49°F
weather icon Mostly Clear

El mercado de la vivienda de Las Vegas arranca en 2022 con nuevo récord de precios

Los precios de la vivienda en el sur de Nevada, que suben con rapidez, alcanzaron otro récord histórico en enero, ya que la buena racha del año pasado se mudó al nuevo año.

El precio promedio de venta de las viviendas unifamiliares de segunda mano -el grueso del mercado- fue de 435 mil dólares el mes pasado, un 2.4 por ciento más que el récord anterior, establecido en diciembre, y un 26.1 por ciento más que en enero de 2021, según un nuevo reporte de la asociación comercial Las Vegas Realtors (LVR).

Los precios del mes pasado subieron 10 mil dólares respecto a diciembre y 90 mil respecto al año anterior.

Mientras tanto, las ventas y el inventario cayeron al mismo tiempo que los precios subían.

Un total de 2,561 casas cambiaron de manos el mes pasado, un 19.4 por ciento menos que en diciembre y un 2.9 por ciento menos que en enero de 2021, mientras que solo 1,821 viviendas unifamiliares estaban en el mercado sin ofertas a finales de enero, un 19.1 por ciento menos que el mes anterior y un 21.3 por ciento menos que el año anterior, según LVR.

La asociación reporta los datos de su servicio de listas de reventa.

En total, según el reporte y algunos profesionales inmobiliarios locales, el sur de Nevada comenzó el año 2022 con una prolongada racha de ventas rápidas y precios crecientes, alimentada por dinero barato, que ha dejado a los vendedores firmemente en control del mercado inmobiliario.

Además, en otra señal de lo lejos que ha llegado el mercado desde que se desplomó tras la burbuja de mediados de la década del 2000, el precio promedio de venta del mes pasado se multiplicó por más de tres con respecto a hace una década, cuando los precios de las casas de Las Vegas tocaron fondo en 118 mil dólares en enero de 2012, según las cifras de la asociación.

“Un mercado de vendedores muy fuerte”

Brandon Roberts, presidente de LVR, le dijo al Review-Journal que los compradores “tienen que ser súper pacientes” y estar dispuestos a soportar múltiples ofertas de propiedades para encontrar la casa adecuada.

“Es un mercado de vendedores, sin duda”, dijo Roberts, agente de Signature Real Estate Group.

Randy Hatada, propietario de Xpand Realty & Property Management, dijo que no está viendo el mismo volumen de ofertas que el año pasado, pero los vendedores siguen recibiendo ofertas por encima de su precio de venta.

La escasa oferta de listados disponibles en Las Vegas obliga a la gente a jugar a un juego de subastas o a entrar de forma “muy agresiva” para conseguir una casa, dijo, señalando que las propiedades “siguen yéndose rápido”.

“Sigue siendo un mercado de vendedores muy fuerte”, dijo Hatada.

El mercado de la vivienda suele tener menos actividad durante las vacaciones, aunque cuando el calendario cambió a enero, “fue como si el cohete despegara de nuevo”, dijo la agente de Urban Nest Realty Christina Chipman.

Compradores y vendedores no sintieron tanta presión durante los últimos meses de 2021, indicó, pero ahora la gente se está poniendo “un poco más frenética al respecto”.

Chipman dijo que hace poco puso en venta una casa por 850 mil dólares y recibió tres ofertas en dos o tres días.

Antes, dijo, una casa tardaba uno o dos meses en venderse a ese precio.

También puso a la venta una casa por 325 mil dólares el sábado y recibió más de 10 ofertas el lunes por la mañana, con posibles compradores que renunciaron a las valoraciones y a las contingencias.

“Eso es normal y típico en este mercado”, dijo.

Un auge inesperado de la vivienda

Pese a la elevada tasa de desempleo provocada por el brote de coronavirus, el mercado inmobiliario de Las Vegas se aceleró el año pasado, ya que los tipos hipotecarios más bajos permitieron a los compradores estirar sus presupuestos.

El frenesí fue en gran medida el mismo en otras ciudades de Estados Unidos: escaso inventario, múltiples ofertas y vendedores en control mientras la gente intentaba comprar un lugar en medio de los bajos costos de los préstamos.

En cuanto a la reventa, los compradores llenaron de ofertas las viviendas del área de Las Vegas y pagaron habitualmente por encima del precio de venta, y el promedio de los precios de venta alcanzó máximos históricos prácticamente todos los meses.

Los constructores de viviendas del sur de Nevada también colocaron a los compradores en listas de espera, subieron los precios con regularidad y, en algunos casos, sortearon nombres para determinar quién podía comprar una vivienda.

En general, el año pasado se vendió un récord de 50,010 propiedades residenciales, entre casas, condominios y casas adosadas, un 21.5 por ciento más que en 2020, según reportó Las Vegas Realtors.

El total del año pasado superó el anterior máximo histórico, establecido en 2011, en casi dos mil ventas, según la asociación.

Las pérdidas de empleo provocadas por la pandemia se concentraron en gran medida en los sectores de servicios. Mientras que los trabajadores de cuello blanco -y probablemente con mayores ingresos- a menudo conservaron sus empleos y empezaron a trabajar desde casa, y con los tipos hipotecarios en mínimos históricos, mucha gente recurrió al dinero barato para comprar una nueva vivienda, lo que contribuyó a impulsar el inesperado auge de la vivienda en Estados Unidos.

El sur de Nevada ha visto más compradores de lo habitual procedentes de California y otros mercados de precios más altos durante la pandemia, ya que la gente buscaba más espacio en medio de la generalización del trabajo desde casa.

Según Hatada, los compradores de California siguen comprando casas en Las Vegas.

“Seguimos viéndolo”, dijo.

LO ÚLTIMO