83°F
weather icon Cloudy

Un preso estatal pasó un año en paradero desconocido, según los registros

Un preso estatal que cumplía cadena perpetua por un asesinato en 1996 pasó casi un año fuera de custodia hasta que el Departamento de Correccionales se dio cuenta de que estaba en paradero desconocido, según los registros judiciales.

Jeremy Kelly había sido condenado a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de que él y otros dos hombres fueran declarados culpables de disparar mortalmente en 1996 a Terry Dixon, de 47 años, durante un robo convertido en asesinato, según los registros judiciales. Había sido puesto en libertad condicional en 2016, pero detenido por un cargo federal de armas y drogas dos años después.

Kelly, que ahora tiene 43 años, iba a ser puesto en libertad bajo custodia federal en junio de 2022. Pero en lugar de devolverlo al Departamento de Correccionales por la sentencia de asesinato que no había terminado de cumplir, la Oficina Federal de Prisiones lo liberó a las calles, escribió un fiscal de la oficina del fiscal general de Nevada en documentos judiciales.

El Departamento de Correccionales tardó más de un año en pedir ayuda a la fiscalía para solicitar una orden de arresto contra Kelly. El 19 de enero se presentó una solicitud de orden de detención de un fugitivo en el Tribunal de Distrito, 11 días antes de que Kelly tuviera que comparecer para una audiencia de libertad condicional, según los registros.

En el momento en que se solicitó la orden, los fiscales escribieron que el paradero de Kelly era “actualmente desconocido”. Fue arrestado de nuevo el 16 de febrero y fichado en el Centro de Detención del Condado Clark, muestran los registros judiciales.

De acuerdo con las actas judiciales de una audiencia celebrada el 25 de enero, un fiscal dijo a la jueza de distrito Jacqueline Bluth que el Departamento de Correccionales no dio a conocer que Kelly no había sido puesto de nuevo en la custodia del estado hasta que los funcionarios estaban “buscando la locación del acusado para su audiencia de libertad condicional”.

Los fiscales escribieron en la solicitud de la orden de detención del fugitivo que antes de que Kelly fuera liberado de la custodia federal, la Oficina de Prisiones se había puesto en contacto con el Centro de Detención del Condado Clark, que es operado por el Departamento de Policía Metropolitana, pero la cárcel dijo que “no lo necesitaban de vuelta”.

“La Oficina de Prisiones no se puso en contacto con el Departamento de Correccionales y el Departamento de Correccionales no retuvo a Kelly en la Oficina de Prisiones”, según la orden judicial.

No está claro por qué el Departamento de Correccionales no puso la orden de retención en manos de la agencia federal. Ni la Oficina de Prisiones ni el Departamento de Correccionales respondieron el lunes a una solicitud de comentarios.

Kelly tenía 15 años cuando Dixon recibió un disparo en la cabeza durante un robo en junio de 1996, según había informado anteriormente el Review-Journal. Los fiscales habían argumentado durante el juicio que Kelly era el probable autor del disparo y que había robado el arma homicida a un vecino varios días antes del tiroteo.

Tras su puesta en libertad condicional en 2016, Kelly se declaró culpable en un tribunal federal de ser un delincuente en posesión de un arma de fuego y por posesión de heroína con la intención de venderla, según muestran los registros judiciales.

No estaba claro de inmediato el lunes cuándo está previsto que Kelly comparezca de nuevo ante el tribunal, tras su arresto por la orden de detención contra el fugitivo.

LO ÚLTIMO