80°F
weather icon Windy

Estudiantes y personal del Condado Clark vuelven a la escuela después de casi un año

Algunos jóvenes estudiantes volvieron a la escuela el lunes en todo el Valle de Las Vegas para un primer día de clases como ningún otro, tras casi un año de aprendizaje a distancia forzado por la pandemia de coronavirus.

La emoción en el exterior de la Primaria Tyrone Thompson rivalizaba el lunes con la de los Globos de Oro del domingo, pero sin la alfombra roja. Los padres emocionados tomaban fotos mientras el sistema de megafonía hacía sonar “Don’t Stop Believing” de Journey.

Los niños de preescolar se sentaron en el centro de aros de hula para ayudarles a distanciarse socialmente antes de seguir a su profesor en el interior (una señal, como las máscaras que llevaban, de que este no era un año escolar típico).

Antes de eso, el superintendente del Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD), Jesús Jara, saludó a los conductores de autobús en el patio de transporte de Cheyenne cuando salían a recoger a los niños.

“Mi personal y todo el equipo ha hecho un gran trabajo”, aseveró. “Ha habido mucha planificación, mucha revisión, con la mejor intención de mantener a nuestro personal y a nuestros estudiantes seguros”.

Vuelven más de 40 mil alumnos

Algo más de 40 mil estudiantes de preescolar a tercer grado regresan esta semana para la instrucción híbrida: dos días de aprendizaje presencial en las aulas y tres días de aprendizaje a distancia. El regreso del lunes marcó la primera vez que los estudiantes han estado en los campus desde marzo de 2020.

La fase híbrida para los estudiantes de primaria terminará el 6 de abril, cuando se reanudará la instrucción en persona a tiempo completo, según un plan anunciado la semana pasada por los funcionarios del CCSD. Los estudiantes mayores volverán bajo el modelo híbrido en dos oleadas a partir del 22 de marzo.

En Thompson, donde alrededor de 90 estudiantes volvieron a las clases el lunes, los padres no reportaron ninguna duda por su parte o la de sus estudiantes, citando la necesidad de interacción social como la razón número uno para volver.

“Apesta tomar clases desde la mesa de la cocina”, expresó Sarah Colwell, madre de un alumno de tercer grado.

Colwell comentó que entiende que sólo quedan unos meses de escuela, pero que su hija necesita la interacción de sus compañeros y profesores después de un año de estar en casa.

“Y, sinceramente, sólo quería que saliera de casa”, añadió.

Paula Barton, abuela de un niño de preescolar, dijo que el niño estaba encantado de estar en el campus, principalmente por la oportunidad de socializar. Pero el aprendizaje también es un factor, agregó.

“Probablemente le vaya mejor si le enseña un profesor en lugar de nosotros”, mencionó.

Frank Hoffman, padre de dos estudiantes de Thompson, dijo que esperaba que se beneficiaran de la experiencia de estar en la escuela, y del tiempo cara a cara con un profesor.

“Creo que sacan más provecho que estando en casa”, opinó.

Para su hija Abigail, la respuesta a lo que más le apetece es fácil:

“Sentarme en mi pupitre y ver a la señorita Stanley”, respondió.

La salida plantea posibles problemas

Una de las preocupaciones es la salida, que se hará por varias puertas para acomodar el distanciamiento social, así como el tráfico general alrededor de la escuela. Pero el personal de la escuela tiene un plan en marcha, aseguró Hinchliffe.

“Los profesores se encargarán de todo. Son profesionales y tomarán las mejores decisiones para los niños”, indicó Hinchliffe.

Las escuelas han tomado numerosas precauciones para evitar la propagación del coronavirus entre los alumnos y luego entre sus familias y otros miembros de la comunidad. Entre ellas, el distanciamiento social y el uso de máscaras para todos los niños y el personal, así como las salas especiales para enfermos en las que se aislará a los alumnos que presenten síntomas hasta que sus padres puedan recogerlos.

Las escuelas y los funcionarios electos también están tratando de concienciar sobre otro problema de salud pública: los conductores desatentos.

En una sesión informativa celebrada el viernes, Andrew Bennett, portavoz del Departamento de Seguridad Pública, señaló que el pasado curso escolar 41 estudiantes fueron atropellados por vehículos mientras iban o venían de escuelas.

“Uno de ellos murió y tres resultaron gravemente heridos, con lesiones que les cambiaron la vida”, reveló Bennett. “Cuando hablamos de la importancia de la seguridad de los peatones, literalmente hay vidas en juego”.

Jara dijo en el patio del autobús que tenía la esperanza de que se produjera un día histórico.

“Hoy es un éxito si los niños suben al autobús, van a la escuela, tienen algo que comer y vuelven a casa”, señaló.

Este es un reportaje en desarrollo.

LO ÚLTIMO