74°F
weather icon Clear

Siguen las dudas sobre la amistad entre un exconvicto y el autor del tiroteo de Las Vegas

Actualizado May 1, 2023 - 10:31 am

Jimmy Nixon ha cambiado su historia varias veces.

El hombre de 75 años de Texas y estafador convicto dijo que intercambió cartas con el agresor masivo de Las Vegas Stephen Paddock, en los años previos a la masacre del 1° de octubre de 2017.

Copias en blanco y negro de las cartas manuscritas de Nixon, publicadas por el Departamento de Policía Metropolitana el mes pasado, retratan a Nixon cada vez más preocupado por la aparente charla de Paddock sobre armas y sobre posiblemente dañar a personas.

“Por favor, no salgas disparando o haciéndole daño a personas que no te han hecho nada”, escribió Nixon en una carta fechada el 27 de mayo de 2017. “Me preocupa la forma en que estás hablando y creo que vas a hacer algo muy malo”.

Las cartas sugieren que Paddock estaba insinuando o discutiendo sus planes para lo que finalmente sería la matanza de 60 asistentes al concierto en el festival Route 91 Harvest que perpetró desde el piso 32 de Mandalay Bay antes de suicidarse.

Pero la credibilidad de Nixon está en entredicho.

Pasó más de 16 años en una prisión federal tras ser condenado por 29 cargos, entre ellos fraude postal y electrónico y lavado de dinero.

Al ser interrogado por los reporteros sobre la supuesta correspondencia, Nixon cambió repetidamente su versión de cuándo y cómo conoció a Paddock.

En una entrevista concedida el 14 de abril a Las Vegas Review-Journal, Nixon dijo que había conocido a Paddock en Virginia entre 10 y 12 años antes del tiroteo. Once días después, dijo que conoció a Paddock mientras pescaba en el Lago Mead en 2009 o 2010.

Pero Nixon estuvo bajo custodia federal desde mayo de 1997 hasta diciembre de 2013, según el portavoz de la Oficina Federal de Prisiones, Scott Taylor.

Nixon y otros habían convencido a personas que buscaban grandes préstamos empresariales de que le pagaran una comisión por adelantado para que se tramitaran los préstamos, afirman los documentos judiciales. Pero una vez pagada la comisión, nunca se materializó ningún préstamo ni se efectuó ningún reembolso.

“El acusado Nixon continuó mintiéndole a las víctimas en un intento de hacerles creer que los préstamos iban a ser financiados en un futuro próximo”, afirma la acusación.

Más tarde, Nixon violó las condiciones de su libertad supervisada al tomar nuevos créditos sin la aprobación de su oficial de libertad condicional, y fue enviado de nuevo a la prisión federal desde junio de 2017 hasta febrero de 2019.

Cuando se le dijo que habría sido imposible que conociera a Paddock mientras estaba en prisión, Nixon dijo inicialmente que solo cumplió ocho o nueve años, no 16, y que fue puesto en libertad condicional en 2010 o 2011, contradiciendo los registros de la prisión.

Las cartas publicadas por las autoridades solo muestran a Nixon escribiendo a Paddock. No hay pruebas de que Paddock le escribiera a Nixon.

Cuando se le preguntó si había inventado el contenido de las cartas y su relación con Paddock, Nixon se molestó.

Nixon insistió en que estaba siendo sincero.

“Se los acabo de decir. ¿Por qué iba a inventármelo?” Dijo Nixon. “Esa es la cuestión. ¿Por qué iba a inventármelo?”.

Sin embargo, más adelante en la segunda entrevista, Nixon dijo que en realidad había conocido a Paddock a principios de la década de 1990 en el Lago Mead, donde ambos pescaban.

“Me enseñó a pescar usando camarones, en lugar de gusanos”, dijo Nixon. “Me enseñó a tomar los camarones y a pescar”.

Cuando se le preguntó si podía proporcionar fotos o cartas que verificaran su amistad con Paddock, Nixon dijo que no podía encontrarlas.

En una de las cartas de Nixon, fechada el 3 de agosto de 2014, respondió a una supuesta pregunta de Paddock sobre cuántas personas mató Nixon mientras estaba desplegado en Vietnam.

“Steve, ¿quieres saber a cuántos hombres maté en la guerra de Vietnam? En realidad, no me gusta hablar de ello porque me pone triste y vienen las pesadillas”, escribió Nixon. “Pero diría que maté a muchos quizá unos 58”.

Ese número coincidió con el número de muertos original, y que siguió por mucho tiempo, en el tiroteo del 1° de octubre de 2017, hasta que la Policía Metropolitana agregó dos muertes más a la masacre, convirtiéndola en 60, después de que Review-Journal reportara que dos personas murieron en 2019 y 2020 por complicaciones de sus heridas de bala.

‘No quería involucrarse’

Nixon dijo que nunca tomó los comentarios de Paddock lo suficientemente en serio como para ponerse en contacto con las autoridades, a pesar de que las cartas sugieren que Paddock le habló sobre el almacenamiento de armas, la búsqueda de grandes locales y la consulta sobre hoteles de gran altura.

Cuando se le preguntó si alguien de las fuerzas del orden había intentado ponerse en contacto con él, Nixon respondió: “No que yo sepa”.

También dijo que no sabía cómo había recibido la Policía Metropolitana sus cartas y que no se puso en contacto con las fuerzas del orden por ellas.

“No quería involucrarme”, dijo Nixon. “Por eso no hablé con el FBI”.

Las cartas fueron publicadas por la Policía Metropolitana en respuesta a una solicitud de registros realizada por el Review-Journal después de que el FBI publicara en marzo un conjunto de documentos en internet -muchos de los cuales estaban bastante tachados- que ofrecían alguna información sobre los últimos días de Paddock.

Entre esos documentos había una copia fotográfica de una carpeta manila que, según las autoridades, contenía copias de 11 cartas que la Policía Metropolitana recibió en diciembre de 2017, según los documentos del FBI.

Los registros del FBI dicen que las cartas “fueron supuestamente encontradas en un edificio de oficinas vacío en Mesquite, Texas” y que no había remitente y la carpeta no tenía sello postal.

Paddock y su familia fueron propietarios de un complejo de apartamentos en Mesquite, Texas, hasta 2012, cuando el complejo fue vendido, también dicen los documentos del FBI.

Algunas secciones de los documentos están muy tachadas, pero parece que el FBI quería “autentificar a (tachado) como el escritor de la carta y determinar si había una relación entre (tachado) y Paddock”.

Si de hecho había una relación entre el escritor de la carta y Paddock, se debería llevar a cabo una investigación sobre lo que Paddock aparentemente le dijo al escritor de la carta sobre un “posible tiroteo”, dicen los documentos.

Tanto la Policía Metropolitana como el FBI declinaron múltiples peticiones de comentarios para esta historia.

Nixon dijo que Paddock era un “tipo normal” que en los últimos años de su supuesta amistad desarrolló problemas mentales. Condenó las acciones de Paddock del 1° de octubre de 2017.

“Le quitó la vida a la gente, tío”, dijo Nixon. “La gente murió sin ninguna razón. No vas solamente disparándole a la gente sin razón. Eso perturbaría a cualquiera”.

LO ÚLTIMO