91°F
weather icon Clear

No habrá cargos contra un hombre por traspasar la cinta policial tras la muerte de su sobrino

No se presentarán cargos contra el tío de un joven de 17 años asesinado que, mientras estaba angustiado, corrió bajo la cinta policial en la escena del crimen y luego fue arrestado y encarcelado durante casi un día entero, dijo el fiscal superior del condado.

El sobrino de Jeremiah Wiggins, Omarion Wilson, recibió un disparo mortal el sábado por la noche durante una fiesta de cumpleaños en una habitación de hotel cerca del Strip.

Wiggins, de 35 años, de Las Vegas, admite que corrió bajo la cinta policial de la escena acordonada porque buscaba encontrar a su hermana, que es la madre de Wilson, y consolarla.

El fiscal de distrito del Condado Clark, Steve Wolfson, dijo que parece que Wiggins “actuó por emoción” y que, aunque tal vez no debería haber reaccionado como lo hizo en la escena, sus acciones eran comprensibles dado que su sobrino acababa de recibir un disparo mortal.

“Hemos denegado el procesamiento de este caso”, dijo Wolfson. “No presentaremos cargos”.

Wiggins había sido arrestado por un delito menor de obstrucción a un agente de policía.

Cuando el Review-Journal le dijo que los fiscales no presentarían cargos, Wiggins se sintió aliviado, pero seguía pensando en su sobrino fallecido.

“No sé qué decir. ¿Qué si estoy agradecido por no haber sido acusado? Mis emociones están solo en una cosa, y eso es todo lo que puedo decir”, dijo Wiggins, añadiendo que estuvo en la cárcel desde poco antes de la 1 a.m. del domingo hasta cerca de las 10 p.m. de esa noche.

Wilson, de North Las Vegas, fue baleado alrededor de las 9:15 p.m. del sábado en una habitación del quinto piso de Platinum Hotel and Spa durante una fiesta de cumpleaños, según la policía. Fue declarado muerto a las 10 a.m. en Sunrise Hospital and Medical Center.

Según un reporte de arresto del Departamento de Policía Metropolitana, los agentes de policía estaban afuera del Platinum, que está en Flamingo Road en Koval Lane, alrededor de las 12:45 a.m. del domingo cuando Wiggins quiso entrar a ver a su hermana, Laquinna Wiggins, de 44 años.

En ese momento, Jeremiah Wiggins sabía que habían disparado a Wilson y que una persona había muerto, pero aún no había recibido confirmación de que Wilson hubiera fallecido. Esperaba contra toda esperanza que su sobrino -al que consideraba como un hijo para él- siguiera vivo.

La policía le dijo a Wiggins de que no podía entrar en el edificio, que solo se permitía la entrada a los huéspedes del hotel, según el reporte.

“En ese momento, el varón se enfureció y corrió por debajo de la cinta policial de la escena del crimen hacia las puertas delanteras de la propiedad”, dice el reporte. “Hubo una breve persecución a pie y el varón fue detenido antes de que pudiera entrar completamente en el edificio”.

El reporte del arresto señaló que Wiggins fue “cooperativo una vez que los agentes lo tomaron bajo custodia”. Por su parte, Wiggins dijo que entiende que los agentes estaban haciendo su trabajo. En las entrevistas, no se mostró desafiante ni enfadado por lo ocurrido. Pero tampoco cree que debían haberlo arrestado.

“¿Creo que estaba justificado que me arrestaran? No”, dijo Wiggins.

En respuesta a las preguntas sobre el arresto, y si era apropiado arrestar y luego encarcelar al tío de un adolescente que acababa de recibir un disparo mortal, la oficina de información pública de la Policía Metropolitana emitió un comunicado.

“Los agentes estaban detrás de la cinta de la escena del crimen y a cargo de la preservación de las pruebas en una investigación activa de homicidio”, dice el comunicado. “Un grupo de individuos se había reunido cerca de la escena y los agentes notaron que un individuo desconocido pasó corriendo la cinta de la escena del crimen sin previo aviso. Debido a sus acciones, el individuo fue puesto bajo custodia y se procedió a su arresto”.

Cuando estaba en la cárcel, Wiggins recibió por teléfono la confirmación de su novia de que Wilson había muerto.

En una vigilia por Wilson el miércoles en el campo de fútbol americano de North Las Vegas High School Legacy, donde Wilson era un estudiante de último año, Wiggins dijo que le costó mucho procesar la muerte de su sobrino mientras estaba en el Centro de Detención del Condado Clark.

“Tuve muchas crisis nerviosas”, dijo Wiggins.

LO ÚLTIMO