94°F
weather icon Clear

‘Un obstáculo tras otro’: cómo una abogada de Las Vegas consiguió dinero para las familias de las víctimas del tiroteo masivo

La abogada Alice Denton quería proteger Las Vegas, y eso significaba asegurarse de que las armas usadas en el tiroteo masivo más mortífero de la historia moderna de Estados Unidos nunca vieran la luz del día.

Su bufete de abogados, propiedad de su familia, asumió la tarea de contabilizar el patrimonio de Stephen Paddock, que disparó desde su habitación de hotel en el Mandalay Bay contra miles de asistentes a un concierto el 1° de octubre de 2017, matando a 60 personas e hiriendo a cientos.

Pero lo que podría haber sido un proceso relativamente sencillo se complicó debido a 49 de las armas del agresor que fueron confiscadas por el FBI, creando desafíos legales que estiraron el caso judicial durante más de cinco años y medio.

“Esto ha sido un obstáculo tras otro”, dijo Denton, que ha trabajado en derecho sucesorio en Nevada durante dos décadas.

La semana pasada, Denton confirmó en una audiencia que las armas habían sido destruidas o confiscadas definitivamente por el FBI, lo que despeja el camino para que el dinero de la herencia del agresor se distribuya entre 61 familias. Denton asumió el caso pro bono, lo que significa que sus honorarios como abogada no se deducirán de la cantidad destinada a las familias.

Un portavoz del Condado Clark confirmó el jueves que el recuento oficial de víctimas de la oficina forense del condado es de 60: 58 personas que murieron inmediatamente después del tiroteo y otras dos mujeres que fallecieron a causa de sus heridas más de dos años después.

El periódico Las Vegas Review-Journal había reportado anteriormente de que la víctima 61 se había suicidado, pero Denton dijo el jueves que desconocía la causa exacta de la muerte de esa persona y que no podía dar su nombre. La lista de víctimas se presentó bajo sello en documentos judiciales.

Complicaciones legales

Tras rastrear más de una docena de cuentas bancarias, vender las propiedades del agresor y deducir impuestos y costos administrativos, hay casi 1.3 millones de dólares para repartir entre las familias.

En el derecho sucesorio, que resuelve el testamento y la herencia de una persona fallecida, el dinero se distribuye normalmente con quien el difunto tenía una deuda, y luego al heredero del difunto. La madre de Paddock era su única heredera porque murió sin testamento, no estaba casado y no tenía hijos. Pero en 2019, la madre de Paddock renunció a sus derechos sobre sus bienes.

Adam Hirsch, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Diego que ha impartido clases sobre derecho de sucesiones durante casi 40 años, dijo que los casos de sucesión suelen desarrollarse rápidamente, pero no es raro que los litigios alarguen el proceso durante años o décadas.

Los patrimonios de las víctimas de crímenes asesinadas no suelen ser parte en el derecho sucesorio, ya que pocos autores de tragedias como el tiroteo masivo de Las Vegas tienen bienes que repartir.

“No es común, pero ocurre” dijo Hirsch.

La analogía más cercana al patrimonio de Paddock, dijo Hirsch, es el patrimonio multimillonario de Jeffrey Epstein, una parte del cual se destinó a acuerdos para las mujeres que lo acusaron de abuso sexual antes de su muerte.

En lugar de esforzarse por conseguir un caso notable o innovador, Denton dijo que se hizo cargo del patrimonio de Paddock para ayudar a las víctimas, y no a la familia de Paddock.

“Ese fue un aspecto primordial de nuestra participación, no íbamos a trabajar para la familia del agresor para conseguir dinero para ellos”, dijo. “Todo nuestro objetivo era garantizar la destrucción de las armas y hacer llegarles el dinero a las víctimas”.

Para garantizar la destrucción de las armas, Denton tuvo que recurrir a un donante anónimo que pagó 62 mil dólares por las 49 armas recuperadas.

Denton dijo que el caso estaba a punto de llegar a su fin en 2020 cuando se presentó una demanda de acreedores por parte de Slide Fire Solutions, la empresa que fabricó el automatizador que Paddock usó para disparar a gran velocidad durante el ataque. La empresa, que se enfrentaba a una demanda colectiva de las víctimas del tiroteo masivo, había argumentado que Paddock era el culpable del ataque, no los automatizadores, y que la empresa tenía derecho a recibir dinero de la herencia para pagar las reclamaciones de responsabilidad.

Las víctimas que habían demandado al fabricante y a MGM Resorts, dueño de Mandalay Bay, también habían solicitado que se impidiera la destrucción de las armas de Paddock para que pudieran conservarse como prueba en el proceso judicial.

La demanda contra MGM Resorts International llegó a un acuerdo multimillonario en 2019. La destrucción de las armas estuvo un paso más cerca en diciembre de 2021, cuando el Tribunal Supremo de Nevada reglamentó que los fabricantes de armas no podían ser considerados responsables de las muertes en el tiroteo masivo.

Denton tuvo entonces que coordinarse con el FBI, que escribió en documentos judiciales que 36 de las armas de fuego fueron destruidas en noviembre. Las 13 restantes fueron conservadas por la agencia con fines de usarlas en entrenamiento.

Horas de ‘trabajo de campo’

El bufete de Denton también se apoyó en el destacado contador forense de Las Vegas Larry Bertsch, responsable de cientos de horas de “trabajo de campo” para localizar y vender los bienes del agresor, dijo Denton. Coordinó la venta de la casa de Paddock, hizo inventarios de cuentas bancarias e incluso encontró fichas de juego entre las pertenencias del agresor que fueron canjeadas.

Bertsch murió la semana pasada a los 85 años, antes de poder ver la conclusión del caso.

“Gracias al duro trabajo, la profesionalidad y la dedicación de Larry a este caso hemos llegado hasta aquí hoy”, dijo Denton durante una audiencia celebrada el 20 de abril.

Denton dijo que Bertsch había estado hospitalizado durante semanas, y un miembro de su bufete tuvo que ir al hospital para que pudiera firmar en persona los documentos finales del tribunal. Si no hubieran conseguido la firma antes de que Bertsch muriera, el caso podría haberse alargado seis meses más.

Según Denton, Bertsch y ella asumieron el caso como un proyecto apasionante. Recordó cómo sus amigos y familiares quedaron “horrorizados” tras el tiroteo masivo, incluidos los miembros de las familias que fueron primeros auxilios la noche de la masacre.

Denton dijo que asumir el caso pro bono era su forma de ayudar después de que la tragedia golpeara a su comunidad, y que quería encontrar la mayor cantidad de dinero para las familias de las víctimas mientras que protegía a las generaciones futuras.

“El objetivo principal de nuestra oficina era garantizar la seguridad de los niños y los habitantes de Las Vegas, y conseguir la destrucción de las armas”, dijo.

LO ÚLTIMO