91°F
weather icon Clear

Estudiantes y personal del CCSD vuelven a las escuelas al finalizar la “pausa”

Los campus del Distrito Escolar del Condado Clark reabren el miércoles con más de mil empleados autorizados a volver al trabajo tras una “pausa” de cinco días causada por una grave escasez de personal relacionada con el COVID-19.

Lo que no está claro, sin embargo, es cuántos otros trabajadores del distrito pueden haber enfermado o haber estado expuestos durante la pausa y no podrán trabajar como consecuencia de ello.

El distrito escolar, que cuenta con más de 300 mil alumnos y 40 mil empleados, dijo en un comunicado de prensa el martes que sus enfermeras usaron la pausa para ponerse al día con el cúmulo de llamadas necesarias para procesar y eliminar los casos de COVID-19 entre el personal y los alumnos.

Durante la pausa del viernes al martes, el distrito dijo que se puso en contacto con 1,409 empleados y autorizó a 1,068 a volver al trabajo. También se puso en contacto con 4,057 padres y autorizó a 2,324 alumnos a volver a la escuela. La pausa, que se produjo en torno a la larga festividad de Martin Luther King Jr., alteró solo dos días de clases previamente programados, que se recuperarán el 7 de febrero y el 25 de abril.

“Instituimos esta pausa debido a la escasez de personal y para aprovechar el fin de semana largo para que nuestros alumnos, el personal y las familias pudieran descansar y recuperarse”, dijo el superintendente Jesús Jara en el comunicado. “Aplaudo y agradezco a todas las enfermeras que han trabajado con diligencia durante el fin de semana para contactar y dar el visto bueno a las personas con problemas para garantizar que puedan volver a las aulas con seguridad y confianza el miércoles”.

¿La pausa dio lugar a una ganancia neta?

Sin embargo, el comunicado no indicaba cuántos empleados habían reportado nuevos casos de COVID-19 o habían requerido cuarentena durante la pausa, que coincidió con un aumento de nuevos casos en el condado causados por la variante ómicron altamente contagiosa del coronavirus.

Los representantes del distrito tampoco respondieron el martes a una solicitud de información sobre el número de llamadas realizadas a las líneas directas del distrito establecidas para permitir a los empleados reportar nuevos casos o cuarentenas por posible exposición o para enviar preguntas sobre posibles síntomas.

Tres de los cuatro indicadores clave del COVID-19 para el Condado Clark se han disparado desde principios de mes, y los datos del distrito escolar indican que ese aumento se ha reflejado en las escuelas.

Desde la reanudación de las clases el 5 de enero, las ausencias de los empleados se ubicaron muy por encima del promedio del curso escolar. Entre el 6 y el 11 de enero, los datos más recientes proporcionados por el distrito, el número osciló entre 1,826 y 2,147 diarias, frente a un promedio de 1,396 anteriores.

Las ausencias se deben a diversos motivos, como las bajas por enfermedad y las vacaciones, por lo que no está claro cuántas de ellas están relacionadas con los casos de COVID-19 o las cuarentenas.

Pero la asistencia de los alumnos también ha bajado, y la semana pasada osciló entre seis y 8.4 puntos porcentuales por debajo del promedio del 90 por ciento del curso escolar.

El tablero de COVID-19 del Distrito Escolar ofrece otra visión de la tendencia.

Hasta el martes, se han reportado al distrito un total de 13,697 casos de COVID-19 entre estudiantes y empleados desde el 1º de julio, pero 5,323 de esos casos -o casi el 39 por ciento- han ocurrido este mes.

Problemas con el sistema de reporte

El proceso establecido para que el personal y los padres reporten casos o posibles exposiciones también ha sido objeto de críticas desde la reanudación de las clases.

Algunos padres y empleados han expresado su frustración por los largos tiempos de espera para acceder a las líneas telefónicas COVID-19 del distrito para reportar casos positivos, exposiciones u otras preocupaciones como posibles síntomas. Otros han dicho que no han podido comunicarse en absoluto.

El distrito puso a disposición recientemente formularios en línea, uno para los empleados y otro para los padres, para todos aquellos que no puedan acceder a los sistemas telefónicos.

Algunos empleados dicen que también se han enfrentado a retrasos a la hora de recibir el visto bueno para volver al trabajo.

Los trabajadores rellenan una herramienta de monitorización diaria de los síntomas a través de una aplicación de salud móvil emocha y, en función de sus respuestas, pueden recibir un distintivo amarillo que requiere un seguimiento antes de que se les permita acudir al trabajo.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.