67°F
weather icon Clear

Una madre murió después de que su ginecólogo-obstetra no tratara una infección cardiaca

Una demanda por negligencia médica acusa a un médico de Las Vegas de no tratar una infección cardíaca en una madre de 30 años con dos hijos, lo que llevó a su muerte menos de un mes después de que naciera su hija.

La familia de Cassie Medina presentó la demanda por homicidio culposo el 2 de febrero contra el ginecólogo-obstetra local, doctor Steven Harter, un enfermero diplomado y la empresa Intermountain Health Care Inc.

La demanda afirma que Medina dio a luz el 7 de febrero de 2023, y alega que más tarde fue dada de alta del Centennial Hills Hospital sin ser tratada por una frecuencia cardíaca elevada. Murió el 1° de marzo después de someterse a un reemplazo de válvula cardíaca debido a una infección grave, según la demanda.

En la demanda también se afirma que Harter ha resuelto otras dos demandas por negligencia médica en los últimos diez años por un total de tres millones de dólares. También se enfrenta a una demanda por negligencia en curso en el Condado Clark, muestran los registros judiciales. El sitio web de la Junta Estatal de Examinadores Médicos de Nevada no enumera ninguna disciplina o restricción de licencia que Harter haya enfrentado.

“Algo está mal aquí si un médico tiene este historial y no pasa nada”, dijo el abogado Robert Murdock, que representa a la familia de Medina.

Un abogado de Harter no figuraba en los registros judiciales el viernes por la tarde. Al ser contactado por teléfono, Harter declinó hacer comentarios para este reportaje.

En un comunicado enviado por correo electrónico, un portavoz de Intermountain Health Care se negó a comentar sobre los litigios en curso.

“Somos conscientes de esta demanda y abordaremos estas reclamaciones en el foro legal apropiado”, dice el comunicado.

La empresa opera una clínica de salud para mujeres junto al Centennial Hills Hospital, donde Medina dio a luz a su hija.

Murdock dijo que el diagnóstico de Medina no suele ser notado por los profesionales de salud, pero en su caso, una prueba rutinaria del corazón registró lo que era una infección tratable.

“Hay que tratarla, y hay que tratarla con antibióticos”, dijo Murdock, añadiendo que “ella habría estado bien” si hubiera recibido los cuidados adecuados.

Un GoFundMe creado por la cuñada de Medina la describió como el “ejemplo de la bondad y la gracia”, que “siempre puso a los demás por delante de sí misma”. Según la demanda, el esposo de Medina, Joshua Medina, debe ahora criar a su bebé recién nacido y a su hija pequeña.

Según la demanda, ni Harter ni la enfermera ordenaron algún tratamiento además del Tylenol para Medina después de que una prueba de electrocardiograma mostrara que tenía un aumento de la frecuencia cardíaca tras el nacimiento de su hija. Medina fue dada de alta sin tener conocimiento de la prueba anormal, según la demanda.

“No se aconsejó a la señora Medina que consultara a un cardiólogo o a su médico de medicina interna”, escribió Murdock en la demanda. “El único seguimiento médico recomendado fue que Cassie viera a su obstetra, el doctor Harter, en un plazo de 4 a 6 semanas”.

En 2014, Harter se enfrentó a una demanda después de que una mujer sufriera una ruptura uterina mientras daba a luz, lo que le causó a su bebé daños cerebrales que resultaron en parálisis cerebral.

Según los documentos judiciales de la demanda, una cesárea de emergencia se retrasó hasta 20 minutos después de que el útero de la mujer se rompiera, y el bebé se había trasladado a su cavidad abdominal en el momento en que se presentó la cesárea. La compañía de seguros de Harter pagó un millón de dólares por un acuerdo en el caso, escribió Murdock en la demanda del viernes.

En 2016, Harter reportó a la Junta Estatal de Examinadores Médicos que su compañía de seguros pagó dos millones de dólares en un acuerdo por un “retraso en el diagnóstico de sufrimiento fetal que condujo al nacimiento del niño en una condición comprometida”, dijo la demanda.

En abril de 2022, Harter fue demandado por la familia de un bebé al que atendió en el Hospital Summerlin en 2012. Según esa demanda, la madre del bebé no fue notificada de los riesgos de usar fórceps o una extracción por vacío para ayudar durante el parto. Aunque la madre hubiera preferido una cesárea más rápida, no se hizo hasta después de usar los fórceps y la extracción por vacío, según la demanda.

Desde entonces, el bebé ha crecido sin poder hablar y con problemas de desarrollo cognitivo. Sufre convulsiones, problemas de desarrollo del crecimiento y ha sido sometido a operaciones para corregir el cuello y la postura, según la demanda, que alega que sus problemas de salud son consecuencia de los fórceps y la extracción por vacío.

Los abogados que representan a Harter en la demanda de abril no respondieron a una solicitud de comentarios.

La demanda presentada por Medina y su familia alega que Intermountain Health incumplió su deber al contratar a Harter después de que este se viera implicado en acuerdos por valor de tres millones de dólares. Murdock cuestionó por qué la empresa contrató a Harter, y dijo que Intermountain Health debería haber conocido su historial.

“Es como contratar a un lobo para vigilar el corral de las gallinas”, dijo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO