89°F
weather icon Clear

A medida que disminuye el interés por las vacunas, las clínicas emergentes de Las Vegas ofrecen dosis de diversión

El lunes por la tarde se formaron dos filas bajo el cartel “Welcome to Fabulous Las Vegas”.

Voltea a la izquierda y podrás posar para una foto delante del emblemático letrero del Strip. Si volteas a la derecha, puedes vacunarte contra el COVID-19 y tomarte una foto con el letrero y un imitador de Elvis.

En un momento, un novio vestido con un esmoquin y su novia pareció tentado de voltear a la derecha y tomarse la foto.

“¿Se puede tomar después?”, preguntó el novio, identificándose como Mario, de Ecuador, que luego decidió que la vacunación podía esperar hasta después de su noche de bodas.

Pero turistas como Mario no eran el objetivo del evento bautizado como “Vaccines After Dark”. En su lugar, se dirigió a los locales que buscaban una dosis de diversión.

El evento en el letrero, así como el celebrado el viernes en Larry Flynt’s Hustler Club, cerca del Strip, formaba parte de una nueva fase de la campaña de vacunación, que incluía pequeñas clínicas emergentes diseñadas para facilitar la comodidad y, en algunos casos, el entretenimiento.

Este enfoque funcionó para Michael Kopnitsky, de 20 años, que se vacunó en el evento del letrero junto con su novia y un compañero de trabajo.

“Había un camión de comida, así que pensamos que podíamos hacerlo todo”, dijo Kopnitsky, nacido y criado en Las Vegas. Vacunarse no estaba en su lista de cosas por hacer, reveló.

Sesenta y ocho personas se vacunaron en el evento, según Immunize Nevada, la organización sin fin de lucro que patrocinó el evento. Entre ellos se encontraban personas que dijeron que el atractivo del evento superó cualquier indiferencia que tuvieran sobre la vacunación.

La mayoría de las personas del sur de Nevada que realmente quieren vacunarse ya lo han hecho, dijo Mayra González, de Immunize Nevada. Por eso, los organizadores del evento están ideando incentivos.

“Si te vacunas, obtienes algo más, algo que te hace destacar. Obtienes una experiencia”, comentó González.

El comisionado del Condado Clark, Justin Jones, que se asoció con Immunize Nevada en el evento, atribuyó a Brandon Monson, miembro del personal, la idea de una clínica emergente en el letrero. Monson, a su vez, atribuyó el mérito a beber una “taza de café muy grande” antes de la lluvia de ideas.

El evento del lunes atrajo a la congresista de Nevada Dina Titus, así como a la ex congresista Shelley Berkley, actual directora ejecutiva de la Universidad Touro de Nevada en Henderson, cuyo profesorado y estudiantes administraron las vacunas.

El plan en Hustler Club no fue tan bien aceptado, al menos al principio.

El publicista del club, Nick Vardakis, dijo que hizo múltiples llamadas al Distrito de Salud del Sur de Nevada durante varias semanas para proponer la idea antes de obtener una respuesta. Cree que el éxito de un evento similar en Nueva Orleans pudo haber abierto las puertas.

El club topless de Las Vegas ofrecía sus propias ventajas a quienes se vacunaran, como una tarjeta de socio que permitía la entrada gratuita, una botella de alcohol de cortesía y bailes eróticos gratuitos.

En el evento, que tomó lugar antes de que el club abriera sus puertas, se vacunó a 95 personas, confirmó la representante del distrito de salud Stephanie Bethel.

“Estamos muy, muy contentos con la participación”, dijo Sarah Lugo, enfermera jefa de salud comunitaria del distrito de salud. “Cada vacuna cuenta”.

Los eventos llegan en un momento en el que el número de vacunaciones diarias de COVID-19 está cayendo, incluso cuando el distrito de salud anunció el martes que se habían administrado más de un millón de primeras dosis de vacunas en el Condado Clark. En todo el estado, la media de 14 días de vacunaciones diarias está por debajo de 11 mil, por debajo de las más de 25 mil dosis diarias de mediados de abril.

LO ÚLTIMO