97°F
weather icon Clear

Futuro incierto para 150 inquilinos de bajos ingresos en Las Vegas

Unos 150 inquilinos de bajos ingresos podrían quedarse sin hogar después de que su propietario sin fines de lucro abandonara la propiedad el mes pasado.

SHARE Village, antes conocida como Veterans Village, no ha pagado renta desde agosto por el edificio que renta en 1150 de Las Vegas Boulevard South y debe miles de dólares en impuestos y servicios impagados, según una demanda presentada recientemente.

La corporación, cuyo director general es el empresario local de viviendas asequibles Arnold Stalk, está poniendo a la venta sus otras tres propiedades.

“El abandono por parte de SHARE de la propiedad arrendada dejará a cientos de sus inquilinos desamparados sin el refugio y los servicios esenciales que contrataron”, escribieron los abogados de YSBM Investments LLC, propietario del edificio, en la demanda presentada el mes pasado.

Hace un mes, Stalk envió a los inquilinos un mensaje en el que les decía que seguía luchando contra los efectos a largo plazo del COVID-19. “No es una situación ni una decisión fácil para mí, pero no puedo seguir haciendo esto con esa propiedad”, escribió.

Se espera que los abogados de YSBM pidan el martes a un juez que designe una empresa de gestión que se haga cargo de los servicios que SHARE prometió a sus vulnerables inquilinos.

De lo contrario, se verán obligados a marcharse. La situación es especialmente desgarradora para los inquilinos que han pasado apuros durante la pandemia y se enfrentan padecimientos mentales y físicos.

“Es como si te dieran una bofetada en la cara”, dijo Scott Hanofee, que se mudó a lo que entonces era Veterans Village en 2014 tras meses en la calle. “Nos dejó tirados y se fue como una nube de humo”.

Rescisión del contrato de renta

La primera señal para los residentes de que algo no iba bien llegó cuando las donaciones cesaron. Luego, los servicios, como la despensa de alimentos y el transporte médico, dejaron de prestarse. Ya no tenían acceso a la zona común, que contaba con una cocina completa.

Los inquilinos, que tienen ingresos fijos, dijeron que dependen de esos beneficios para llegar a fin de mes.

No hay que preocuparse, aseguró Stalk a los residentes en su mensaje. Habría una ligera transición de la gestión a YSBM, el dueño de la propiedad que la organización sin fines de lucro rentó desde 2011.

Pero las notas que se dejaron en las puertas de los inquilinos el viernes decían que eso no era cierto: YSBM no tiene licencia para operar el hotel residencial, ni tiene los recursos.

Se espera que la jueza de distrito Susan Johnson decida el martes si nombra a un profesional para que se haga cargo y proporcione la gestión, los servicios y el mantenimiento en la propiedad hasta que se resuelva el caso.

“Rogamos que el Tribunal comprenda su situación y designe a este profesional para que se haga cargo de inmediato de las operaciones en SHARE Village 1 y normalice sus condiciones de vida”, dijo YSBM a los residentes.

SHARE desalojó la propiedad de Las Vegas Boulevard el 8 de septiembre con un aviso de dos semanas al propietario. Stalk acababa de firmar un contrato de arrendamiento de tres años que comenzaba el 1º de julio y fijaba una tarifa mensual de 26,220.36 dólares.

La organización sin fines de lucro debe ahora dos meses de renta y más de 54 mil dólares en impuestos y servicios, según los documentos judiciales.

En una entrevista telefónica el lunes, Stalk le dijo al Review-Journal que no podía comentar sobre las cuestiones legales, pero dijo que el propietario ha administrado la propiedad antes.

Dijo que contrató a un administrador de la propiedad para sus otras tres propiedades, que albergan a unos 400 residentes y que está en conversaciones con funcionarios de Las Vegas y otras entidades para mantener los edificios como viviendas asequibles después de su venta.

“Nunca haría nada para perjudicar a nadie”, dijo Stalk. “He hecho todo lo contrario durante toda mi vida”.

“Este es mi hogar”

Dentro de su estudio en Share Village 1, Cecelia Knapp movió una de las placas calientes en las que cocina la cena. Junto a ella, había una freidora de aire. Era la única cocina que tenía desde que se cerró la sala común.

Lavaba los platos en el fregadero del baño mientras su Shih Tzu, Mighty, rebotaba a sus pies.

Knapp, de 79 años, padece la enfermedad de Parkinson y no puede conducir. Dice que a menudo toma el autobús para ir a la Dollar Store a comprar comida. Su renta es de 675 dólares y recibe unos mil 100 dólares de Veterans Affairs y Seguridad Social.

Dijo que ha estado buscando rentas en otros lugares, pero el mercado tan alto lo hace imposible.

“Este es mi hogar, el único que conozco”, dijo. “Si no puedo estar aquí, tendré que hacer mis maletas e irme al Shade Tree”.

SHARE Village se formó en los años 90 y es un centro de apoyo y recursos para personas mayores.

La organización sin fines de lucro ofrece durante todo el año centros de intervención en crisis, servicios médicos y de salud mental, capacitación para el empleo, programas de nutrición y mucho más como parte de las asociaciones público-privadas de la organización.

YSBM dijo que no está equipado para proporcionar esos recursos y está demandando a SHARE por la renta y las tasas no pagadas.

Pero los abogados de Stalk, John Naylor y Todd Kennedy, argumentaron en documentos judiciales que YSBM no tiene daños por la terminación anticipada del contrato de arrendamiento porque la instalación genera un flujo de caja adecuado.

Un administrador designado por el tribunal, o síndico, es un recurso extremo que debe utilizarse con moderación y sería más costoso, argumentaron, añadiendo que YSBM es la parte que está en mejor posición para supervisar la propiedad que posee.

“Todo lo que queda por hacer es determinar a qué daños monetarios, si los hay, tiene derecho el demandante en virtud de sus demandas por incumplimiento de contrato de arrendamiento”, escribieron los abogados.

Los residentes dicen que se les mantuvo en la oscuridad durante todo el proceso.

Un inquilino, Elmer Harmon, de 72 años, envió un correo electrónico a Stalk para preguntar qué estaba pasando. Otro inquilino tenía una fuga en su baño y no podía bañarse, dijo.

“Mucha gente está preocupada porque nadie tiene la cortesía de decirnos nada”, escribió en el correo electrónico. “No quiero acabar en la calle. Tengo 72 años. No soy solo yo, aquí hay residentes discapacitados”. En respuesta, Stalk lo remitió al propietario de YSBM, Yair Ben Moshe.

“Estuve a punto de morir de COVID-19 el pasado mes de octubre y ahora tengo el síndrome de COVID-19 prolongado”, respondió Stalk. “Después de todo lo que invertí en esa propiedad, recibo correos electrónicos como este. Ya no me llamen”.

LO ÚLTIMO