78°F
weather icon Clear

¿Cómo es la enseñanza en las aulas de Las Vegas en la era de COVID?

En el aula de preescolar de Tammy Schuster, en Coral Academy of Science Las Vegas, cada niño estaba sentado en un pupitre a un metro de distancia de sus compañeros más cercanos mientras sacaban sus cuadernos de trabajo.

“¿Quién se acuerda de los sonidos que hace la ‘L’?” preguntó Schuster a sus alumnos en el campus de Centennial Hills de la escuela chárter. “Elllll…”, respondieron los niños, con la voz apagada por sus cubrebocas.

Cerca de allí, los alumnos de primer grado del aula de la profesora Ariel Miller asimilaban una lección sentados en pupitres enmarcados por tabiques triples transparentes que servían de barreras protectoras.

Coral Academy, una de las mayores escuelas públicas chárter del Valle de Las Vegas, con seis campus, unos tres mil 750 alumnos y 198 profesores, permitió al Review-Journal visitar varias aulas de la escuela el martes, lo que permitió echar un vistazo a lo que es la enseñanza presencial en medio de la pandemia de COVID-19.

Cada campus de Coral Academy está devolviendo los alumnos a las aulas a su propio ritmo, pero el campus de Centennial Hills, en el noroeste de Las Vegas, ha estado impartiendo algunas clases en persona desde mediados de octubre, cuando dio la bienvenida a los alumnos de preescolar a segundo grado. El lunes, los alumnos de tercero a quinto grado regresaron a las aulas por primera vez desde mediados de marzo, a menos que hayan venido para el día de fotos de otoño o para recoger desayunos y almuerzos escolares.

Está previsto que los alumnos de sexto a octavo vuelvan el 22 de febrero.

Sesiones de media jornada en la escuela

La escuela utiliza un modelo híbrido en el que los alumnos asisten a sesiones de media jornada (por la mañana o por la tarde) cinco días a la semana. Los alumnos trabajan en casa la otra mitad del día. Los padres también tienen la opción de que sus hijos reciban el 100 por ciento de la educación a distancia.

“Los padres están realmente muy agradecidos”, mencionó el director Serdar Yuksekkaya sobre la reciente ampliación, y añadió que la educación a distancia es una lucha y las clases presenciales permiten a los niños socializar con los profesores y los amigos.

De los cerca de 650 alumnos del campus de Centennial Hills, 225 asisten a clases presenciales esta semana.

Las escuelas concertadas del área de Las Vegas comenzaron el año escolar con enseñanza a distancia completa, pero algunas volvieron a traer un pequeño número de estudiantes al campus cuando el segundo trimestre comenzó en octubre. Muchas volvieron a la enseñanza a distancia en noviembre, pero luego volvieron a aumentar la enseñanza presencial después de las vacaciones de invierno.

La Autoridad de Escuelas Públicas Charter del Estado de Nevada permite que sus escuelas en los condados con un nivel elevado de transmisión de COVID-19 (incluido el Condado Clark) tengan hasta un 40 por ciento de sus estudiantes en el campus en un momento dado.

Muchas escuelas privadas locales han operado con clases presenciales a tiempo completo desde que comenzó el año escolar en agosto.

El Distrito Escolar del Condado Clark ha operado con educación a distancia completa durante casi un año, pero planea dar a las familias la opción de enviar a sus estudiantes de preescolar a tercer grado de vuelta para la instrucción en persona a partir del 1º de marzo.

De vuelta a las aulas

El director ejecutivo y consejero delegado de la escuela, Ercan Aydogdu, le comentó al Review-Journal en una declaración que la instrucción en persona ofrece beneficios sobre la educación a distancia.

“Es imperativo para la salud y el bienestar de nuestros estudiantes volver a una sensación de normalidad tanto para la salud mental como para la académica”, declaró. “Hemos mantenido el diálogo abierto entre la administración, el personal y los padres para proporcionar un sistema seguro que funcione mejor para todos”.

El martes, se formó una larga fila con decenas de coches en un estacionamiento del campus de Centennial Hills de Coral Academy cuando comenzó la hora de dejar a los alumnos a las 7:45 de la mañana.

La escuela sólo permite que los alumnos se bajen de sus autos debido a la pandemia y los padres no están saliendo de sus coches. Los estudiantes tampoco están caminando o montando en bicicleta a la escuela.

Unos seis empleados de la escuela, algunos de los cuales llevaban guantes desechables, fueron de coche en coche tomando la temperatura de cada alumno. La mayoría de los alumnos ya llevaban un cubrebocas, pero algunos padres no la llevaban cuando bajaron la ventanilla de su coche para hablar con los empleados.

Se han colocado dispensadores de desinfectante para manos en todo el edificio, las fuentes de agua están apagadas, los puntos de colores y la cinta adhesiva en los suelos de los pasillos indican en qué dirección deben caminar los alumnos y a qué distancia deben estar unos de otros.

“Los alumnos son muy inteligentes”, dice Yuksekkaya. “No han tenido ningún problema”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Director de prisión del NDOC renuncia tras fuga de asesino

El director del Departamento de Correccionales de Nevada, Charles Daniels, renunció a partir del viernes, una semana después de que un asesino se fugara de la cárcel y fuera encontrado en Las Vegas, según el gobernador Steve Sisolak.

La inmigración vuelve a ser un tema político al acercarse las elecciones

Los agentes estadounidenses han arrestado este año la cifra récord de dos millones de inmigrantes indocumentados en la frontera entre Estados Unidos y México, y un millón han entrado legalmente para solicitar asilo, lo que ha convertido la política de inmigración y la aplicación de la ley en un punto de tensión política antes de las elecciones de mitad de mandato.

La ciudad de Las Vegas pierde otro caso de Badlands

La ciudad de Las Vegas perdió otro caso en la disputa legal de años con el posible promotor del extinto campo de golf Badlands.

Ian inunda Florida; 2.7 millones de personas sin electricidad – COBERTURA EN VIVO

El huracán Ian destruyó una sección transversal de Florida, atrapando a la gente en casas inundadas, obligando a los pacientes de los hogares de ancianos y hospitales, aislando a una popular isla barrera y destruyendo un muelle histórico. Casi 2.7 millones de personas se quedaron sin electricidad mientras llovía y las aguas subían.