67°F
weather icon Mostly Cloudy

Tras 11 meses de silencio, se buscan cargos por asesinato en una prisión de Nevada

Casi un año después de que Mitchell Harris fuera asesinado mientras cumplía cadena perpetua en High Desert State Prison, su familia dijo que aún no se les ha dicho exactamente lo que sucedió.

La muerte de Harris, de 70 años de edad, ocurrida el 28 de septiembre, fue revelada en los registros que el Las Vegas Review-Journal obtuvo en enero de la oficina forense, mostrando que Harris murió de lesiones por objeto contundente en la cabeza y el cuello después de una pelea dentro de su celda.

Pero el sitio web del Departamento de Correccionales de Nevada (NDOC), que publica las muertes de los reclusos, no ofrece ninguna indicación de que Harris muriera, y los funcionarios de prisiones aún no han revelado ningún detalle sobre el asesinato.

Ni los funcionarios de prisiones ni las autoridades de la Oficina del inspector general del estado, encargada de investigar los homicidios dentro de los centros penitenciarios estatales, respondieron a las preguntas del Las Vegas Review-Journal sobre el asesinato de Harris.

La hermana de Harris, Rose Hughes, se enteró de la muerte de su hermano la noche en que fue asesinado, después de que un guardia de la prisión la llamara para preguntarle dónde podía enviar sus pertenencias. La familia supuso que tenía algunos libros, la ropa con la que fue encarcelado y tal vez fotos, pero nunca recibieron sus objetos.

El guardia dijo que un director la llamaría, pero el director, la oficina del fiscal general, la oficina del gobernador y un portavoz del NDOC nunca devolvieron las llamadas ni las cartas de la familia. El guardia no ofreció ninguna información después de esa primera llamada.

“¿Qué sentido tenía encarcelarlo durante casi 34 años, incluso si eres de los que creen en el ojo por ojo, entonces por qué malgastar todo el dinero de los contribuyentes y hacer todo esto disfrazado de justicia?”, dijo la nieta de Harris, Aura Harris. “¿Por qué hacerle cumplir esta cadena perpetua para que lo asesinen?”.

Fue licenciado con honores del ejército, así que ahora Hughes guarda la urna de sus cenizas con una bandera estadounidense que le regaló el gobierno federal. Vendieron la mayoría de las cosas de Harris en los años 90 para cubrir los gastos legales de su caso.

A oscuras

Aura Harris dijo que la oficina forense del Condado Clark le dijo que su abuelo había muerto en el University Medical Center, pero su familia nunca recibió una llamada diciéndoles que fueran a despedirse mientras era trasladado al hospital de Las Vegas, a 40 millas al sur de la prisión.

No fue hasta el martes, casi exactamente 11 meses después de la muerte de Harris, cuando la fiscalía general de Nevada solicitó una orden de arresto contra Darius Sorrells, un asesino convicto de 39 años y compañero de prisión en High Desert. La oficina no comentó por qué había tardado tanto en presentar una denuncia penal.

Travis Barrick, un abogado de Las Vegas que ha representado a reclusos durante décadas, dijo que cree que los llamados de la familia para obtener información llevaron a los fiscales a buscar una orden de arresto. El asesinato no prescribe.

“En mi opinión, la oficina del fiscal general nunca habría procesado a Sorrells de no ser por la presión de la familia”, dijo Barrick.

Barrick representó a la familia de Andrew Thurgood, un hombre apuñalado docenas de veces dentro de una celda de la prisión de High Desert en 2016. Los fiscales tardaron tres años en presentar cargos contra dos compañeros sospechosos del asesinato.

Otros reclusos le dijeron a la familia Harris en cartas que Mitchell Harris era un mentor que trabajaba en la biblioteca de derecho. La familia dijo que tenía un historial limpio mientras estaba en prisión, pero que había solicitado un cambio de celda y se le había denegado.

“Tenemos derecho a saber qué le ocurrió”, dijo esta semana la hermana menor de Harris, Rose Hughes, desde su casa de Chicago. “Esas personas que no le protegieron no están rindiendo cuentas”.

Sentimientos complicados

Harris y su exesposa, Nancy, se habían divorciado en noviembre de 1988, según los registros judiciales. Seguían saliendo juntos, y en enero de 1989 comenzaron a pelear en la gasolinera Texaco de las avenidas Sahara y Eastern.

Harris persiguió a su exesposa por el estacionamiento y la apuñaló hasta matarla con un punzón, según declararon los testigos a la policía.

Los fiscales argumentaron que Harris, antiguo empleado del sitio de pruebas de Nevada, había golpeado a su exesposa anteriormente por disputas de dinero. En los meses previos al asesinato, Harris fue acusado de agresión doméstica y secuestro de la mujer.

El fiscal adjunto del distrito, William Henry, dijo a los reporteros en aquel momento que la fiscalía pediría la pena de muerte en el caso, pero un jurado condenó posteriormente a Harris por asesinato y le impuso cadena perpetua sin libertad condicional.

El último compañero de celda de Harris, Sorrells, se declaró culpable en 2019 de matar a su madre y a su hermana, cortando las piernas de la segunda mujer con una motosierra. Se sometió a cinco años de pruebas mentales y evaluaciones psiquiátricas antes de ser condenado a un máximo de 50 años de prisión.

Ahora, casi un año después de la muerte de Harris, Rose Hughes afirma que sigue buscando respuestas para su madre de 88 años. Dice sentirse molesta, deprimida y preocupada por ella.

“Merecía estar protegido en esa prisión”, afirmó Rose Hughes.

Aura Harris dijo que creció en Chicago, de donde era su abuelo, pero que ella y su madre visitaban anualmente a Harris en prisión. A diferencia de otros miembros de la familia, ella nunca creyó que su abuelo debiera salir de prisión, pero el amor de su familia por él era complicado.

“Mi madre tenía 15 años cuando me tuvo”, dijo Aura Harris. “Esto ocurrió en enero del 89. Yo nací en agosto del 89. Nunca conocí a la abuela. Influyó en mi vida de muchas maneras. Es difícil conciliar eso con que yo defendiera a mi abuelo”.

Mitchell Harris era un veterano de la guerra de Vietnam que conoció a su esposa mientras servía en la guerra. La trajo a Estados Unidos, junto con su familia, pero la familia de Harris dijo que su relación era volátil y que ambas partes iniciaron peleas.

Aura Harris dijo que siempre recordará al abuelo Mitchell, que jugaba al Scrabble con ella desde que tenía 6 años, cuando estaba en la prisión estatal de Ely, peleándose por palabras que solo algunos diccionarios reconocían, como “qat”, una hoja de arbusto árabe.

“Definitivamente, mi abuelo hizo algo terrible, pero también era solo un abuelo normal y corriente, y así es como le recordaré”, dijo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO