80°F
weather icon Clear

Exentrenador de Durango dice que las acciones racistas de un administrador lo llevaron a renunciar

El exentrenador de básquetbol varonil de Durango High School, Chad Beeten, renunció abruptamente en febrero después de presentar una serie de quejas a la administración sobre lo que él alegó era maltrato racista de sus jugadores, según una carta que escribió a varios funcionarios del Distrito Escolar del Condado Clark, incluyendo al superintendente Jesús Jara.

Un administrador anónimo se refirió repetidamente a los estudiantes como “ratas de alcantarilla”, escribió Beeten en la carta, una copia de la cual fue obtenida por el Review-Journal.

Durante los cuatro años que Beeten fue entrenador del Durango, el equipo estaba formado en su mayoría por jugadores afroamericanos.

“Su conducta era cada vez más agresiva, intimidatoria y suponía una grave amenaza para la seguridad y el bienestar de los alumnos”, escribió Beeten, refiriéndose al administrador y señalando que la conducta constituye una violación de la política antidiscriminatoria del distrito.

En lugar de investigar las reclamaciones de Beeten, “los administradores se negaron a realizar ninguna investigación al respecto o a tomar medidas serias para remediar la situación”, escribió. Beeten también escribió que su supervisor directo mantuvo que seguiría “entrenando” el comportamiento del administrador.

Cuando el Review-Journal se puso en contacto con él el lunes, Beeten no hizo más comentarios.

Cuando se le pidió que comentara las acusaciones de Beeten, un portavoz del distrito escolar remitió al Review-Journal a una dirección de correo electrónico del departamento de comunicaciones del distrito.

Los Trailblazers estaban 14-5 cuando Beeten renunció - 8-0 en Class 5A Southern League- y eran el equipo número uno en el ranking del Review-Journal del Sur de Nevada.

La carta fue enviada la semana pasada e incluía una nota de felicitación por el campeonato estatal de Durango de Class 5A, conseguido el mes pasado con una victoria sobre el campeón defensor Liberty.

Beeten también escribió que un estudiante presentó una queja por escrito contra el mismo administrador anónimo, alegando que “se fue en una diatriba verbal contra los estudiantes que estaban presentes en el gimnasio, que incluyó gritarles, (el) lanzamiento de una bolsa de libros y una botella de agua, y cerrando de golpe la puerta de la oficina, evitando por poco golpear al estudiante que se quejaba”.

El incidente llevó a Beeten a presentar otra queja por escrito. Beeten sospechaba que sería despedido después de la temporada 2022-23 como resultado de la queja. Los intentos de reunirse con los administradores fueron rechazados a medida que sus relaciones con Beeten se deterioraban, según la carta.

El 1° de febrero, escribió, los administradores emitieron a Beeten una suspensión inmediata sin explicación, provocando así su renuncia. Jugadores y padres le dijeron a Beeten que la escuela estaba investigando las acusaciones de “acoso, hostigamiento e intimidación” de los jugadores que se le imputaban.

“Los administradores de la escuela nunca me informaron de esta acusación”, escribió. “De hecho, a día de hoy desconozco cualquier detalle relativo a cualquier denuncia presentada contra mí. En cualquier caso, niego rotundamente haber maltratado a nadie durante mi estancia en Durango, y nunca acosaría, amenazaría o intimidaría a nadie”.

Beeten escribió que envió un correo electrónico a los investigadores de la escuela el 3 de febrero y solicitó ser entrevistado.

Los investigadores, escribió, denegaron su solicitud sin explicación y no le proporcionaron a Beeten “la oportunidad de abordar cualquiera de estas acusaciones infundadas contra mí y que la escuela llegaría a su conclusión sin mi participación”.

Su renuncia, escribió, fue por el bien de sus jugadores.

Varios apoyaron a Beeten en entrevistas con el Review-Journal antes de las eliminatorias estatales de la Class 5A.

“Era un gran líder para nosotros. Fue el mayor líder para nosotros”, dijo el escolta de segundo año Mason Brown.

“Aunque el entrenador Chad no esté allí, sigue con nosotros. Su modelo se ha establecido. Y nosotros solo intentamos completarlo”, añadió el entrenador interino Michael Lee.

Las acusaciones constituyen el segundo incidente racial reciente relacionado con Durango.

El mes pasado, un video publicado en las redes sociales mostraba a un agente de policía escolar que tomaba a un estudiante afroamericano que parecía estar grabando un video del arresto de otro estudiante fuera de Durango.

El agente tomó al estudiante y lo tiró al suelo junto a un vehículo policial, poniéndole una rodilla en la espalda.

El video provocó protestas públicas, y Jara emitió un comunicado en el que decía que estaba ordenando a la policía escolar que revisara su política de uso de la fuerza.

LO ÚLTIMO