92°F
weather icon Clear

‘Me niego a verle la cara’, dice madre de víctima sobre conductor que mató a su hija

Actualizado March 4, 2024 - 7:21 pm

El mero hecho de estar en la sala del tribunal con el conductor que mató a Shyayn Bass, de 22 años, horrorizó tanto a su afligida madre, que nombró a su hermana –tía de la víctima– para hablar en su nombre durante la audiencia de sentencia del hombre.

“Su cara solo lo empeoraría”, dijo Judy Anderson mientras sollozaba y se esforzaba por leer la declaración de impacto de la víctima de Alice Von Oy el jueves por la mañana. “Me niego a verle la cara”.

Von Oy se refería a Ali Gonzalo Brandy Aponte, a quien el juez de distrito Eric Johnson ordenó que cumpliera una condena de entre seis y 20 años en una prisión de Nevada después de que se declarara culpable de un delito grave de conducción bajo los efectos del alcohol con resultado de muerte.

La petición de Anderson de una sentencia más larga fue secundada por el primo, el abuelo y el padre de Bass, quienes también se dirigieron a Johnson y a Brandy Aponte, de 50 años, antes de la decisión del juez.

‘Un alma muy bella’

Bass era una escritora ambiciosa y prometedora, que brillaba con luz propia y era adorada por sus seres queridos y por todos aquellos con los que entablaba amistad sin esfuerzo, según su familia. Estaba a punto de empezar a trabajar en el Distrito de Bibliotecas del Condado Las Vegas-Clark y se preparaba para trasladarse a la Ciudad de Nueva York para proseguir su carrera de escritora.

“Era un alma muy bella”, dijo su prima, Vanessa Bass, con los ojos llenos de lágrimas. “Todos los que la conocieron están de acuerdo”.

Shyayn Bass se dirigía a reunirse con un amigo la noche del 2 de diciembre cuando se produjo la tragedia en Dean Martin Drive, junto a la Interestatal 15, cerca del Strip.

Brandy Aponte y su hijo habían salido de una fiesta de Navidad en una minivan, que conducía el padre. Brandy Aponte aceleró y adelantó carros de forma temeraria antes de desviarse hacia el tráfico en sentido contrario y chocar de frente contra el vehículo de Shyayn Bass, según informó la policía de Las Vegas.

Los bomberos tuvieron que extraerla antes de trasladarla a toda prisa al University Medical Center, donde los médicos la mantuvieron con vida el tiempo suficiente para que sus seres queridos le dieran el último adiós y para que ella diera vida a otras personas.

Dwight Bass Jr. dijo que los órganos de su hija ayudaron a una niña de cuatro años y a tres mujeres de 29, 33 y 72 años.

Tras la audiencia, acarició un collar que contenía el anillo de la nariz de su hija: “El que no me gustaba, ahora es mío”, declaró al Las Vegas Review-Journal.

“Todavía tengo su guitarra; todavía tengo sus botas vaqueras”, añadió.

Shyayn Bass era una oriunda de Las Vegas de tercera generación que se graduó en la Northwest Technical Academy, donde, según su padre, apareció tanto en los programas de televisión de su escuela que “pensé que iba a ser actriz”.

Recientemente había adoptado dos gatitos a los que rebautizó como Lux Interior y Poison Ivy, de la banda de rock The Cramp. El año pasado escribió un libro titulado “Lex’s Halloween”, sobre un gatito negro que odia ese día porque lo consideraría de mala suerte. Su familia encontró dos mochilas llenas de cuadernos con contenido para su próximo libro, que pretenden publicar en algún momento.

Su carro destrozado incluía una nota de agradecimiento al refugio de animales, que, según su padre, planea homenajear su libro cada Halloween.

‘Devastaste, devastaste mi vida’

El estoico padre, que llevaba dos retratos enmarcados de su sonriente hija, se estuvo enjugando las lágrimas durante toda la audiencia, al igual que sus seres queridos, que sollozaban en la sala del tribunal.

Destacó su calamitosa pérdida y luego se dirigió a Brandy Aponte, que momentos antes había pedido perdón a la familia, reconociendo que su acto tuvo consecuencias irreparables. Brandy Aponte dijo que en adelante quería ayudar a los demás, incluidos sus compañeros de celda, y honrar a la víctima y a su propia familia.

“Quiero que sepas que devastaste, devastaste mi vida para el resto de mi vida, mi familia, sus amigos”, dijo Bass Jr. a Brandy Aponte. “No tienes ni idea, Shyayn era una mujer muy hermosa por dentro y por fuera, y tenía un futuro, iba a hacer su futura carrera. Y tú acabaste con ella en un acto egoísta”.

Señalando que Brandy Aponte fue encontrada con casi tres veces el nivel de alcohol en sangre permitido para conducir legalmente, Dwight Bass añadió: “Espero que vivas eso el resto de tu vida, porque yo tengo que hacerlo”.

‘No hay excusa para lo ocurrido’

Su padre, Dwight Bass Sr., dijo al tribunal que cualquier pena de prisión sería solo una fracción de la cadena perpetua de su nieta.

“No hubo excusa para lo que pasó”, dijo el mayor de los Bass. “Ella nunca lo vio venir; no tuvo ninguna oportunidad”.

Su funeral en enero tuvo lugar un día después de lo que habría sido su 23 cumpleaños, dijo su padre.

Aunque el juez dijo a Brandy Aponte que escuchó más remordimiento en la voz de la intérprete al español del acusado, afirmó que su historial delictivo, previamente limpio, y el hecho de que acelerara el caso declarándose culpable poco después de su arresto probablemente le ayudaron a evitar una sentencia mayor.

Bass Jr. dijo después de la audiencia que la familia no estaba satisfecha con el hecho de que Brandy Aponte tuviera la oportunidad de salir en libertad condicional dentro de seis años, mientras que su hija se había ido para siempre.

“Me gustaría que nuestro sistema judicial fuera más duro con los delincuentes que se ponen al volante y matan a alguien”, dijo. “Parece que la víctima sufre más que el delincuente, y no está bien. No es justo”.

LO ÚLTIMO