63°F
weather icon Clear

Confirman crisis de personal en hospitales del Condado Clark en medio de la pandemia

Durante una reciente reunión de personal al comienzo de su turno, la técnica quirúrgica Erika Watanabe observó lo que antes era impensable.

“Por fin ocurrió. No hay personal de salud para atender al público”, dijo el jueves Watanabe, que trabaja en los hospitales del área de Las Vegas propiedad de HCA Inc. sobre las declinantes filas de compañeros en medio de la actual oleada de coronavirus.

“Todo el mundo está enfermo”, muchos con COVID-19 pero otros con enfermedades similares a la gripe, dijo la delegada sindical, que habla a menudo con el personal de otros departamentos que experimentan escasez.

El personal de los hospitales de la zona, que se ha visto reducido durante la pandemia de COVID-19, fue declarado en niveles de crisis en el Condado Clark, así como en las zonas rurales del estado, el miércoles por la Asociación de Hospitales de Nevada.

La asociación y los representantes de los hospitales dicen que lo que ha llevado la escasez a proporciones de crisis a nivel local ha sido el hecho de que los trabajadores de la salud han contraído COVID-19 y han notificado que están enfermos.

Esto ha ocurrido a medida que los casos de la variante ómicron han aumentado y las hospitalizaciones también.

Ómicron, que se ha convertido rápidamente en la cepa dominante en todo el país, incluida Nevada y el Condado Clark, se propaga con mayor facilidad y, por lo general, provoca una enfermedad más leve que la variante delta, anteriormente dominante. El mutante también ha mostrado una mayor capacidad de infectar a quienes están vacunados o tienen inmunidad por una infección anterior, aunque suelen enfermar menos.

El doctor Jeff Murawsky, director médico de la división Far West de HCA, dijo que hasta el jueves, 300 empleados estaban enfermos en los tres hospitales de HCA del área de Las Vegas: Sunrise, MountainView y Southern Hills. Esta cifra triplica el número típico durante la pandemia y sextuplica la norma prepandémica. Estas cifras también incluyen a los empleados que podrían estar enfermos de COVID-19 y que se están sometiendo a pruebas.

“Exacerbación de un problema subyacente”

“Sí, estamos en una crisis”, dijo. “En Nevada faltan trabajadores de la salud de todo tipo desde hace mucho tiempo, por lo que esto no es más que la exacerbación de un problema subyacente”.

Para hacer frente a la crisis, el grupo hospitalario ha cancelado las cirugías electivas y ha puesto nuevas restricciones a las visitas del hospital, dijo. También se ha reasignado a los gestores para que presten atención directa a los pacientes.

“Vamos a estar ahí para nuestros pacientes pase lo que pase”, dijo.

En University Medical Center (UMC), en el centro de Las Vegas, unos 200 empleados estaban enfermos el jueves entre los cuatro mil empleados del gran hospital, una cifra que el director general, Mason Van Houweling, cree que sería mucho mayor si el hospital no hubiera ordenado la vacunación de su personal y hubiera obtenido un 99 por ciento de cumplimiento.

“Pudo haber sido mucho peor”, dijo.

El UMC también está posponiendo las cirugías no esenciales y restringiendo las visitas, dijo. Ha contratado a 95 enfermeros itinerantes para complementar su plantilla.

Sin embargo, los hospitales dicen que cada vez es más difícil contratar a los itinerantes porque la demanda es alta en todo el país.

“Ahora mismo es una crisis”, dijo Van Houweling. “No voy a andarme con rodeos”.

Buscando la ayuda del Estado

La asociación de hospitales solicitó la ayuda del Estado para reforzar la plantilla en el Condado Clark y otras partes del Estado con dificultades.

Las discusiones sobre la forma que podría tomar esta ayuda están en curso, dijo Van Houweling, que también es presidente de la junta de la asociación. Sin embargo, él y Murawsky creen que la ayuda vendrá principalmente en forma de trabajadores no médicos que sustituyan a los empleados en áreas como el transporte de pacientes, el servicio de comidas, la seguridad y el mantenimiento. La Guardia Nacional de Nevada y el cuerpo médico de voluntarios del estado son algunos de los grupos a los que se podría recurrir.

El Estado se está reuniendo con la Administración de Emergencias del Condado Clark, la Asociación de Hospitales y los hospitales en general “para discutir los problemas y encontrar soluciones”, escribió Tim Robb, un representante de la oficina del gobernador, en un correo electrónico.

Amy Shogren, representante de la Asociación de Hospitales, escribió en un correo electrónico que el grupo de comercio está trabajando en formas de “ayudar a reforzar el ámbito de la enfermería en el futuro”.

La declaración de crisis de la asociación parece dar a los hospitales la posibilidad de flexibilizar los protocolos de COVID-19, permitiendo a los trabajadores del hospital que den positivo permanecer en el trabajo en lugar de exigirles que se aíslen en casa. El cambio, basado en las nuevas orientaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, permite a los hospitales en situación de crisis dejar de lado los requisitos de aislamiento de los trabajadores con COVID-19 durante cinco días. Sin embargo, tanto el UMC como los hospitales HCA siguen exigiendo a los empleados enfermos que se aíslen durante cinco días y no han adoptado los protocolos de crisis.

Las urgencias no son un lugar para los enfermos preocupados

Los representantes de los hospitales afirman que la presión sobre los hospitales se ve agravada por las personas con síntomas respiratorios leves –o sin síntomas– que inundan los servicios de urgencias para hacerse la prueba de COVID-19.

Aquellos que simplemente quieran hacerse una prueba deben acudir a un centro de pruebas, dijeron los representantes. Si las personas no están gravemente enfermas pero quieren recibir tratamiento, deben acudir a su médico o a un centro de atención urgente, pero no a un servicio de urgencias.

“Entendemos que las filas en estos centros públicos de pruebas son largas”, escribió Gordon Absher, representante de los hospitales St. Rose Dominican, en un correo electrónico. “Se están tomando medidas para aumentar esa capacidad. Pero buscar una prueba de COVID en una sala de urgencias para descartar una posible exposición aleja a los médicos, al personal y a otros recursos críticos de los pacientes con preocupaciones urgentes como accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos”.

Los representantes del hospital instaron a más miembros de la comunidad a vacunarse. Los que no están vacunados son los que más enferman de COVID-19, llenando las unidades de cuidados intensivos y limitando los recursos del hospital.

“Cuanto más vacunada esté nuestra comunidad, menor será la presión sobre nuestros trabajadores de la salud y el sistema de salud en el futuro”, dijo Murawsky.

Watanabe fue un paso más allá. “Cuando veo que la gente se niega a usar cubrebocas, es como, vamos. Es un simple cubrebocas”, dijo.

“Y ahora sus trabajadores de la salud se están enfermando”.

LO ÚLTIMO