instituto de investigación francés dijo que un robot de buceo profundo con cámaras, luces y brazos también se unió a la operación.

Las autoridades esperaban que los sonidos submarinos ayudaran a acotar la búsqueda, cuya zona de cobertura se ha ampliado a miles de millas, el doble de Connecticut y en aguas de dos millas y media de profundidad. Funcionarios de la Guardia Costera dijeron que se habían detectado ruidos submarinos en la zona de búsqueda el martes y el miércoles.

Jamie Pringle, experto en Geociencias Forenses de la Universidad de Keele, en Inglaterra, dijo que incluso si los ruidos procedían del sumergible, “la falta de oxígeno es la clave ahora; incluso si lo encuentran, todavía tienen que llegar a la superficie y desatornillarlo”.

Se informó de que el Titán se había extraviado el domingo por la tarde a unas 435 millas al sur de St. John’s, Terranova, cuando se dirigía al lugar donde se hundió el emblemático transatlántico hace más de un siglo. OceanGate Expeditions, que dirige el viaje, lleva desde 2021 describiendo la decadencia del Titanic y el ecosistema submarino que lo rodea mediante viajes anuales.

El jueves por la mañana, se agotaban las esperanzas de encontrar con vida a alguien a bordo del buque.

El doctor Rob Larter, geofísico marino del British Antarctic Survey, hizo hincapié en la dificultad de encontrar algo del tamaño del sumergible, de unos 22 pies de largo y nueve pies de alto.

“Estamos hablando de entornos totalmente oscuros”, en los que un objeto situado a varias decenas de pies puede pasar desapercibido, dijo. “Es solo una aguja en un pajar, a menos que tengas una locación bastante precisa”.

Las denuncias recién descubiertas sugieren que se habían hecho importantes advertencias sobre la seguridad de la nave durante la creación del sumergible.

Emisoras de todo el mundo comenzaron los noticiarios a la hora crítica del jueves con noticias sobre el sumergible. El canal por satélite de propiedad saudí Al Arabiya mostró en antena un reloj con la cuenta regresiva hasta el momento en que estimaban que podría agotarse.

El capitán Jamie Frederick, del Primer Distrito de Guardacostas, dijo un día antes que las autoridades aún mantenían la esperanza de salvar a los cinco pasajeros a bordo.

“Se trata de una misión de búsqueda y rescate al 100 por ciento”, declaró el miércoles.

El capitán retirado de la Marina Carl Hartsfield, ahora director del Laboratorio de Sistemas Oceanográficos de Woods Hole, dijo que los sonidos detectados fueron descritos como “ruidos de golpes”, pero advirtió que los equipos de búsqueda “tienen que poner toda la imagen en contexto y tienen que eliminar las posibles fuentes artificiales distintas del Titán”. Frederick reconoció el miércoles que las autoridades no sabían qué eran los sonidos.

El reporte de sonidos fue alentador para algunos expertos porque a las tripulaciones de submarinos que no pueden comunicarse con la superficie se les enseña a golpear el casco de su sumergible para ser detectados por el sonar.

La Marina de Estados Unidos dijo en un comunicado el miércoles que estaba enviando un sistema de salvamento especializado que es capaz de sacar a la superficie “objetos submarinos grandes, voluminosos y pesados, como aviones o buques pequeños.”

El Titán pesa 20 mil libras. Flyaway Deep Ocean Salvage System de la Marina de Estados Unidos está diseñado para elevar hasta 60 mil libras, según informó la Marina en su sitio web.

A bordo del buque se encuentra el piloto Stockton Rush, director ejecutivo de OceanGate. Sus pasajeros son: El aventurero británico Hamish Harding; el empresario paquistaní Shahzada Dawood y su hijo Suleman; y el explorador francés y experto en el Titanic Paul-Henry Nargeolet.

En los primeros comentarios de Pakistán desde la desaparición del Titán, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores pakistaní, Mumtaz Zahra Baloch, declaró el jueves que las autoridades confían en los esfuerzos de búsqueda.

“No nos gustaría especular sobre las circunstancias de este incidente y también nos gustaría respetar los deseos de la familia Dawood de que se respete su privacidad”, declaró.

Al menos 46 personas viajaron con éxito en el sumergible de OceanGate al sitio del naufragio del Titanic en 2021 y 2022, según las cartas que la compañía presentó ante un tribunal de distrito de federal en Norfolk, Virginia, que supervisa los asuntos relacionados con el naufragio del Titanic.

Uno de los primeros clientes de la empresa caracterizó una inmersión que hizo en el sitio hace dos años como una “operación kamikaze”.

“Imagínate un tubo metálico de unos pies de largo con una plancha de metal como piso. No puedes estar de pie. No puedes arrodillarte. Todo el mundo está sentado cerca o encima de los demás”, explica Arthur Loibl, empresario y aventurero jubilado de Alemania. “No puedes ser claustrofóbico”.

Durante las dos horas y media de descenso y ascenso, las luces se apagaron para ahorrar energía, dijo, y la única iluminación procedía de un bastón fluorescente.

La inmersión se retrasó varias veces para solucionar un problema con la batería y los contrapesos. En total, el viaje duró 10 horas y media.

El sumergible contaba con siete sistemas de reserva para volver a la superficie, entre ellos sacos de arena y tubos de plomo que se descuelgan y un globo inflable.

Nick Rotker, que dirige la investigación submarina de la empresa sin fines de lucro de investigación y desarrollo MITRE, dijo que la dificultad de buscar el Titán subraya la necesidad de Estados Unidos de contar con más robots submarinos y vehículos subacuáticos operados por control remoto.

“El problema es que no disponemos de muchas capacidades o sistemas que puedan alcanzar la profundidad a la que se dirigía este buque”, afirmó Rotker.

Nicolai Roterman, ecólogo de aguas profundas y profesor de biología marina en la Universidad de Portsmouth, Inglaterra, dijo que la desaparición del Titán pone de manifiesto los peligros y las incógnitas del turismo de aguas profundas.

“Incluso la tecnología más fiable puede fallar y, por lo tanto, ocurrirán accidentes. Con el crecimiento del turismo de aguas profundas, debemos esperar más incidentes como este”.

LO ÚLTIMO
Israel promete destruir a Hamás y rechaza llamados de la ONU

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, rechazó llamados a alto al fuego y a “proporcionalidad” en la respuesta del país a ataques sorpresa de Hamás.