55°F
weather icon Partly Cloudy

‘Ya basta’: Estudiantes y activistas instan a líderes a tomar medidas tras el tiroteo en la UNLV

Actualizado January 18, 2024 - 12:18 pm

Ya basta, dijo un grupo de estudiantes y activistas de la UNLV en una conferencia de prensa el jueves, al tiempo que llamó a un enfoque múltiple para poner fin al tipo de violencia armada que dejó tres profesores muertos y un cuarto herido en el tiroteo masivo en la universidad de Las Vegas.

Algunos de los estudiantes que asistieron a la rueda de prensa frente a una cafetería de South Maryland Parkway, al norte del campus de la UNLV, hablaron también de su experiencia de estar encerrados en una sala de reuniones de la asociación de estudiantes mientras se producía el tiroteo y la respuesta de la policía.

En el tiroteo murieron los profesores Naoko Takemaru, Patricia Navarro Vélez y Cha-Jan “Jerry” Chang. Un profesor visitante no identificado resultó herido.

El autor de los disparos, identificado como Anthony Polito, de 67 años, fue abatido por la policía universitaria.

La estudiante de ciencias políticas de la UNLV Zena Hajji, de 21 años, estaba en la sala 208 del centro de estudiantes para asistir a una sesión de capacitación sobre organización y activismo, organizada por el grupo de activistas Rise Nevada, que aboga por el restablecimiento de la financiación de la educación superior pública para que las universidades públicas sean gratuitas, y ayuda a los estudiantes a organizar y dirigir campañas de activismo.

“A la mitad, fue interrumpida por un tiroteo masivo, por el individuo que ahora ha sido proclamado muerto por la policía”, dijo el director estatal de Rise Nevada, Chris Solomon, hablando afuera de TIABI Coffee and Waffle el jueves.

Después de que empezaron a emitirse las alertas de texto sobre un tirador activo en el campus, el grupo de más de 80 personas, que incluía a estudiantes, estaba en el interior de la sala 208.

Cuando por fin la policía los puso a salvo, Hajji explicó que tuvieron que pasar junto a un cadáver. Era Polito, pero los estudiantes no lo sabían en ese momento.

“A muchos les dijeron que giraran a la derecha. Yo giré a la derecha, pero muchos de mis amigos no lo hicieron, y lo vieron, y eso se les va a quedar grabado en la mente para siempre”, dijo Hajji.

“No pude mirarlo. No quise hacerlo. Ya sabía para qué decían que había que girar a la derecha”, dijo Hajji. “No sabíamos si era el cuerpo del tirador, no sabíamos si era el cuerpo de un profesor, de un estudiante o de un transeúnte. No lo sabíamos”.

Hajji dijo que le vinieron a la memoria todos los simulacros que hizo en la preparatoria, incluida la puesta en práctica de medidas de seguridad como atrincherarse en las puertas, apagar las luces y trasladar a los estudiantes a distintas zonas del aula, entre otras cosas. La gente se escondía debajo de los pupitres, cerca de las paredes y lejos de las salidas de emergencia.

“Nadie debería tener ese conocimiento”, dijo Hajji.

Millan Gledhill, un estudiante de ciencias políticas y cine de la UNLV que también estaba en la sesión Rise Nevada, dijo que no quería decir mucho acerca de su experiencia en esa habitación en el sindicato de estudiantes.

“Porque es demasiado pronto”, dijo Gledhill. “Lo único que diré es que siempre me atormentará la decisión que tuve que tomar de despedirme o no de mis padres. Y me perseguirá para siempre la imagen de la sangre sobre el concreto”.

“Es lamentable, es horrible y me alegro de que haya muerto”, dijo Amanda Hanson, de 36 años, estudiante de hostelería, refiriéndose al tiroteo y al tirador.

Solomon afirmó que los miembros de la Generación Z, como él y otros estudiantes de la UNLV, están cansados de lo que consideran la cultura de la violencia en Estados Unidos. Pero el tema de las armas por sí solo no es el problema, dijo Solomon. La salud mental es también un factor, entre otros asuntos que constituyen las causas fundamentales de la violencia armada, dijo.

“Nuestro mensaje es que ya basta”, afirmó Solomon, y añadió que “estamos hartos de la palabrería. El ciclo de pensamientos y oraciones es interminable”.

Rise Nevada señaló en un comunicado de prensa que el tiroteo del 6 de diciembre en la UNLV fue el 633º tiroteo masivo en Estados Unidos este año.

Desde entonces ha habido más. Según la organización sin ánimo de lucro Gun Violence Archive, con sede en Washington D.C., este año se han producido 636 tiroteos masivos. Ese total incluye el descubrimiento el lunes de cuatro muertes relacionadas con un asesinato-suicidio en el noroeste de Las Vegas.

Hajji dice que no se siente segura en la escuela.

“Sigo viviendo en el campus y no me siento segura la mitad del tiempo. No me siento bien estando sola, porque estaba en una habitación llena de gente cuando ocurrió. Ahora, no me siento segura en el campus”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO