93°F
weather icon Clear

Deceso de madre e hija afecta a familia de Las Vegas

Todo lo que Natelie Carbajal quería en la vida, era ser madre.

A menudo cuidaba a sus sobrinos antes de recibir la noticia inesperada de que estaba embarazada, comentó su tía Dee Yera el martes.

Carbajal no lo creyó - Yera dijo en broma que no sabía cuántas pruebas de embarazo le hicieron a su sobrina para confirmar su embarazo.

“Sé que alguien me está engañando”, diría Carbajal.

Carbajal dio a luz a una niña. Yera se negó a compartir el nombre de la bebé, pero al final, Carbajal solo vivió un par de meses con su hija.

Los restos carbonizados de la madre de 29 años se encontraron el 4 de julio, aproximadamente a una milla al este de la instalación de arte Seven Magic Mountains, a unos 25 kilómetros al sur de Las Vegas. La oficina forense del Condado de Clark determinó que murió de una herida de bala en la cabeza, y su muerte fue considerada un homicidio.

El teniente de homicidios del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD), Ray Spencer, declaró que la investigación continuaba el martes cuando se le preguntó sobre los arrestos por su asesinato.

La familia de Carbajal recibió las malas noticias mientras se preparaba para otra pérdida en su familia, mencionó Yera.

Los familiares se reunieron en la casa de la madre de Carbajal, Alicia “Curly” Carbajal, el 11 de julio para despedirse definitivamente de la paciente con cáncer terminal cuando escucharon un llamado en la puerta. Era la policía.

Los detectives informaron a la familia que la joven Carbajal estaba muerta. Los familiares intentaron, pero no pudieron, evitar que su madre se enterara de ello en su lecho de muerte.

“Fue simplemente irreal”, destacó Yera. “No tienes planes para esto”.

Los familiares lloraron y gritaron, y Curly oyó la conmoción.

“Ella dijo, ‘es Natelie’. Ella lo sabía”, indicó Yera.

“Dio un grito que solo he escuchado a las madres dar en los funerales”.

La Carbajal mayor perdió el conocimiento y nunca despertó, informó Yera. Murió poco antes del 13 de julio. Tenía 48 años.

Los familiares se han apoyado el uno en el otro desde el momento de su muerte. Las pérdidas duales devastaron a la familia, que recientemente recibió otro diagnóstico de cáncer.

“Ha sido una pesadilla”, confesó Yera.

Natelie y Curly

Natelie Carbajal no era una persona ruidosa, pero siempre se hacía claro cuando “la mujer alegre” estaba en la habitación, comentó su tía. Yera recuerda la risa distintiva de su sobrina.

“Era tan contagiosa que incluso si tenías un mal día, te reirías por esa risa estúpida y graciosa”, enunció.

Ella expresó bondad hacia aquellos que lo necesitaban, como el hijo de Yera, que se ocupaba de sus propios problemas y que a veces necesitaba ayuda. Natalia Carbajal le ofrecía consejos a su prima y un lugar para quedarse cuando lo necesitara, actuando como “la hermana mayor” de todas sus primas, añadió Yera.

La “hermosa” fiesta de bienvenida a la bebé de la joven madre en marzo fue la última reunión familiar que tuvieron. Desde el nacimiento de su hija, Natelie Carbajal publicaba sus numerosas noches de insomnio en Facebook. Pero valían la pena, diría ella.

“Su bebé era prácticamente todo”, señaló Yera.

La familia está trabajando para garantizar que su hija tenga una vida segura y humanitaria, dijo Yera, pero se negó a discutir los detalles.

Curly Carbajal estuvo a la altura de su apodo tanto en su cabello como en su personalidad. Era Curly, como el personaje de Three Stooges: despistada, despreocupada y amiga de todos, comparó Yera.

“Era mi compañera para todo”, describió.

Yera fue la primera en su familia en mudarse a Las Vegas desde California, y una a una a lo largo de los años, sus seis hermanas y otros miembros de la familia se unieron a ella en el valle.

Curly era una mujer orgullosa, homosexual y vivió en Las Vegas durante aproximadamente 20 de sus 48 años, mencionó su hermana. Le encantaba lo que la ciudad de 24/7 tenía para ofrecer, ya fueran los buffets o los bolos con la familia.

“Las Vegas era definitivamente su ciudad”, destacó Yera.

Yera reconoce que era más tímida y reservada que su hermana mayor, pero la personalidad sociable de Curly finalmente se borró. Ella dijo que vinieron a compartir el mismo círculo de amigos, y Yera se ha convertido en la mujer amable y amorosa que era su hermana.

“Ella me enseñó a ser Curly”, sollozó Yera.

Yera creó una página de GoFundMe para ayudar a cubrir los gastos funerarios de su hermana y su sobrina. El dinero restante se destinará a una cuenta bancaria que Yera ha configurado para la bebé al que podrá acceder cuando cumpla 18 años. La página había recaudado más de 11 mil dólares hasta el martes.

LO ÚLTIMO