64°F
weather icon Clear

‘Mucha gente lo quería’: Familia y amigos lloran la muerte de entrenador y luchador de Muay Thai

Actualizado February 13, 2023 - 2:57 pm

La gran sonrisa y el aspecto de niño de Anthony Castrejón le valieron el apodo de “Pretty Boy”. Su especialidad eran las patadas en la cabeza.

“Tenía más nocauts por patadas en la cabeza que nadie que yo conociera personalmente”, dice Steve Cantwell, exluchador de la UFC y campeón mundial de peso semipesado de World Extreme Cagefighting, que conoció a Castrejón a principios de la década de 2000, cuando este empezó a acudir al gimnasio One Kick’s Gym de Las Vegas.

El martes, Cantwell se encontraba entre los amigos y familiares que lloraban la muerte de Castrejón a los 31 años y trataban de dar sentido a la repentina e impactante pérdida.

“Era nuestro bebé. Era uno de los nuestros y no lo habría cambiado por nada del mundo, por nadie. Lo quería”, afirma Navia González, que, junto con su esposo, Alex González, recibió a Castrejón en su casa después de que su madre muriera de cáncer cuando él era adolescente. Su padre murió hace unos siete u ocho años.

Tras lo que parece haber sido una disputa, según un reporte de arresto, un hombre presuntamente atacó a Castrejón con un tubo de metal en North Las Vegas justo antes de las 7:45 p.m. del viernes.

El ataque dejó a Cantrejón tendido en la acera de East Owens Avenue y Civic Center Drive, sangrando por la cabeza y las orejas mientras una mujer le aplicaba presión en la herida con un suéter.

Castrejón fue trasladado al University Medical Center en estado crítico. Rodeado de sus seres queridos, falleció el lunes.

Según los reportes de arresto del Departamento de Policía de North Las Vegas (NVLPD), que fueron publicados por el Tribunal de Justicia de North Las Vegas, pero bastante tachados, ocurrió una disputa posiblemente involucrando a la víctima antes de que fuera golpeado en la cabeza.

“La investigación dirigida por la Oficina de Detectives de NLVPD indicó que se había producido algún tipo de altercado físico que resultó en que la víctima sufriera lesiones en la cabeza”, escribió el martes un correo electrónico del agente Brian Thomas, agente de información pública del Departamento de Policía de North Las Vegas.

“La otra persona involucrada en ese altercado huyó de la escena antes de que llegara la policía”.

Arrestos

Dos hombres fueron arrestados en relación con la muerte.

Miguel Rosas-González, de 19 años, y José Rosas-González, de 23, fueron puestos bajo custodia, dijo la policía.

Miguel Rosas-González se enfrenta a cargos de agresión con arma mortal con resultado de lesiones corporales graves y hurto mayor de arma de fuego, según la policía. José Rosas-González se enfrenta a cargos de sospecha de complicidad en agresión con arma mortal con resultado de lesiones corporales graves y de complicidad en hurto mayor de un arma de fuego.

En One Kick’s Gym, cerca de Sunset y South Pecos, la familia de Castrejón y amigos de la comunidad del gimnasio hablaron con cariño el martes del chico del lado este de Las Vegas que entró por primera vez en el gimnasio con un grupo de chicos a principios de la década de 2000 para ver el lugar cuando estaba en la zona de Stewart Avenue y North Las Vegas Boulevard.

“Hice que todos entraran y él era el único con talento”, cuenta el dueño del gimnasio, Nick Blomgren. Castrejón tenía entonces 11 años.

Blomgren, de 59 años, dice que le dijo a Castrejón que los niños eran unos rufianes, pero que él tenía talento y debía hacer algo con él. El joven Castrejón desapareció durante un tiempo, pero luego volvió al gimnasio y le dijo a Blomgren que quería apuntarse, pero que no tenía dinero. Blomgren le dijo que podía entrenar en el gimnasio si no se metía en problemas.

Un año después, según Blomgren, Castrejón empezó a competir. En sus primeros combates amateur, Castrejón acumuló “como nueve nocauts consecutivos” por patadas en la cabeza, recuerda Blomgren. Al final, su récord como aficionado fue de “unas 17 victorias y dos derrotas”, dijo Blomgren.

Castrejón se dedicó entonces a la lucha profesional, compitiendo para varias promociones, entre ellas Lion Fight, una empresa de Muay Thai con sede en Las Vegas. Hace varios años, Castrejón abandonó la lucha profesional para centrarse en la enseñanza del Muay Thai en el gimnasio One Kick’s Gym, al mismo tiempo que trabajaba de noche como vigilante de seguridad.

Blomgren dijo que todo el calvario ha sido “devastador” y que los atletas del gimnasio están conmocionados y dolidos.

Scotty Leffler, de 46 años, también luchador de Muay Thai, era amigo íntimo de Castrejón.

“Quise al chico desde el primer momento”, dijo Leffler.

Los hijos biológicos de Navia González, Samantha Smith, de 30 años, que dijo que Castrejón era su mejor amigo; Florencia González, de 25; Lieve Carroll, de 32; y Alex González, Jr. de 23, eran como hermanos para Castrejón. Pero los chicos del vecindario Erica y David Washington también eran como hermanos para Anthony, dijo Navia González.

“Era increíble. Era gracioso. Siempre estaba contento. Siempre veía lo bueno en la gente. Amaba a su familia. Y amaba a su familia en el gimnasio”, dijo Samantha Smith.

Castrejón también tenía tres hermanos biológicos, Alex, Paul y Miguel, así como un hermanastro, Gus.

“Anthony tenía un montón de gente que lo quería”, dijo Navia González, recordando la multitud de personas que vinieron a visitar a Castrejón en el hospital.

“Creo que le quitaron la vida demasiado pronto porque tenía mucho que dar”.

LO ÚLTIMO