66°F
weather icon Clear

Niñera condenada a prisión por el asesinato de un niño de cinco años

Una mujer de 23 años fue condenada el miércoles a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional por matar a un niño de cinco años al que cuidaba.

Lauren Courtney se declaró culpable en octubre de asesinato en primer grado por la muerte de Ryan Peralto. El niño murió en el University Medical Center el 12 de marzo de 2021, a causa de heridas contusas en la cabeza, el pecho y el abdomen, un día después de que unas imágenes de vigilancia mostraran a Courtney pateando y golpeando al niño, según el reporte de su arresto.

La fiscal adjunta jefe del distrito, Michelle Jobe, dijo que el video mostraba a Courtney golpeando al niño durante un lapso de 26 minutos, y luego esperando una hora y media para llamar a los padres de Ryan. La grabación, que el padre de Ryan encontró tras ser llamado a la casa, mostraba a Courtney dando patadas al niño en la cabeza, según el reporte.

Courtney llamó al padre de Ryan cuando el niño empezó a vomitar sangre, según el reporte. Los médicos del hospital dijeron que el niño tenía fractura de cráneo, hemorragia cerebral, fractura de bazo y daños en el hígado, el páncreas y los intestinos.

El padre de Ryan había instalado las cámaras de seguridad que captaron la paliza después de que su hija dijera que Courtney había herido a Ryan, según el reporttero.

“No sé si habríamos sido capaces de encontrar 14 miembros del jurado que pudieran ver ese video”, dijo la juez de distrito Jacqueline Bluth durante la audiencia de sentencia de Courtney el miércoles.

Bluth dijo que no tenía “ninguna duda” de que, si el caso hubiera ido a juicio, un jurado habría condenado a Courtney a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional tras ver el video. El miércoles, los abogados defensores abogaron por que Courtney recibiera entre 20 y 50 años de prisión, mientras que los fiscales pidieron cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional.

La juez condenó a Courtney a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional al cabo de 20 años.

“Esta acusada no tuvo piedad de este niño de cinco años”, dijo Jobe. “Absolutamente ninguna piedad”.

Al principio, Courtney negó haberle pegado a Ryan, pero finalmente admitió que se había enfadado con el niño después de que este se orinara en los pantalones, según el reporte. Dijo a la policía que había empujado a Ryan por frustración, pero afirmó que pudo haberse “desvanecido”, citando por problemas de salud mental.

El miércoles, Jobe dijo que los abogados defensores de Courtney escribieron en un memorando de sentencia, que se presentó bajo sello, que un médico consideró que Courtney pudo haber estado sonámbula. Jobe dijo que ese argumento era una “excusa” y explicó al juez que el médico que había hecho el reporte no era un experto en sonambulismo.

La defensora pública adjunta, Kathleen Hamers, le dijo a la juez que el reporte del médico era el intento de la defensa de “intentar averiguar cómo empezó todo esto y cómo sucedió”.

Hamers dijo que el memorando de sentencia también incluía información sobre los daños cerebrales sufridos por Courtney.

“No creo que esto hubiera ocurrido si su cerebro hubiera funcionado normalmente”, dijo Hamers.

Courtney, que permaneció en silencio durante el proceso, leyó una declaración escrita a la juez durante la audiencia. Mientras le temblaba la voz, Courtney dijo que asumía “absolutamente toda la responsabilidad” por la muerte de Ryan.

“Decir que lo siento o que pido disculpas no me parece suficiente”, dijo.

Jobe dijo a la juez que la madre de Ryan había estado siguiendo el caso, pero no asistió a la audiencia porque no quería revivir los detalles del asesinato de Ryan. El fiscal leyó una declaración escrita por el padre de Ryan antes de que Bluth condenara a Courtney.

El padre de Ryan escribió que su hija, que solo tenía dos años más que Ryan, sigue llorando la muerte de su hermano. Escribió que Courtney debería ser enviada a prisión por el resto de su vida, para que “no vuelva a hacerle daño a nadie”.

“Cuando jugaban juntos y se hacían sonreír, esas sonrisas no tenían precio”, dijo Jobe, leyendo su declaración. “Los momentos que compartían juntas eran más preciosos que el mundo, y Lauren se los llevó”.

LO ÚLTIMO