73°F
weather icon Clear

Los A’s ganan de nuevo, aunque hubo una pequeña multitud en el Coliseum para verlo

OAKLAND, California (AP) - El espacio de entretenimiento Treehouse en el jardín central izquierdo bullía entre los juegos de un doble partido, mientras los fanáticos de los Oakland Athletics disfrutaban de la oportunidad de salir del sol en un día espectacular y sin nubes en el Bay Area, para jugar ping-pong o tomar una bebida fría.

Son pocos, pero poderosos en este momento, pequeñas multitudes de incondicionales decididos a animar a sus queridos A’s este año antes de que se trasladen a Sacramento para las próximas tres temporadas y, más tarde, a Las Vegas.

Los que se esfuerzan por acudir al Coliseum también ven un béisbol más ganador. Los A’s perdieron 112 partidos la temporada pasada y 102 el año anterior, y ahora están 18-21 de cara a la serie del fin de semana del viernes en Seattle.

Es un comienzo prometedor para un club proyectado para el último lugar que comenzó la temporada 1-7. No ganaron su partido 18 en 2023 hasta el 12 de junio.

“Los muchachos tienen confianza”, dijo el lanzador Alex Wood. “Creo que, en cada chico, solo hay, creo que estaban hartos de pasar por lo que pasaron el año pasado. Hay realmente una fuerte voluntad de salir y jugar bien y tratar de ganar cada noche y se puede ver en cada chico por ahí. Y creo que lo mejor de este grupo es que somos muy jóvenes, pero muchos de ellos llevan juntos mucho tiempo”.

Incluso si no muchos fans están llegando a ver este grupo se unen y, finalmente, cosechar los frutos.

El partido inaugural de la serie del lunes contra Texas atrajo a 2,895 espectadores, el martes a 3,965 y el miércoles a otros 8,230, lo que da a los A’s un promedio de 6,222 en 22 partidos en casa. El año pasado, los A’s obtuvieron un promedio de 10,276 espectadores por partido, pero siempre obtienen mejores resultados durante los meses de verano, cuando los niños salen de la escuela, mientras que abril es siempre el mes más bajo.

El entrenador Mark Kotsay elogia a sus jugadores por centrarse en lo que pueden controlar en el campo y no en otras cosas, como la asistencia.

“Este grupo simplemente no se rinde”, afirma.

Diego Valdez, Aubrey Porter y John Solis, amigos desde hace años, han asistido al partido inaugural en casa, y ahora intentan ir al mayor número posible de partidos mientras pueden.

“Es un poco triste para mí, honestamente”, dijo Porter, de 43 años, de San José. “He ido a los partidos desde que era niño. Estaba aquí cuando Rickey Henderson batió el récord de bases robadas. Cuando vivía en Fremont, solíamos tomar el BART y mi padre me traía en auto a los partidos, tanto si quería como si no. Ha sido una de esas cosas que realmente me entristece que desaparezcan”.

Valdez acudió el miércoles a su primer partido desde antes de la pandemia del COVID-19.

Estos fans entienden por qué las gradas están vacías. Entienden la angustia y el dolor.

“Es un poco frustrante, los A’s se van a Las Vegas, se van a Sacramento el próximo año”, dijo Valdez, de 49 años. “Perdimos a los Warriors, a los Raiders, así que intento venir al menos a tres, cuatro o cinco partidos más este año antes de que se vayan”.

Porter y Valdez sueñan en grande, como en los playoffs o -se atreven a decirlo- un título de la Serie Mundial.

“Eso sería increíble”, dijo Valdez.

“Eso sería lo mejor”, dijo Porter. “Increíble”.

Rona Brooks Morris y su hermano menor Adam llevan casi una década viniendo juntos a los partidos entre semana, incluso cuando Morris estaba embarazada de su hijo Colin. Ambos son médicos y tienen cierta flexibilidad.

“Es nuestro momento de unión entre hermanos, y ha sido una experiencia increíble. He aprendido mucho”, dice Morris, refiriéndose al éxito de principios de 2024: “Es muy emocionante porque uno de mis primeros recuerdos de venir a estos Juegos fue en 2012 con Colin en el vientre”.

Ellos estaban aquí junto con el difunto padre Irv en 2012 cuando los A’s cerraron la división en el último día de la temporada - Juego 162 - contra Texas cuando Josh Hamilton dejó caer la pelota en el campo central poco profundo en un alto lanzamiento de Yoenis Cespedes.

El segunda base de los Rangers de Texas, Marcus Semien, aprecia el éxito de su antiguo club hasta ahora y ya ha pensado en cómo su próximo viaje al Coliseum a finales de septiembre será probablemente el último, la última serie de tres partidos en casa para los A’s.

“Es un lugar donde mi familia puede venir a verme jugar, así que tendremos que pensarlo después de esto”, dijo Semien, que creció en la cercana Albany y fue a la universidad en la Universidad de California-Berkeley. “He jugado mucho béisbol en este lugar y he entrenado aquí en la temporada baja. No me parece bien, pero como siempre digo, los negocios son los negocios”.

Un fan especial planea estar cerca del Coliseum tanto como sea posible hasta ese último día: El miembro del Salón de la Fama, Dennis Eckersley.

Se ha puesto nostálgico -e incluso algo triste- por la inminente marcha del equipo.

“Más que nada, quería sentirlo”, dijo Eckersley. “Antes decía: ‘Aaaw, estarán por aquí tres años más’. Pues no lo están, y ahora siento la necesidad de querer despedirme de él. De verdad. Ha sido una gran parte de mi vida, soy de Bay Area y este sitio lleva aquí desde 1968. Quiero decir, ¡vaya! Así que solo quiero vivirlo y despedirme”.

LO ÚLTIMO