79°F
weather icon Clear

Salvadoreño asesinado en apartamentos de LV era ‘el tipo más querido’ de la empresa

Actualizado March 29, 2024 - 12:31 pm

Raúl Cardoza, asesinado en un aparente tiroteo al azar el martes, trabajó para la misma empresa de limpieza durante un cuarto de siglo después de emigrar de El Salvador y se convirtió en el “tipo más querido” entre los clientes de la firma desde hace mucho tiempo.

Steve Pieri, jefe de Cardoza en la empresa de limpieza de alfombras, dijo el miércoles que había estado recibiendo llamadas telefónicas de presidentes y jefes ejecutivos que conocieron a Cardoza a lo largo de los años, expresando su pesar y describiéndolo como “muy trabajador, extrovertido, simplemente un muy buen hombre”.

“Sé que todo el mundo dice cosas bonitas de alguien que ha muerto”, dijo Pieri, de 54 años, dueño de Immaculate Restoration and Carpet Care en Las Vegas. “Era una parte integral de nuestro equipo. No salía a buscar clientes, pero los conservaba. Era nuestro hombre más querido”.

Cardoza deja hijas de 18 y 20 años, clientes comerciales y residenciales fijos que le conocían personalmente desde hacía años, y Pieri, que dijo que lo consideraba, a quien fue empleado desde hacía 25 años, “como un miembro de la familia”.

Alrededor de las 4 p.m., la víctima de 41 años estaba dentro de una camioneta blanca de la compañía, listo para revisar la alfombra de una unidad en los Venicia Apartments en la cuadra 3600 de Fort Apache Road, cuando una sospechosa le disparó con una pistola, según el Departamento de Policía Metropolitana.

La sospechosa, identificada posteriormente como Kayla Alery, de 27 años, huyó entonces por la entrada del complejo, pero pronto fue ubicada y arrestada en un vecindario cercano por agentes de patrulla. Cardoza fue declarado muerto más tarde en el University Medical Center.

Los residentes habían reportado haber visto a una persona que no vivía allí y que estaba tratando de abrir las puertas de los autos, aparentemente para robar en ellos, pero comenzó a irse una vez que los trabajadores de mantenimiento la persiguieron, dijo la policía.

“Nuestra sospechosa se acerca rápidamente a la van blanca, saca una pistola y dispara a nuestra víctima, que es el conductor de la van, mientras está sentado en ella”, dijo el teniente de policía Jason Johansson.

No había indicios de que Cardoza y Alery hubieran tenido ninguna interacción antes del tiroteo, que pareció ser “completamente aleatorio”, dijo Johansson.

Alery, una pirómana convicta, se enfrenta a cargos de asesinato abierto, asalto con un arma mortal, ser una persona prohibida en posesión de un arma de fuego, llevar un arma oculta y disparar un arma en una estructura ocupada o vehículo.

La sospechosa no compareció ante el tribunal el jueves para su comparecencia inicial prevista. Su próxima comparecencia será el martes.

“Nunca supo lo que estaba pasando”, dijo Pieri. “Fue solo una de esas malas historias. No tenía ninguna posibilidad. Fue un acto completamente aleatorio”.

Uno de los clientes más antiguos de su empresa es Ovation Development, el dueño y administrador del resort Venicia, para el que la empresa limpia, repara y restaura las alfombras cuando los inquilinos se mudan, dijo Pieri.

Cardoza llegó de El Salvador a Estados Unidos hace aproximadamente 25 años con sus dos hermanos. Su historia era la clásica de un inmigrante que salió adelante trabajando duro, dijo Pieri.

“Aprendió inglés”, dijo. “Hay muchos que no hicieron lo correcto. Él hizo lo correcto”.

Cardoza estaba deseoso de ayudar con trabajos de limpieza gratuitos de la empresa durante la epidemia del COVID-19, como por ejemplo para los vehículos de bomberos y de los de los paramédicos, dijo Pieri.

“Era la personificación de la lealtad”, dijo. “Aparecía todos los días. No se le podía pedir más a alguien”.

Miembros de la familia de Cardoza crearon una página en GoFundMe, que incluía una foto suya, para recaudar fondos para sus gastos funerarios.

LO ÚLTIMO