66°F
weather icon Clear

Los Oakland A’s presentan solicitud de mudanza a Las Vegas

Actualizado August 24, 2023 - 11:55 am

Los Oakland Athletics presentaron oficialmente su solicitud de reubicación en Las Vegas a la Major League Baseball (MLB), y el dueño del equipo, John Fisher, rompe su silencio sobre la saga del estadio que ha durado años.

En una entrevista exclusiva con el Review-Journal, Fisher explica lo que salió mal en Oakland, su entusiasmo por un futuro en Las Vegas, lo que piensa de los cánticos de “vende el equipo” de los fans de los A’s y si el final de “Moneyball” comenzará con el traslado del equipo a Nevada.

Las preguntas del Review-Journal aparecen en negrita, seguidas de las respuestas de Fisher, en sus propias palabras. Las preguntas y respuestas se han reordenado en función del interés periodístico.

RJ: ¿Cuál es el plazo para que los dueños de la MLB voten por la reubicación? ¿Cuánto trabajo queda para presentar la solicitud de traslado de los A’s?

Fisher: Solo hemos presentado recientemente nuestra solicitud de reubicación. El comisionado ha establecido un comité de reubicación que la revisará, y luego pasará a los otros comités que la revisarán, y luego al grupo completo de dueños para votar sobre ella.

Esto no es nuevo. Desde que empezamos a mirar a Las Vegas, hemos estado trabajando en estrecha colaboración con el comisionado y nuestros compañeros propietarios para asegurarse de que la gente estaba realmente al día sobre dónde estaban las cosas en la línea de tiempo de nuestro proyecto en Las Vegas.

Mi esperanza es que esto se logre pronto, pero no quiero poner un plazo, porque ese plazo se rige realmente por el comisionado y por nuestros compañeros propietarios.

Eres conocido por rehuir las entrevistas con los medios de comunicación. ¿Por qué pensó que era importante conceder una entrevista en un momento en el que la posible reubicación de Los Ángeles en Las Vegas está alcanzando una fase crítica?

La razón por la que no he estado tan involucrado en los medios de comunicación hasta la fecha es que realmente quería que la gente que dirige el equipo, Dave Kaval en el lado de los negocios y Billy Beane y David Forst y otros en el lado del béisbol, fueran la voz del equipo. Ellos son los que hacen la mayor parte del trabajo aquí y crean los equipos y el producto que está en el campo y que usamos para crear una gran experiencia para nuestros fans.

Para mí era importante que estuvieran al frente y en el centro de los A’s, en lugar de que fuera yo. Obviamente, eso cambia cuando nos enfrentamos a una decisión verdaderamente trascendental, como es trasladar la franquicia de un estado a otro. Creo que es importante que la gente me escuche, porque al fin y al cabo la decisión es mía. Esa decisión debe ser apoyada por los propios dueños, pero en medio de una solicitud de reubicación es una decisión que yo elegí tomar.

Así que creo que es muy importante que la gente escuche de mi boca por qué se tomó esa decisión y qué significa.

Esta temporada, los fans de los A’s han insistido mucho en que venda el equipo. ¿Ha pensado alguna vez en vender los A’s? ¿Influirá el traslado a Las Vegas en su decisión?

No me he planteado vender el equipo. Soy dueño del equipo desde 2005 junto con mi socio Lew Wolff, es increíble cómo pasa el tiempo. Nuestro objetivo desde entonces ha sido encontrar un nuevo hogar y construir un nuevo hogar para nuestro equipo.

A largo plazo, creo que hemos entendido, y mirando a las grandes historias de éxito de los nuevos estadios de béisbol en todo el béisbol, creo que todos menos cuatro estadios de béisbol son nuevos desde principios de los años ochenta. Encabezados por Camden Yards [de Baltimore], pasando por la gran instalación que ha construido Atlanta. Teníamos claro que necesitábamos un nuevo hogar, pero nos ha llevado mucho tiempo.

Estamos entusiasmados con el nuevo estadio que vamos a construir, que creo que va a ser un icono del Strip. Creemos que va a ser estupendo para la comunidad, y que va a ser estupendo no solo para los A’s y nuestros fans, sino para todo el béisbol y los deportes en general”.

El comisionado de béisbol, Rob Manfred, ha dicho que cree que tienen un equipo competitivo en Las Vegas porque ya no gastarán más de 100 millones de dólares en el proceso de construcción del estadio de Oakland. ¿Está de acuerdo con la apreciación de Manfred y prevé la presencia de un equipo competitivo en el sur de Nevada?

La única razón por la que estamos construyendo un nuevo estadio es para poder tener no solo un equipo competitivo, sino, esperamos, un equipo que pueda tener el tipo de éxito, por ejemplo, que han tenido los Golden Knights, ganando la Copa Stanley en seis años. Si podemos ganar las Series Mundiales en nuestros primeros seis años, sería un objetivo increíble.

Por eso estamos construyendo un nuevo estadio, para tener en el campo un equipo que pueda ganar las Series Mundiales. También un equipo que va a estar formado por jugadores, algunos de ellos jóvenes, que han subido a través de nuestro sistema con los [Las Vegas] Aviators, jugadores que serán reconocidos por nuestros fans que han ido a verlos jugar cuando tenían 18, 19, 20 años, y hasta agentes libres.

Los A’s han tenido más dificultades para fichar agentes libres porque no hemos tenido los ingresos necesarios para pagarles. Esperamos que estar en un nuevo estadio y en Las Vegas cambie todo eso. Nuestro objetivo es ganar y ganar con un equipo que a la gente le guste ver.

¿Qué tipo de nómina de jugadores se puede mantener en Las Vegas? ¿Influye la obtención de una subvención pública de hasta 380 millones de dólares para el estadio en lo que se puede gastar en la nómina de jugadores?

La construcción de un estadio financiado en su mayor parte con fondos privados -mi familia invertirá más de mil millones de dólares en este proyecto y en este estadio- será la mayor aportación de un dueño de un equipo de béisbol a un estadio construido hasta la fecha. Estamos muy entusiasmados con la asociación público-privada que se ha creado gracias a la financiación del estado y del condado (Clark) para apoyar este proyecto. El estadio formará parte de la Autoridad de Estadios, justo como los Raiders y como Allegiant (Stadium).

La nómina en sí será financiada por las operaciones del equipo en sí, que es todo, desde la venta de entradas, patrocinios y derechos de denominación, concesiones, a sombreros, así como los medios de comunicación y lo que es proporcionado por la (Major League) financiación central de béisbol.

Esperamos que nuestros ingresos sean mucho mayores en nuestro nuevo estadio que hasta ahora, y que eso nos permita tener una nómina más alta y mantener a nuestros jóvenes talentos, en lugar de verlos irse tristemente a otros equipos, y nos permita fichar agentes libres.

Una vez resuelto el tema de la financiación pública, ¿confía en que podrá conseguir los más de mil millones de dólares necesarios para construir un estadio en Las Vegas?

Lo estoy. Tenemos un plan financiero muy bueno. Hemos estado trabajando estrechamente con Goldman Sachs, y mi familia también, como se ha indicado, tiene previsto invertir una cantidad sustancial.

¿Son los A’s actualmente una organización rentable?

No. Perderemos 40 millones de dólares este año y en años anteriores, que incluían el COVID cuando las pérdidas eran más significativas, perdimos 175 millones de dólares. Esa es una de las razones por las que es tan importante para nosotros tener un nuevo estadio. Puede ayudar al equipo a llegar al punto de equilibrio, pero aún más importante es que puede ayudar a impulsar el tipo de decisiones que queremos tomar en torno a la nómina para retener a nuestros jugadores jóvenes y la contratación de nuevos jugadores y, con suerte, volver a una Serie Mundial, lo que hicimos en 1989, un juego en el que yo estaba, la serie del terremoto contra los Giants, cuando Candlestick Park tembló. Queremos que los A’s vuelvan a ganar las Series Mundiales, sin el terremoto”.

Los fans y los críticos han acusado a la organización de haber hundido deliberadamente a los A’s en las dos últimas temporadas para reducir la asistencia y justificar su traslado. ¿Cómo responde usted a esas críticas?

Nada más lejos de la realidad. Los A’s perderán este año 40 millones de dólares con una nómina de 60 millones. Y las pérdidas que la propiedad ha tenido aquí con este equipo en los últimos años han sido muy significativas. Hemos hecho todo lo posible para intentar volver a ser un equipo altamente competitivo.

Pero todos los equipos pasan por un periodo de reconstrucción. Si nos fijamos en Houston y Cleveland. Si nos fijamos en Cleveland, antes de mudarse al Jacobs Field, creo que, en 1994, terminaron últimos, penúltimos o antepenúltimos durante los 10 años anteriores. De 1995 a 2001 terminaron primeros seis de esos años. Eso es solo indicativo de lo que sucede.

Los equipos que tienen grandes jugadores los pierden. Cuando eso sucede, reconstruyes, y reconstruyes con jugadores más jóvenes. Empiezan en las ligas menores y ascienden hasta ser, esperas, grandes jugadores. Y se construyen a sí mismos para ser grandes jugadores en el futuro.

Houston, lo mismo. En 2012, los A’s dominaron a los Astros, pero durante los últimos ocho años o más, los Astros han sido un equipo casi imbatible. Es solo un proceso por el que pasan todos los equipos, y los equipos de mercados pequeños como los A’s suelen pasar por ellos con más frecuencia, porque es más difícil retener a tus mejores jugadores.

Los A’s de 2023 podrían clasificarse como el peor equipo de la historia de la MLB en una serie de métricas, desde el récord hasta el diferencial de carreras. ¿Cómo se siente con este rendimiento en el campo?

Ganamos anoche [lunes]. El béisbol es un maratón. Se juegan 162 partidos. Los otros equipos, el básquetbol y el hockey, juegan la mitad, el fútbol americano menos del 10 por ciento. Es un maratón, y en cada partido quieres ganar. Aunque estés tan lejos, aunque tu récord sea terrible, llegas a cada partido y, sabes qué, eres tú contra el otro y empiezas cero a cero y no hay nada que esté garantizado.

Así que hemos perdido muchos partidos que teníamos muchas posibilidades de ganar. Por supuesto, eso es muy frustrante. Luego ganamos partidos que no esperábamos ganar y eso es muy gratificante. Ciertamente entiendo, y no ignoro la frustración que todos sentimos, que el hecho de que los A’s no se hayan presentado como esperábamos que lo hicieran.

Por eso juegas. A veces no funciona como uno espera. Hicimos cambios y trajimos a muchos de nuestros jugadores más jóvenes de los Aviators, y han aportado un elemento de entusiasmo a nuestro equipo que creo que nuestros fans van a apreciar. Creo que es un buen presagio para el futuro.

Como a los A’s les queda un año de contrato en Coliseum, ¿qué espera en cuanto a asistencia para la que probablemente sea la última temporada del equipo en Oakland?

Los Raiders se quedaron en el Oakland Coliseum después de que se aprobara su traslado a Las Vegas, pero la cuestión de qué ocurrirá en Oakland en el futuro es, obviamente, algo que también se planteará la comunidad.

En Oakland tenemos unos fans tremendamente apasionados. Y aunque nuestra asistencia este año se ha visto muy afectada por todos los esfuerzos de reubicación y por el hecho de que el equipo ha tenido una temporada extremadamente difícil, en el béisbol empiezas en primavera y hay una increíble cantidad de esperanza y renacimiento. Y todos los equipos llegan al primer partido de la temporada, tras la capacitación de primavera, empatados en el primer puesto.

Estamos entusiasmados con nuestros jóvenes jugadores, todos los cuales han sido vistos por nuestros futuros fans en Las Vegas Ballpark, jugando para los Aviators. Es una oportunidad muy emocionante para nosotros, para que las familias puedan seguir a su jugador favorito cuando es un jugador de ligas menores y verlos ir a 20 minutos de distancia al nuevo estadio y jugar para los A’s en el Strip.

Es una forma de decir que esperamos que nuestros fans quieran venir a apoyar a nuestros jugadores, a nuestros jugadores realmente jóvenes, que lo están dando todo para ganar cada partido. Muchos partidos no nos han salido bien. Hemos perdido muchos partidos de una sola carrera, pero tenemos un equipo muy interesante. Creo que el equipo del año próximo va a ser muy emocionante y espero que nuestros apasionados fans quieran venir a apoyarles.

¿Cuál es el calendario para determinar dónde jugarán los A’s después de la temporada 2024 de la MLB?

Nos hemos centrado en el traslado a Las Vegas y en la cuestión de cuál será la sede de los A’s en el futuro. Nuestro contrato de arrendamiento [Oakland Coliseum] expira al final de la próxima temporada, y eso es algo en lo que nosotros, la Major League Baseball y nuestros compañeros dueños trabajaremos estrechamente para determinar.

Usted asistió a un partido de los A’s durante el fin de semana de la MLB en Las Vegas Ballpark este año. ¿Cuáles son sus impresiones sobre el estadio? ¿Cree que sería un hogar adecuado para un equipo de la MLB de forma temporal? ¿Habría que mejorar o ampliar el ballpark de alguna manera antes de que el equipo pudiera jugar allí?

Creo que es un estadio fantástico, y no sé la respuesta a la pregunta de qué mejoras habría que hacer para que el estadio estuviera listo para la Major League Baseball. Todo eso va a estar en discusión y bajo el control de la propia MLB.

Yo puedo tener mi propia opinión, pero el comisionado y la liga decidirán realmente dónde vamos a jugar en el futuro y la idoneidad de Las Vegas Ballpark para que juguemos allí temporalmente.

¿Es atractivo jugar en Sacramento o Reno antes de trasladarse a un estadio permanente en Las Vegas en 2028?

Ambas son instalaciones de ligas menores que requerirían cambios para convertirlas en estadios de ligas mayores. Todavía no he hablado con la Major League Baseball sobre dónde les gustaría que jugáramos en el futuro.

¿Está pensando en una cúpula fija para el nuevo Las Vegas Ballpark, o prefiere un techo parcialmente retráctil?

El confort climático es una de las principales prioridades del estadio. En la medida en que podamos hacer que el estadio se sienta como si tuviera una conexión con el exterior, es realmente importante. Lo más importante es que la gente esté cómoda dentro del estadio. Aún no hemos tomado una decisión definitiva. Aunque sea una cúpula fija, tendrá grandes aberturas y mucha claridad en la estructura del techo y las paredes, para que dé la sensación de estar al aire libre, aunque tengas un techo sobre la cabeza.

¿Ha asistido a un partido de los Raiders en Allegiant Stadium, o de los Golden Knights en T-Mobile Arena? ¿Cree que el mercado de Las Vegas necesita otro tipo de experiencia para los fans del deporte profesional? ¿Hay algo que le gustaría hacer aquí en Las Vegas que sea completamente diferente de lo que ofrece actualmente el resto de la MLB?

He asistido a un par de partidos de los Golden Knights. Tuve la suerte de llevar a uno de mis hijos a un partido de la Copa Stanley la temporada pasada y me quedé alucinado con el espectáculo que se llevó a cabo. Con los luchadores con espadas sobre el propio hielo, fue una experiencia increíble. El apoyo de los fans locales durante el partido fue uno de los estadios más ruidosos en los que he estado. Fue muy divertido. Los Golden Knights machacaron durante el partido, lo que alegró aún más al público.

La temporada pasada también fui a un partido de los Raiders contra los Chargers, y resultó ser un gran partido y una experiencia fantástica. Felicito a ambas organizaciones por lo que han creado en cuanto a experiencias para los fans.

Una cosa que diría sobre “Las Vegas es diferente”, la respuesta es por supuesto. Las Vegas es Las Vegas. Llaman a subir a las grandes ligas “ir al espectáculo”, y creo que es una buena forma de describir Las Vegas, porque Las Vegas es el espectáculo.

Queremos crear un entorno que sea genial tanto para los visitantes como para los locales. Creemos que nuestro sitio cumple todos esos requisitos. Va a ser muy fácil llegar, especialmente con las mejoras en el enlace de Tropicana con la I-15, todo el estacionamiento que va a estar disponible, el hecho de que estemos tan céntricos en el Strip también será estupendo para los visitantes.

Todo empieza por crear un entorno en el que a los fans les guste estar. Empieza por tener un gran equipo, que lo tendremos, pero también por estar en un gran estadio, tener muy buenas opciones de transporte para nuestros fans y ofrecer un gran espectáculo”.

Los Raiders están viendo multitudes con hasta un 50 por ciento de fans de fuera del mercado. ¿Qué importancia tiene para usted y para los A’s mantener la ventaja de jugar en casa en Las Vegas?

El público de casa es fantástico. Cuando estuve en el partido de los Golden Knights, en la Copa Stanley, y en el partido al que fui hace un par de años durante los playoffs, el público era estridente. Era fantástico. Dicho esto, jugamos 81 partidos con la expectativa de atraer entre dos y dos millones y medio de fans, y queremos crear un ambiente que favorezca que los fans locales vengan a apoyar al equipo, que tengan una gran experiencia, pero que también favorezca la llegada de visitantes.

Creemos que podemos conseguir ambas cosas. De hecho, nos gusta jugar a la competencia entre el público local, que es muy numeroso, y los visitantes que vienen, algunos de los cuales apoyan al otro equipo. Creemos que podemos hacer las dos cosas bien y no sentir que tenemos que elegir una sobre la otra”.

El dueño de los Raiders, Mark Davis, tuvo unas palabras poco amables hacia la directiva de los Athletics a principios de año. ¿Cómo calificaría la relación entre los A’s y los Raiders antes de que el equipo de la NFL se fuera a Las Vegas? ¿Le gustaría tener una mejor relación con los Raiders si los A’s se mudan a Las Vegas?

Cuando los Raiders se marcharon de Oakland éramos co-arrendatarios en Coliseum, y los A’s probablemente no se lo pusieron fácil a Mark [Davis] [dueño] y a los Raiders cuando se marcharon de la ciudad. Eso es culpa mía, era mi responsabilidad. Se lo dije a Mark, y le llamé cuando veníamos a Las Vegas, para conocer la comunidad. Me puse en contacto con él porque quería hacerle saber que íbamos a estar allí y que quería sentarme con él cuando estuviera disponible para que pudiéramos hablar de nuestras respectivas experiencias y para que pudiéramos aprender algo de él. Estuvieron en Oakland, vinieron a Las Vegas, han tenido mucho éxito y queríamos aprender de esa experiencia.

Le dije que me disculpaba en la medida en que cometimos esos errores cuando los Raiders se trasladaron a Oakland. Fue culpa mía y lo sentía. Dicho todo esto, creo que han hecho un trabajo fantástico. Allegiant es un gran lugar para ir a ver un partido. Ese equipo va a mejorar cada vez más y seguirá aumentando su apoyo local. Se agotan las entradas para todos los partidos. Cuando Taylor Swift vino y agotó las entradas, probablemente podría haberlo hecho durante 30 días seguidos o más.

Tenemos mucho que aprender de Mark y de los Raiders, y estoy deseando entablar esa relación. Tenemos muchos amigos en común, y creo que puede sernos muy útil y ayudarnos a construir nuestras relaciones en la comunidad. Nos encantaría trabajar juntos en cosas que podamos hacer desde el punto de vista filantrópico y otras formas de apoyar a la propia comunidad.

Pensamos lo mismo de los Golden Knights y de Bill Foley. Conocí a Bill en los partidos, me comuniqué con él desde entonces. Han hecho un trabajo absolutamente increíble y son realmente un ejemplo de lo que nos gustaría conseguir para la comunidad. Que es ganar y ser vistos como un miembro realmente importante de la propia comunidad”.

La alcaldesa de Oakland, Sheng Thao, afirmó que el anuncio del acuerdo sobre los terrenos de Las Vegas se hizo de mala fe, y se ha mostrado muy crítica con la organización desde que el gobernador Joe Lombardo firmó la ley de financiación del estadio de Las Vegas. ¿Cómo calificaría el momento del anuncio de Las Vegas y los comentarios de la alcaldesa Thao sobre los A’s?

En los dos últimos años, desde que el comisionado de béisbol dio permiso a los A’s y nos animó a buscar en otros mercados debido al lento progreso que se estaba produciendo en Oakland, Oakland ha sabido, y también Las Vegas, que teníamos caminos paralelos, y que lo más importante para nosotros era poder llegar al “sí”. Sin un nuevo estadio, no podemos ser el tipo de equipo de éxito que queremos ser. Lo hemos dejado claro en Oakland, en el béisbol y en todas partes durante los últimos 10 o 20 años. Ese ha sido nuestro único objetivo desde que compramos el equipo en 2005.

Durante los últimos seis años hemos trabajado con Oakland para tratar de idear un plan que permitiera que eso sucediera en Howard Terminal. Los dos últimos años de esos seis siguieron caminos paralelos con Oakland y Las Vegas.

Me reuní con la alcaldesa Thao poco después de que tomara posesión de su cargo, y no tengo más que cosas positivas que decir de ella. Pero no teníamos un acuerdo establecido. De hecho, el Concejo de la Ciudad de Oakland había aprobado un acuerdo no vinculante en julio de 2021 por el que se comprometía a que todos los costos de las infraestructuras externas correrían a cargo de Oakland. Los A’s pagarían todos los costos de infraestructura in situ más el estadio en sí.

El día que anunciamos que íbamos a enfocar nuestros esfuerzos en Las Vegas, todavía no teníamos un acuerdo coherente con lo que el Ayuntamiento había votado dos años antes. Oakland no tenía el dinero y no recaudó el dinero para cubrir toda la infraestructura externa. Era un elemento clave del acuerdo que habían suscrito y que ya no podían cumplir.

Estábamos bajo una presión de tiempo extrema para conseguir un nuevo estadio. Temíamos que la prolongación de las cosas en Oakland hubiera provocado que no se construyera ningún estadio o que no ocurriera nada hasta 2031 o más allá si las cosas avanzaban lentamente.

No teníamos esa opción. En el último convenio colectivo entre el béisbol y el sindicato de jugadores, el acuerdo era que los Oakland A’s tenían que tener un acuerdo vinculante sobre un nuevo estadio antes del 15 de enero de 2024 o perderíamos nuestros ingresos compartidos. Lo que tendría un impacto devastador en el equipo.

Así que llegamos a la conclusión de que no íbamos a ser capaces de llegar a esa fecha en Oakland, porque no teníamos un acuerdo allí. Teníamos la oportunidad en Las Vegas, que es un lugar al que nos hace mucha ilusión ir y por eso tomamos la decisión.

¿Puede comparar las diferencias en el trato con las autoridades de Oakland y las de Nevada?

Las autoridades de Oakland con las que hemos trabajado nos han apoyado mucho, y trabajamos muy estrechamente con la anterior alcaldesa, Libby Schaaf, durante casi cinco años cuando el alcalde Thao tomó el cargo de alcalde. Libby nos apoyó increíblemente para intentar sacar adelante el proyecto. Lo mismo ocurrió con Sheng Thao. Ella estaba muy comprometida con la consecución de este acuerdo, al igual que los A’s. Pero a veces las cosas solo no pueden hacerse. Sé que la gente quiere culparme a mí, o a la ciudad, o al béisbol, pero eso no resuelve el problema.

La realidad es que no creo que se trate de culpar a alguien. La realidad es que en Oakland había otras prioridades importantes que hicieron muy difícil que la ciudad pudiera hacer que el proyecto funcionara y se llevara a cabo.

En el caso de Las Vegas, nos hemos sentido realmente respaldados por la comunidad, por los sindicatos de la construcción y el comercio, por Culinary [Local 226] y UNITE, por los resorts y los operadores de los mismos, por los fans y también por los políticos. Hemos recibido mucho apoyo en Las Vegas y hemos disfrutado trabajando con la comunidad para conseguirlo.

En los casi 20 años que lleva siendo propietario de los A’s, ¿qué importancia ha tenido durante ese tiempo el posible traslado del equipo?

En primer lugar. Reconozco la importancia histórica, la emoción y los retos para la comunidad que se va. Que un equipo que lleva casi 60 años en esta comunidad se traslade a un nuevo lugar. No se me escapa que los A’s son el tercero de los tres equipos deportivos que abandonan el Coliseum y Oakland. Creo que es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos y algo que yo mismo reconozco y siento muy directamente.

Un hogar viable es importante tanto para la organización como para la ciudad. ¿Por qué un estadio en Las Vegas es una sede viable para los A’s?

Desde el momento en que Dave Kaval y yo fuimos a Las Vegas con la aprobación o invitación del comisionado [Rob Manfred] hace unos dos años, quedó muy claro que Las Vegas no solo es una ciudad increíblemente grande y apasionada por los deportes, sino que también es una ciudad de béisbol. La filial triple A de los A’s son los Aviators, así que pasamos mucho tiempo yendo a Las Vegas Ballpark y viendo partidos allí. Es una experiencia tremenda. Don Logan y la gente de The Howard Hughes Corporation han hecho un trabajo fantástico construyendo un gran hogar para los Aviators.

Estar allí me demostró cuánta pasión hay por el deporte entre las familias, las familias locales. Creo que el éxito de los Raiders y de los Golden Knights ha demostrado que no solo los turistas y visitantes están interesados en asistir a los partidos deportivos, sino que el mercado local es increíblemente fuerte en Las Vegas.

Eso va desde el gobernador [Joe Lombardo] y los líderes legislativos, que cuando estuvimos en Carson City, varios de ellos tenían fotos de su equipo de béisbol favorito, o pelotas de béisbol firmadas que iban desde el apoyo a los Seattle Mariners, a los Yankees, a los Detroit Tigers, fue realmente emocionante.

Me ha impresionado mucho la fuerza del mercado al ver cómo los Golden Knights y los Raiders, antes que nosotros, han marcado el camino de lo que es un gran mercado deportivo como Las Vegas.

¿Le ha sorprendido algo de lo que ha aprendido sobre Las Vegas durante los más de dos años que ha durado el proceso de traslado?

Antes, como visitante de Las Vegas, pasaba la mayor parte del tiempo en el Strip. Tengo buenos amigos que viven en Las Vegas y me decían que era un lugar estupendo para vivir, muy familiar, pero yo no sabía lo que eso significaba. En los dos últimos años, generalmente todos los meses, he pasado tiempo en toda la zona y he llegado a apreciar de verdad la comunidad local.

La comunidad empresarial y laboral ha sido un gran apoyo para hacer de Las Vegas el gran lugar que es hoy. No me había dado cuenta de ello hasta que pasé más tiempo en la ciudad.

¿En qué beneficiaría a los A’s el traslado del equipo al sur de Nevada?

Creo que el estadio que estamos diseñando en estos momentos y el gran contratista que tenemos, Mortenson-McCarthy, nos ayudarán a crear un hogar para el equipo que no tendrá rival, y será una gran atracción. Será un lugar al que querrán venir las familias de Henderson, Summerlin, el norte o el sur.

Pero la razón por la que hemos estado tan centrados en la construcción de un nuevo estadio durante los últimos 20 años es que, aunque nuestros equipos han sido excepcionales en el campo, lo hemos hecho con nóminas generalmente bajas, comparadas con las nóminas medias o más altas de la Major League Baseball.

Ese no es el camino que queremos seguir en el futuro. Queremos estar en un entorno en el que podamos crear ingresos que puedan soportar nóminas mucho más altas para el equipo y ser un equipo que pueda competir por las Series Mundiales, ojalá cada año.

Me metí en este deporte porque quiero ganar, y construir un nuevo estadio, hacerlo en Las Vegas y que tenga un éxito tremendo nos va a ayudar a conseguir ese objetivo. Para nosotros y, sobre todo, para los fans de todo el mundo, para el equipo y para la gente que trabaja para nosotros.

¿Hará de Las Vegas su residencia principal si el traslado de los A’s tiene éxito?

Estoy tan centrado en encontrar un hogar, que es un hogar para nuestro equipo, que diré que he observado diferentes lugares en la comunidad, y creo que es un gran lugar para vivir y mi plan es pasar mucho tiempo allí. Creo que la clave de nuestro éxito, solo como el éxito de los Golden Knights y los Raiders y algunas de las otras cosas exitosas en Vegas, es realmente conectar con la comunidad y realmente ser visto como parte de la comunidad. Eso es algo muy importante para mí y para mi familia, sentirnos realmente conectados con la comunidad y entablar amistad con ella.

Pero también hacer cosas para apoyar a la comunidad. Los A’s han apoyado mucho a nuestra comunidad en Oakland y en East Bay, apoyando a equipos de ligas menores, hospitales, programas de alfabetización, y nuestra expectativa en Las Vegas es ser muy solidarios y hacer lo que podamos, para que la gente entienda que el equipo forma parte de la comunidad y hace lo que puede para que el lugar sea mejor para vivir para todos.

¿Cuáles son sus antecedentes en el béisbol? ¿Practicó este deporte de joven? ¿En las ligas menores? ¿En la preparatoria? ¿En qué posiciones jugaba? ¿Qué le hizo aficionarse a este deporte?

Empecé a ir a los partidos de béisbol antes de poder recordar porque mis abuelos eran grandes fans de los San Francisco Giants y empezaron a ir a los partidos de los Giants cuando se mudaron a San Francisco en 1958 y después fueron a todos los partidos durante más de 30 años, hasta que murió mi abuelo. Nos llevaban a mis hermanos y a mí a los partidos, pero tengo que admitir que probablemente me gustaba más el algodón de azúcar y el dulce Red Vines que los partidos.

Mi abuelo, que nos llevaba a todos esos partidos, fue niño bateador cuando tenía siete años, y fue fotografiado con un grupo de jugadores profesionales de béisbol estadounidenses que, según me contaron, fueron los primeros en ir a Japón a jugar partidos de exhibición. De hecho, el tío de mi abuelo, que habría sido hermano de mi bisabuelo, era un tipo llamado Mike Fisher, también el nombre de mi hijo, que era dueño del equipo de ligas menores de Tacoma en la Liga de la Costa del Pacífico. Así que hay mucha historia en mi familia que se remonta a principios del siglo XX y está relacionada con el béisbol.

Yo practicaba sobre todo deportes de raqueta en la escuela. Jugué al béisbol cuando estaba en la escuela primaria lo suficiente como para saber que probablemente no iba a ser mi carrera, al menos no como jugador.

¿Qué le llevó a interesarse por la propiedad de franquicias deportivas profesionales? ¿Qué ventajas e inconvenientes ve en ello?

Una de las cosas que me gustan del deporte es que une a la gente. Reúne a gente de todas las nacionalidades, de todos los estratos socioeconómicos, de todas las edades, y tener la oportunidad de dirigir o poseer un equipo es realmente un regalo.

Cuando voy al partido y veo que las familias disfrutan y vienen al partido, me produce una gran satisfacción interna y un gran placer ver que eso ocurre. Crecí en un ambiente en el que “ABC’s Wide World of Sports” tenía esta apertura para cada uno de sus eventos deportivos, donde lo llamaban “la emoción de la victoria y la agonía de la derrota”. Una de las cosas que aprendes a una edad muy temprana cuando sigues a un equipo es la agonía de la derrota. Tu equipo siempre va a perder, y es increíblemente agonizante. Pero cuando ganan, es un subidón de emoción increíblemente positivo.

Ser capaz de tener ese tipo de emociones extremas es, sin duda, algo que te impulsa al juego y el juego, el deporte en general, es una gran manera de unir a la gente.

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en el mundo de los negocios? ¿Cómo lo aplica a los A’s?

Para llevar un negocio con éxito, lo primero es tener a gente estupenda trabajando para ti. Hemos trabajado muy duro para traer a los mejores y más brillantes, tanto en el aspecto empresarial, dirigido por Dave Kaval, como en el del béisbol, por Billy Beane y David Forst. La organización es fundamental para el éxito: no se puede tener éxito en los negocios si no se cuenta con gente estupenda.

Lo segundo es que necesitas un gran producto. Mientras que nuestro equipo ha luchado definitivamente este año, en su mayor parte los Oakland A’s han sido un gran producto. Con tremendos jugadores, un gran juego en el campo y creando una experiencia para los fans, que creo que ha sido realmente positiva. Nuestros equipos han sido, en los últimos 20 años, algunos de los más exitosos del béisbol. Hemos llegado a los playoffs al menos seis veces y, justo como se aprende en los negocios, si puedes tener grandes personas trabajando para ti y un gran producto, tendrás éxito. Creo que ha sido la misma experiencia con el béisbol.

LO ÚLTIMO