76°F
weather icon Clear

‘No creo que esté vivo’: llamadas al 911 detallan el atropellamiento del ciclista

Actualizado September 28, 2023 - 12:46 pm

La policía de Las Vegas publicó el martes las llamadas al 911 que detallan la caótica mañana en que dos adolescentes, acusados de conducir a toda velocidad por el noroeste del valle de Las Vegas, atropellaron a un jefe de policía retirado que paseaba en bicicleta antes de huir de la escena.

“Hubo un atropellamiento y fuga y este señor, no creo que esté vivo, lo estoy viendo”, dijo una de las múltiples llamadas al 911 a un operador después de que Andreas Probst fuera atropellado mientras conducía su bicicleta en Tenaya Way cerca de Centennial Parkway.

Una notificación recibida por los operadores parecía provenir del Apple Watch de Probst, que envió un mensaje automático de que el usuario del reloj había “sufrido una fuerte caída.” Se podían escuchar voces fuertes y apagadas en el fondo de la llamada realizada por el reloj, incluidos testigos que gritaban: “No lo toques”.

Los dos adolescentes acusados del atropellamiento, Jesús Ayala, de 18 años, y Jzamir Keys, de 16, fueron acusados formalmente el lunes de asesinato, lesiones e intento de asesinato en relación con la serie de crímenes que incluyeron el asesinato de Probst el 14 de agosto.

Ambos comparecieron el martes en audiencias separadas.

Aunque los fiscales dijeron que estaban preparados para presentar argumentos sobre la situación de la custodia de Ayala y Keys el martes, los abogados defensores de ambos acusados se reservaron el derecho de celebrar una audiencia de libertad bajo fianza en una fecha posterior.

“Desde luego, tengo la intención de pedir que no haya fianza”, dijo el fiscal adjunto jefe del distrito, John Giordani, durante la comparecencia de Keys ante el tribunal, y añadió que llamará a declarar a un testigo para una futura audiencia sobre la fianza.

Mientras tanto, ambos seguirán detenidos en el Centro de Detención del Condado Clark sin derecho a fianza.

El defensor Público Adjunto David Westbrook, que representa a Ayala, y el abogado Dan Hill, que ha sido contratado por la familia de Keys, declinaron hacer comentarios sobre los casos el martes por la mañana.

Ayala, que tenía 17 años en el momento del atropello, está acusado de conducir un Hyundai Elantra robado y golpear intencionalmente a Probst mientras paseaba en bicicleta alrededor de las 6 a.m. del 14 de agosto. Keys filmó un inquietante video de los dos riéndose y planeando atropellar a Probst, según un reporte de arresto del Departamento de Policía Metropolitana.

También se acusa a los dos de grabarse a sí mismos golpeando intencionalmente a otro ciclista alrededor de las 5:30 a.m., y de golpear otro vehículo minutos antes de embestir a Probst, según el reporte.

‘Podría haberme matado’

El primer ciclista, un hombre de 72 años, fue atropellado a unas cuatro millas de donde murió Probst, según el reporte. Sufrió lesiones que no se consideran potencialmente mortales, según la policía.

En las grabaciones de las llamadas al 911, se escucha al hombre llamar a los operadores y relatar tranquilamente que fue atropellado por el auto. Cuando se le pregunta qué ocurrió con el vehículo, el hombre dice que “se dio a la fuga”, dejando una defensa tirada en el suelo del lugar de los hechos.

“Podría haberme matado”, le dijo el hombre a la operadora, añadiendo después que creía que el auto lo había golpeado a propósito.

Varios testigos llamaron al 911 tras ver cómo el Hyundai robado chocaba contra Probst esa misma mañana. Una de las personas que llamó dijo haber visto un auto alejarse a toda velocidad del lugar con el parabrisas roto y “destrozado”.

A las 7.30 a.m., varias personas empezaron a reportar un auto dañado y abandonado en la carretera cerca de Fong Elementary School, a unas siete millas al sur de donde Probst fue asesinado.

Al hablar con los reporteros el martes, el alguacil del Condado Clark, Kevin McMahill, dijo que la policía cree que los adolescentes robaron hasta cuatro vehículos relacionados con los choques.

Cuestión de la pena de muerte

A las audiencias del martes también asistieron el fiscal de distrito del Condado Clark, Steve Wolfson, y la viuda y la hija de Probst. Wolfson dijo que la familia de Probst planea seguir participando en los procedimientos judiciales con los fiscales.

“Son buenas personas”, dijo. “Querían a su esposo y padre, por eso asisten a todas las comparecencias ante el tribunal”.

Wolfson dijo a los reporteros que era “demasiado pronto” para hablar de si los fiscales solicitarán la pena de muerte, pero que “probablemente no” haya forma de aplicar la pena capital contra los acusados debido a su edad.

En 2005, el Tribunal Supremo de Estados Unidos reglamentó que es inconstitucional condenar a muerte a una persona por un delito cometido cuando era menor de 18 años. La ley del estado de Nevada también impide que se imponga la pena de muerte o una condena a cadena perpetua sin libertad condicional a alguien que cometió un delito siendo menor de edad.

“Si no son elegibles para la pena de muerte, entonces no la solicitaremos”, dijo Wolfson el martes.

Cuando el caso de Ayala pasó del sistema de justicia de menores al tribunal de adultos, se le imputaron 18 cargos diferentes. Pero el lunes los fiscales le acusaron formalmente de siete cargos: asesinato con arma mortal, agresión con arma mortal, intento de asesinato con arma mortal, no detenerse en la escena de un accidente con resultado de muerte, abandono de la escena de un accidente, posesión de un vehículo robado y posesión de herramientas para robar.

Wolfson dijo que no había “pruebas suficientes” para la larga lista de cargos, pero que podrían presentarse contra Ayala en el futuro.

El martes, los acusados comparecieron ante jueces diferentes, aunque Wolfson dijo que estaba “extremadamente confiado” en que los casos contra cada adolescente se unirían en un “futuro próximo”.

La jueza de paz Ann Zimmerman programó una audiencia preliminar para Ayala el 10 de octubre. Keys renunció a su derecho a una audiencia preliminar rápida durante su comparecencia ante el juez de paz Joseph Sciscento, que fijó la audiencia para el 8 de noviembre.

LO ÚLTIMO