71°F
weather icon Mostly Clear

Estrellas fugaces: cómo un equipo de fútbol americano femenil fue desde abajo a ser un contendiente

Actualizado April 9, 2024 - 11:57 am

A toda velocidad, en pleno contacto, chocan como autos sin freno.

Una running back carga con fuerza hacia el lado derecho de la línea ofensiva, sobrepasando a una defensive end, que no logra marcar el límite.

Hay campo abierto ante ella; lo devora.

Una linebacker carga lateralmente para cortarle el paso.

Se encuentran en la línea de banda de la misma forma que una avalancha se encuentra con un árbol joven, y la backer estrella a la corredora contra una silla plegable vacía en el borde del campo; si alguien hubiera estado sentado en ella, ahora mismo estaría fuera recibiendo puntos.

La running back descansa sobre sus rodillas un segundo, recuperando el aliento.

El ataque grita en celebración de una ganancia de 10 yardas; la defensa hace flexiones por permitirlo.

Esto es fútbol americano femenino de tacleadas.

Son alrededor de las 11:30 a.m. de un temprano sábado de marzo, y las Las Vegas Silver Stars pusieron manos a la obra, a mitad de un entrenamiento de cuatro horas en el Faith Lutheran High School, su estadio.

Tienen menos de un mes para prepararse para el comienzo de su quinta temporada en la Women’s National Football Conference (WNFC). (Su temporada comenzó el 6 de abril de visitantes contra el San Diego Rebellion; vuelven a la ciudad el 13 de abril para su estreno en casa).

Las Stars son un equipo en ascenso en la WNFC, una liga fundada en 2018 que engloba a 16 escuadras repartidas por todo el país, desde Seattle hasta Jackson, Mississippi. La WNFC intenta hacer con el fútbol americano femenino lo que la WNBA hizo con el básquetbol femenino: crear un vehículo para que las atletas profesionales se ganen la vida compitiendo en este deporte, como sus homólogos masculinos.

La liga está avanzando: La WNFC ha conseguido patrocinadores corporativos de renombre como Adidas, Dick’s Sporting Goods, Riddell y United Sports Brands; sus partidos pueden verse en la plataforma de retransmisión en directo Caffeine. tv; han acumulado más de 80 mil seguidores en Instagram; y la junta asesora de la liga cuenta con figuras notables del fútbol americano profesional como Phoebe Specter, que se convirtió en la primera mujer entrenadora de la NFL con los Buffalo Bills en 2017; la actual asistente ofensiva de los Chicago Bears, Jennifer King, la primera mujer entrenadora afroamericana de la liga; Scott Pioli, un condecorado exejecutivo de la NFL cuyo extenso currículum incluye tres victorias en el Super Bowl con los New England Patriots; y el retirado linebacker All-Pro de los San Francisco 49ers Patrick Willis, que será incluido en el Salón de la Fama de la NFL este verano.

Pero esos grandes nombres deben enfrentarse a retos aún mayores: Ha habido muchos otros intentos de lanzar una liga de fútbol americano femenino rentable y sostenible desde mediados de los años 60, y la mayoría han fracasado. Además, ya operan otras ligas femeninas, con diversos grados de éxito.

La WNFC opera con un presupuesto mínimo en el que las entrenadoras ofrecen voluntariamente su tiempo. Las jugadoras tampoco cobran, solo reciben un salario en moretones, algunas son madres, otras estudiantes, todas compaginan sus trabajos diarios con los rigores de ser atletas profesionales.

“No hay gloria, no hay dinero, no hay fans que nos paren y quieran nuestro autógrafo”, señala la entrenadora jefe y dueña del equipo, Carrie Walters.

Entonces, ¿qué hay exactamente?

Un verdadero amor por el juego, un deseo sincero de elevar el lugar de las mujeres dentro de él e indicios de progreso: eso ha sido suficiente para que Walters y su personal transformen a las Silver Stars de una organización de poca monta que debutó con una desastrosa campaña de 0-6 en 2019 a un legítimo aspirante al título que ha llegado a los playoffs y tiene grandes expectativas al entrar en su quinta temporada.

Su pavoneo es palpable.

“Todo el mundo está tan dedicado a esta victoria en el campeonato que confiamos en conseguir este año”, presume la linebacker Jasmine Logan, un rayo con tacos. “Lo hemos conseguido juntas”.

La liga ha tomado nota.

“Está tratando de cambiar la narrativa de las mujeres en Las Vegas; está liderando el cambio”, dice Elizabeth Jenkins, presidenta y directora de Operaciones de la WNFC. “Pasar de lo que era ese equipo hace cuatro años a lo que es ahora es impresionante. Esas chicas tienen hambre”.

Más les vale: Walters necesita ganar este año.

Se ha jugado la vida en ello.

Nacen las Stars

Sudor y exasperación se mezclan en su frente.

El sol está saliendo, empieza a hacer un poco de calor… y la entrenadora sigue su ejemplo.

“¡Lánzala!” Carrie Walters le dice a una quarterback después de que un QB keeper fallido provoque una tacleada por pérdida. “¿Qué les pasa a los QBs que piensan que tienen buenos pies?”.

Una de las bromas habituales en los entrenamientos es que Walters amenaza con ponerse las protecciones y enseñar al equipo cómo taclear y correr rutas correctamente.

La amenaza funciona porque, al menos, hay algo de verdad detrás de ella: Walters, exlinebacker de campo profesional, realmente se puso el casco y golpeó a gente a sus 40 años hace solo dos temporadas.

“Y ahora estoy en plan: ‘Voy a tomarme un café mientras doy algunas instrucciones’”, dice.

Sin embargo, el límite sigue ahí.

“No soy su madre”, les grita a sus jugadoras más jóvenes en un momento dado. “Podría serlo, pero no lo soy”.

Walters no descubrió el fútbol americano hasta los 32 años, pero recuperó el tiempo perdido muy pronto, cuando una amiga de una amiga le habló de un nuevo equipo de fútbol americano de tacleadas femenino que se estaba fundando en la ciudad: Las Vegas Showgirlz, dirigido por la entrenadora Dion Lee, que comenzó en 2006 como parte de la ya desaparecida Women’s Professional Football League.

Walters, que creció jugando al béisbol, pero tuvo que pasarse al sófbol en la preparatoria porque le dijeron que el primero era un “deporte de chicos”, se aficionó al fútbol americano al instante. Le encantó la mezcla de lo cerebral y lo físico, la forma en que tantas piezas móviles tenían que funcionar al unísono, o no funcionar en absoluto.

“Diría que, quizás después del primer mes de solo entrenamientos, me enganché”, dice Walters. “En el fútbol americano, se trata de una intrincada partida de ajedrez y de baile, en la que, si todo el mundo no hace su trabajo, una persona acaba siendo explotada”.

Jugaría durante 13 temporadas antes de que Lee siguiera adelante y disolviera el equipo. Walters jugó a las órdenes de Lee durante un año en la Lingerie League, y posteriormente se unió a él durante un tiempo como entrenadora de fútbol americano en Bonanza High School.

Pensó que sus días como jugadora habían terminado hasta que asistió a la boda de una de sus antiguas compañeras de las Showgirlz, donde algunas veteranas del equipo recordaron lo mucho que extrañaban el juego.

“No sé si fui yo u otra persona la que tuvo la descabellada idea de formar un equipo y solo jugar independientemente”, recuerda Walters. “No estábamos en una liga, no queríamos que estuviera tan organizado. Solo extrañábamos jugar por diversión”.

Después de una temporada al frente del equipo, Walters recibió en 2019 un llamado de la fundadora de la WNFC, Odessa Jenkins, una exjugadora profesional que había competido contra Walters durante sus días de Showgirlz.

Jenkins quería que el equipo de Walters se uniera a su nueva liga, que acababa de comenzar el año anterior.

“Creo que nos dimos cuenta enseguida de que Carrie tenía la capacidad de dirigir un equipo de forma muy profesional”, dice Elizabeth Jenkins, exjugadora de fútbol americano y esposa de Odessa. “No le gustaban las tonterías; es una persona sin dramas. Y, francamente, buscábamos un equipo competitivo en lo que sabíamos que era, posiblemente, un mercado muy competitivo para un equipo femenino de fútbol americano de tacleadas.”

Una liga propia

Si Walters se hubiera mostrado escéptica ante las súplicas de Jenkins de unirse a otra liga de fútbol americano femenino, habría sido comprensible.

Al fin y al cabo, ella ya había pasado por tres de ellas solo como miembro de las Showgirlz (el equipo también jugó en la Independent Women’s Football League y en la Women’s Football Alliance, además de en la WPFL).

En la mayoría de los casos, han durado poco o se han sexualizado, como la Lingerie League, esa mezcla ropa de cuero y lycras con mucha clase.

Y muchas han sido dirigidas por hombres.

En cambio, la WNFC fue fundada por mujeres, mujeres que practicaron este deporte profesionalmente y que quieren que se tome tan en serio como ellas.

Para la coordinadora defensiva de las Stars, Christi Acacio, también exprofesional, se trata de una distinción crucial.

“Nuestra experiencia con otras ligas -nada en contra de los hombres-, pero es difícil trabajar con ellos cuando no saben de dónde venimos porque no crecimos practicando este deporte”, afirma. “Los hombres están en un nivel completamente diferente, por la forma en que ven el juego. Para las mujeres, no tiene nada que ver con otra cosa que no sea el amor por el deporte. Y por eso me encanta la WNFC: tenemos la misma pasión por el juego”.

Y lo que es igual de importante, la WNFC hacía hincapié en una mayor profesionalidad y en la perspicacia empresarial para generar dinero, con el objetivo de acabar pagando a las jugadoras. Y tenían la experiencia para respaldarlo: Jenkins fue una exitosa gestora de proyectos en la empresa de servicios financieros Charles Schwab antes de dejarla para dedicarse a tiempo completo a la WNFC.

¿Por qué iba alguien a dejar un trabajo así para supervisar una liga de fútbol americano femenino?

Porque, como mujer mayor que se confiesa, Jenkins podría no haber llegado nunca a ese puesto si no fuera por la confianza que le dio el fútbol americano.

“Cuando creces siendo una mujer más grande, o una chica más grande, vas a tener que luchar internamente con la confianza en ti misma”, señala, “porque el mundo te dice que debes tener una determinada talla o un determinado aspecto para que te consideren guapa y atractiva. El fútbol americano cambió eso para mí. El fútbol americano me dio la confianza para ser una fuerza en el campo de fútbol, pero también una fuerza muy segura de mí misma en mi vida diaria”.

Ahora, ella está pagando hacia adelante, tratando de construir una liga que dura y eso significa establecer estándares elevados y expectativas para los equipos que juegan bajo la bandera de la WNFC.

“En muchas de las otras ligas que nos precedieron, si querías fundar un equipo, levantabas la mano, creabas un logotipo e ibas y tenías un equipo”, afirma Jenkins. “No importaba si había 12 atletas o 27 atletas. No importaba si llevaban cascos a juego. No importaba ni siquiera si tenían un campo de calidad para jugar: nada importaba. Si ese seguía siendo el producto que veía el mundo, si ese seguía siendo el producto que veían los patrocinadores corporativos, nadie iba a invertir nunca”.

Para atraer a estos inversionistas, la WNFC se ha centrado en el control de calidad, alineando menos equipos que otras ligas, pero con más jugadoras por alineación, al tiempo que insiste en uniformes estandarizados y sedes legítimas.

Están haciendo progresos: Adidas, Dick’s Sporting Goods y otras empresas relacionadas con el deporte se han unido para apoyar a la liga.

“Queremos partidos competitivos”, afirma Jenkins. “Queremos fútbol americano que la gente quiera ver. Y eso está ocurriendo”.

Aun así, Walters dudó inicialmente en unirse a la liga, principalmente porque tenía una exitosa carrera como fisioterapeuta. Dirigir un equipo, además de todo eso, suponía sobrecargarse de trabajo, y Walters lo sabía.

Al final, aceptó asumir la responsabilidad y formar parte de la WNFL porque quería ayudar a otras mujeres a obtener del fútbol americano lo que el fútbol le había dado a ella.

De adolescente, le habían dicho que no podía competir en un deporte en el que había pasado toda su vida simplemente por ser mujer.

No quería que a otras chicas les pasara lo mismo.

“En la preparatoria, si eres más grande, no puedes correr en pista, solo puedes lanzar el peso; no puedes jugar básquetbol. O si eres demasiado pequeña, no puedes practicar este deporte”, dice.

“Pero en el fútbol americano hay sitio para todos los tipos de cuerpos femeninos”, continúa. “Lentas y grandes; altas y rápidas; bajitas y gruesas. Y así, cuando llegó el momento de continuar con el equipo después de esa temporada independiente o de decir: ‘Esto es demasiado’, me di cuenta de que las chicas y las mujeres necesitan esa oportunidad. Así que solo decidimos dar una salida a las mujeres y niñas de Las Vegas”.

Y luego enseñarles a marcar goles.

Pongámonos físicas

“¡Tienen que ser violentas entre ustedes!”

En una fría tarde de sábado tras el entrenamiento de la semana anterior, Christi Acacio está enseñando a un grupo de alrededor de una docena de defensive backs y linebackers cómo lanzar manos.

“Quiero que levanten la primera pelota y golpeen hacia abajo”, les dice, dirigiendo un ejercicio en el que las defensas intentan arrebatar el balón a una receptora por la fuerza bruta.

Si una jugadora no emplea la técnica adecuada que Acacio acaba de enseñarle, corre el riesgo de recibir una mirada tan resfriada como las ráfagas de viento que recorren el campo cuando empieza a anochecer.

Acacio es accesible, pero intensa, con un megáfono por laringe y tendencia a hablar en mayúsculas cuando está en el campo de fútbol americano.

“Soy la gritona de los entrenadores”, reconoce durante una entrevista unas semanas después. “Soy bastante dura en el campo. Mi objetivo este año es maldecir un poco menos, porque tengo una boca de marinero”.

“No se corten (grosería)”, les dice a sus jugadoras al principio del entrenamiento, mientras les ordena dar una vuelta cronometrada alrededor del campo.

Supongo que podrá trabajar otro día en eso de no decir palabrotas.

Acacio lleva mucho tiempo siendo la mano derecha de Walters: es una apasionada del fútbol americano desde la preparatoria, cuando en 1999 vio un pequeño reportaje en el Review-Journal sobre las D.C. Divas, un equipo de la Women’s Football Alliance. Se entusiasmó tanto que llevó el recorte a la escuela para enseñárselo a una amiga.

“Me dije: ‘Vaya, voy a hacer esto cuando acabe la preparatoria. Me mudaré a la Costa Este y jugaré en este equipo”, dice Acacio, con su voz ronroneando de emoción adolescente 25 años después ante el mero recuerdo del momento. “Me quedé en plan: ‘Dios mío’. Ni siquiera sabía que existía el fútbol americano femenino organizado”.

Unos años más tarde, esa misma amiga le presentaría a Acacio un nuevo equipo de fútbol americano femenino que se estaba creando en la ciudad: las Showgirlz.

Acacio asistió a la primera prueba de las Showgirlz y jugó junto a Walters durante toda la existencia del equipo.

También ha estado con las Silver Stars desde el principio, supervisando la defensa mientras Walters se encarga de la ofensiva.

Uno de los mayores retos de Acacio como líder de la defensa es enseñar a golpear a mujeres que nunca lo han hecho. Dado que las chicas rara vez tienen la oportunidad de jugar al fútbol americano de tacleada, son nuevas en el arte de aplastar a un oponente contra el césped.

“Muchas de nosotras carecemos de conocimientos de fútbol americano porque no pudimos jugar de pequeñas”, explica la quarterback Michelle “Mo” Oetjen, que vive en Reno y es una de las cinco Stars que se desplazan desde fuera de la ciudad, algunas desde lugares tan lejanos como Seattle. “Creo que lo difícil es entrenar a mujeres adultas que están aprendiendo un deporte nuevo. Creo que los entrenadores esperan que estemos a otro nivel, aunque todavía no estemos ahí, porque no se nos ha dado la oportunidad”.

Ahora la están teniendo.

La alineación de las Silver Stars de este año está formada por unas 20 novatas que entraron en el equipo tras las pruebas realizadas a finales del verano pasado. Se unen a las 25 o 28 jugadoras que regresan. La estrella más joven tiene 18 años, la mayor 53. Walters calcula que la edad media del equipo oscila entre los 20 y los 30 años.

Entre las caras nuevas se encuentra Girly Tambeagbor, natural de Camerún, que emigró a Las Vegas cuando cursaba el primer ciclo de secundaria.

El pasado agosto, durante una visita a su país natal, se topó por casualidad con un anuncio de las Silver Stars en Instagram.

“Me dije: es imposible que haya un equipo de Las Vegas con fútbol americano femenino”, recuerda. “Eso despertó mi interés porque antes de ese momento, nunca había escuchado que las mujeres jugaran al fútbol americano en absoluto”.

Tampoco sus familiares en África.

“Les enseñé una foto diciendo: ‘Hay mujeres practicando este deporte”, recuerda. “Y los que tenían una idea de lo que era el fútbol americano se quedaron muy sorprendidos: ‘Es imposible que una mujer practique ese deporte porque es muy físico’. Y eso es lo contrario de lo que ellos ven en las mujeres: ser agresivas y físicas”.

Tambeagbor, jugadora de fútbol desde hace muchos años, entró en el equipo como defensa gracias a su velocidad y atletismo.

En el otro lado del balón, su compañera novata Ashlea Moore, una delantera con una rapidez que se extiende por el campo y con experiencia en softball, animadora y otros deportes, ha tenido que acostumbrarse al contacto de una forma diferente: recibiéndolo.

“El golpeo fue sin duda el mayor aprendizaje”, afirma. “En todos los demás deportes, el contacto siempre ha sido algo que se intentaba evitar. Nuestros cuerpos están tan enseñados a evitarlo y a moverse de diferentes maneras”.

Hoy en día no se puede evitar.

“¡Sí, Christine! ¡Empuja su trasero!”, grita una jugadora desde la banda después de que una wide receiver empuja con fuerza a una defensora y la separa.

¿Esto de golpear? Lo están consiguiendo.

Acurrucada en la banda, abrigada contra el frío ahora que ha caído la noche, Stephanie Laury, madre de la joven defensive end Tiffani Penix, asiste al primer partido de fútbol americano de su hija.

Ya ha notado una diferencia en ella.

“Puede ser un poco introvertida, un poco tímida”, dice Laury. “Pero este deporte tan físico la está sacando de dentro. Estoy deseando que empiece la temporada”.

Faltan tres semanas.

Guardería de contacto total

La niña se sienta en la hierba, apoyando la espalda en las hombreras de su madre, que suben hasta la nuca.

Pronto, dos niños pequeños se sentarán cerca y comerán bocadillos envueltos en papel de aluminio mientras mamá se prepara para seguir un largo día de trabajo… con más trabajo.

Y el entrenamiento de fútbol americano no espera a la hora de cenar.

Son las 6:30 p.m. del último jueves de marzo, la última semana completa de entrenamientos antes del partido inaugural de la temporada del próximo sábado.

El equipo se ha trasladado a Desert Breeze Park para esta sesión, consiguiendo algunas repeticiones adicionales durante tres horas, que probablemente se sienten como mucho más que eso, teniendo en cuenta lo duro que Walters trabaja las linemen.

“Tenemos que sentirnos cómodas estando incómodas”, explica, haciéndolas ponerse en cuclillas y mantener la postura durante 15 segundos, que inducen al ácido láctico.

“¡15 segundos!” grita Walters. “Puedes hacer cualquier cosa durante 15 segundos”.

Ver a media docena de niños observando cómo sus madres se ponen a prueba es algo habitual en los entrenamientos: ¿qué hace una madre cuando llega el momento de atacar al pasador y no hay niñera?

Acacio se pregunta -retóricamente- si los compañeros masculinos de sus jugadoras tienen que asumir las mismas responsabilidades como padres.

Solo puedo compararlo con los hombres”, dice, “porque muchos de ellos tienen un gran sistema de apoyo en cuanto a que, si tienes hijos, estos hombres tienen esposas y novias que pueden cuidar de los niños mientras ellos hacen lo suyo”.

“En el caso de las mujeres, ni siquiera tenemos eso”, continúa. “Tenemos toda una guardería en nuestros entrenamientos. Estamos aquí intentando ejecutar jugadas, y la mitad de las jugadoras están intentando atender a los niños. Y luego tienen que irse a casa a dar de comer a los niños y levantarse para ir a trabajar. Algunas de nosotras trabajamos de nueve a cinco, o incluso jornadas de 10 a 12 horas, y luego vamos a entrenar por la noche. Y luego hacerlo todo otra vez, ¿sabes?”.

Y deben pagar por el privilegio de hacerlo: Cada jugadora tiene que contribuir con 350 dólares para unirse a las Stars y luego recaudar otros 400 dólares además de eso para ayudar a cubrir los gastos de pago del equipo.

“Con eso apenas llegamos a final de temporada”, señala Walters. “Eso ni siquiera cubre realmente nuestros playoffs”.

El patrocinio de Adidas de la liga significa que sus uniformes son gratuitos, al menos.

Pero luego está el viaje a los partidos fuera de casa.

Durante las semanas previas al partido inaugural de la temporada en San Diego, este fin de semana, Walters luchó por encontrar un autobús chárter que llevara al equipo a la ida y a la vuelta. Numerosas empresas aceptaron el encargo solo para echarse atrás más tarde, al parecer porque tenían trabajos mejor pagados que transportar a un equipo de fútbol americano femenino cientos de millas de ida y cientos de millas de vuelta.

Lo mismo ocurrió la temporada pasada para un partido en Denver.

“Solo sigo llamando, solo sigo intentándolo”, dice. “Y a veces ocurren milagros”.

Y a veces no: las Stars viajaron al partido en van.

Entonces, ¿por qué soportar todo esto? ¿Por qué vale la pena?

Para Similiti “Liti” Lealiki, una veterana defensive tackle que creció en la isla de Tonga, donde no se le permitía practicar deportes, y cuyo físico aplastante es la viva imagen del poder, la respuesta está en parte en todos esos niños en los entrenamientos.

“Tengo 35 años, sé que mi cuerpo acabará por agotarse. No voy a ser capaz de hacer esto”, reconoce, después de haber jugado al baloncesto profesional durante más de una década, incluido el tiempo con las Showgirlz. “Pero solo poder ser un ejemplo para mis hijos, es uno de los mejores títulos que he llevado.

“Todo lo que hago en el campo, lo hago porque quiero que mis hijas sepan -y no solo mis hijas, sino también mis hijos- que pueden ser lo que quieran”, continúa, “si haces deporte, si haces cualquier cosa, puedes hacerlo. Y eso me hace sentir, como madre, que estoy haciendo mi parte. Ellos pueden verlo”.

Aspiraciones al título

Cada fin de semana toma un avión de San Diego a Las Vegas para correr por su vida.

Adriana “AG” Gutiérrez es una de las mejores running back de la WNFC, una profesional que lideró la liga en yardas de carrera en 2022 para el San Diego Rebellion.

Esta temporada, la veterana de siete años ha dejado el equipo de su ciudad natal para unirse a las Silver Stars, una importante incorporación a la plantilla con el potencial de servir como un cohete para la ofensiva, atraída a las Stars por la promesa de un equipo al borde del abismo.

“Las Vegas siempre ha sido un equipo que ha ido evolucionando cada año”, afirma Gutiérrez, que se gradúa el mes que viene en la Universidad Estatal de San Diego. “Han sido un equipo más joven, pero siempre han seguido teniendo esa trayectoria ascendente. Eso es algo que realmente, en cuanto a ubicación y cultura, fue lo que me atrajo de ellas.”

Las Vegas ha perdido cuatro partidos seguidos contra las Rebellion, incluido uno de playoffs en 2021.

Pero según Gutiérrez, las Stars siempre jugaron duro contra las Rebellion.

Y ella se dio cuenta.

“Cuando miro a Las Vegas, suelo pensar que jugaron su mejor partido contra San Diego, como si tuvieran tanta garra. Se lo dieron todo a San Diego, año tras año”, afirma. “Siempre han sido un equipo ‘casi’, un equipo no favorito.

“Sabíamos que uno de nuestros partidos más difíciles sería contra ellas”, prosigue. “Sabíamos que nos lo iban a poner difícil en todo momento. Son fuertes. Son apasionadas. A veces se alborotan y gritan, pero al fin y al cabo son muy fieles a lo que son”.

Y han hecho progresos claros y constantes.

El equipo no ganó ningún partido en su primer año. La madre de Walters estaba luchando contra un cáncer de pulmón en los preparativos de la temporada, y ella se centró en cuidarla.

Cinco días antes del debut de las Stars, falleció.

“Nuestra primera temporada consistió solo en que yo no me viniera abajo y la organización no se viniera abajo”, afirma Walters. “Fuimos 0-6. Fue terrible. Fue terrible. Los llamados eran malos. Todo era malo. Y lo asumí como propio, porque yo era el que no aparecía, es decir, aparecía, pero mentalmente no aparecía”.

“Así que la temporada siguiente me dije: ‘Eh, somos mejores, podemos ser mejores’”, continúa. “Así que solo empezamos a estudiar las imágenes y un par de jugadoras con las que yo había jugado decidieron pasar a entrenar. Solo empezamos a trabajar duro. Empezamos a buscar nuevas jugadoras y a correr la voz”.

Sus esfuerzos dieron fruto: En su segunda temporada, las Stars lograron un balance de 4-3, llegaron a las eliminatorias y fueron elegidas “Equipo del año” de la liga. Tras un 3-3 la temporada siguiente, fueron nombradas ” Ownership Group of the Year”.

Desde entonces, no han vuelto a perder una temporada.

Las Stars han seguido creciendo, ampliando su cuerpo técnico, que ahora incluye una coordinadora ofensiva/entrenadora de quarterbacks, una entrenadora de línea, una entrenadora de running backs y una directora general.

En otro punto de inflexión importante para el equipo, Walters ha dejado su trabajo de fisioterapeuta para centrarse en las Stars a tiempo completo esta temporada.

“Cuando dejé mi trabajo, solo decidí: ‘Oye, déjame ver si invirtiendo de verdad en este equipo, si funcionará’”, explica. “Afortunadamente para el equipo, creo que sin duda ha mejorado nuestro fútbol americano en general. Tengo más tiempo para reunirme con las jugadoras fuera de los entrenamientos. Tengo más tiempo para ver películas. Tengo más tiempo para reunirme con las entrenadoras.

“Pero, por desgracia, funcionó”, continúa. “Y ahora, ¿qué hago después de esta temporada? ¿No vuelvo a trabajar a tiempo completo? ¿Sigo ahorrando? ¿Qué hago? Así que les digo a las jugadoras todo el tiempo: ‘Tenemos que ganar el campeonato este año, para que yo pueda decidir realmente que ha valido la pena, sacrificar eso por lo más importante’”.

Por ganar

Girly Tambeagbor mira hacia su habitación y se ajusta el pañuelo que, dentro de una hora, más o menos, le quitará el sudor de los ojos.

Se está preparando para el primer entrenamiento de las Stars desde su scrimmage contra las Central Valley Chaos en Bakersfield, California, el fin de semana anterior.

Era la primera vez que Tambeagbor saltaba al campo contra alguien que no fueran sus compañeras de equipo.

Anoche revisaron la grabación del partido durante una reunión de Zoom.

“Cometí algunos errores de novata, la entrenadora me los señaló, lo cual es bueno”, dice. “Me encanta cuando mis errores salen en la grabación, porque eso me ayuda a aprender”.

La tacleada sigue siendo su principal preocupación.

“Lo que más me preocupa es golpear bien”, afirma. “De hecho, hoy voy a golpear a fondo para acostumbrarme aún más antes del partido”.

En la esquina de la habitación se encuentra el escritorio donde Tambeagbor pasa sus días, trabajando desde su casa de North Las Vegas como diseñadora de software.

Se graduó en la universidad hace un año, con su formación completa, aunque no se sentía del todo bien consigo misma.

“Después de la universidad, solo tenía un gran vacío en mi vida en el que no sabía qué hacer con todo ese tiempo”, dice. “Antes del fútbol americano me sentía muy sola. Terminé la escuela; ahora trabajo, pero no hay nada más. No tenía esa otra cosa aparte del trabajo.

“Así que cuando encontré el fútbol americano, y conocí a las otras chicas, me uní al equipo, me ha dado mi ‘otra cosa’”, continúa. “Quiero ser la mejor jugadora posible para hacer justicia al equipo, porque han cambiado mi vida más de lo que ellas creen”.

Piensa en cómo serían las cosas para ella si las niñas hubieran tenido las mismas oportunidades que los niños de jugar al fútbol americano durante su infancia, si hubiera tenido acceso a la sensación de plenitud de la que habla ahora cuando era niña.

“Quién sabe adónde habría ido, qué habría sido ahora si hubiera sabido que podía jugar al fútbol americano en el futuro”, dice. “Es algo que nunca hubiera podido imaginar”.

Y por eso es importante para ella entrar en ese campo y no dejar nada a la imaginación.

“Cuando las chicas más jóvenes vean a mujeres como nosotras jugando al fútbol americano profesional, creo que algo hará clic en su mente”, afirma. “Eso es algo que muchas de nosotras no pensábamos cuando éramos pequeñas.

“Estoy segura de que otras chicas se sentirán identificadas”, prosigue. “Siempre nos hemos encasillado. Y la sociedad nos ha encasillado: ‘Este es el tipo de deporte que puedes practicar. Esto es lo suficientemente femenino para ti’. Creo que lo que esto hace, ver a las mujeres jugar al fútbol americano de tacleada a nivel profesional, solo rompe esas cajas, esos muros que estas chicas más jóvenes tienen a su alrededor y en los que se ven a sí mismas”.

Tambeagbor no tarda en meter su equipo en el maletero del auto y dirigirse a los entrenamientos.

Es una tarde fría y nublada, el equipo comienza el entrenamiento con unos 20 minutos de ejercicios para calentar y hacer fluir la sangre: corren, se ponen en cuclillas y lanzan sus cuerpos por los aires.

Alguien grita: “¿Qué tienes, nena?”, mientras las compañeras se empujan mutuamente a ir más y más fuerte.

Todavía está por ver si estas mujeres cumplirán o no su objetivo de convertirse en campeonas esta temporada, pero ya se comportan como si hubieran ganado algo.

Viéndolas gruñir, sudar y golpearse, empiezas a pensar que tal vez lo hayan hecho.

Porque, de algún modo, han llegado hasta aquí, hasta este campo frío en una noche fría, desafiando a los trabajos diarios y a los largos trayectos en auto y a los deberes y a los vuelos de las 6 a.m. y a los niños a los que hay que dar de comer entre los ejercicios prácticos, y así una y otra vez.

¿Qué es eso si no una victoria?

“Nunca hubiera imaginado que este grupo de personas pudiera reunirse y hacer algo así”, señala Ashlea Moore unos días antes, cuando se le pregunta qué hace que todo el sacrificio valga la pena.

“Nunca habría esperado encontrar una familia”, continúa, “en un campo al que nunca pensé que pertenecería”.

Para consultar el calendario y las entradas de las Silver Stars, visita lvsilverstars.com.

LO ÚLTIMO
La NBA aprueba la venta de los Dallas Mavericks a los Adelson

La Junta de Gobernadores de la NBA aprobó el acuerdo de Mark Cuban para vender una participación del 70 por ciento en los Dallas Mavericks a las familias Adelson y Dumont.