67°F
weather icon Clear

¿Las mayores amenazas de E.U.? El principal defensor de la nación habla de los peligros

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo el miércoles que las mayores amenazas a la seguridad de Estados Unidos son los terroristas domésticos, China y el contrabando de fentanilo.

El secretario también dijo que el sistema de inmigración de Estados Unidos está “roto” y defendió la política fronteriza de la administración Biden como “una estrategia de desarrollo de vías legales para que las personas lleguen a Estados Unidos cuando cumplan los requisitos para llegar a Estados Unidos de una manera segura y ordenada”.

Mayorkas concedió una breve entrevista tras su intervención en el hotel Mandalay Bay antes de la Conferencia Internacional sobre Lucha Antiterrorista, copatrocinada por el Departamento de Policía Metropolitana y la asociación sin fines de lucro Leadership in Counter Terrorism Alumni Association, con sede en Virginia.

Mayorkas, cuyo departamento se creó en 2003 a raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre, ha dicho en el pasado que el origen de las amenazas a la patria ha cambiado radicalmente desde entonces.

Para Mayorkas, ya no se trata tanto de terroristas extranjeros como de los de cosecha local, que incluyen desde personas en suelo estadounidense inspiradas por extranjeros radicalizados hasta pequeñas células de individuos estimulados a la violencia basada en ideologías extremas como la supremacía blanca, el antisemitismo y las actitudes antigubernamentales.

“He venido aquí a Las Vegas para hablarle a las fuerzas del orden y a otros organismos nacionales e internacionales sobre la amenaza del terrorismo y de la violencia selectiva, y en lo que respecta al terrorismo, la amenaza más importante a la que nos enfrentamos ahora es la de los extremistas violentos internos”, declaró el secretario.

“Individuos atraídos por la violencia debido a una ideología de odio, falsa narrativa, puntos de vista antigubernamentales, agravios personales y similares”, dijo.

Contrabando de drogas

El siguiente problema importante es el contrabando en el país del potente opiáceo sintético fentanilo, “que está matando a decenas de miles de estadounidenses cada año”, dijo.

Luego están los estados-nación extranjeros “que buscan hacernos daño: la República Popular China, Rusia, Corea del Norte e Irán”.

China, en particular, exporta sustancias químicas que sirven de ingredientes para el fentanilo, que con frecuencia causa sobredosis mortales cuando se ingiere solo en cantidades minúsculas.

“Estamos profundamente preocupados por el envío (por parte de la República Popular China) de precursores químicos, así como de equipos utilizados para fabricar fentanilo a otros países, a México y luego el producto terminado es traído a través de los puertos de entrada predominantemente”.

Más del 90 por ciento del fentanilo con el que se trafica en Estados Unidos llega a través de los puertos de entrada -por donde las personas pueden entrar legalmente en un país-, incluidos los situados a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Creo que los datos muestran que aproximadamente el 70 por ciento o más de las personas arrestadas introduciendo fentanilo de contrabando en este país son ciudadanos estadounidenses”, afirmó.

Problemas fronterizos

Cuando fue preguntado por el aumento de miles de migrantes en la frontera con México desde hace años, unido a la expiración el mes pasado de las restricciones del Título 42 a los cruces para evitar la propagación del COVID-19, Mayorkas dijo que se necesitan reformas profundas a través de nuevas leyes del Congreso.

“El reto de la migración es un reto desde hace mucho tiempo”, dijo. “La cuestión fundamental es que nos enfrentamos a un sistema de inmigración en este país que está roto”.

“Y hay unanimidad al respecto y necesitamos legislación. Nos enfrentamos a un sistema que no se ha actualizado desde los años noventa. Ese es nuestro reto más fundamental”.

Señaló el cambio de política que anunció el 11 de mayo, pasando del Título 42 a la aplicación de las medidas de inmigración del Título 8 que, según el sitio web de seguridad nacional, “procesarían y expulsarían de forma expeditiva a las personas que lleguen a la frontera de Estados Unidos de forma ilegal y no tengan una base legal para permanecer en el país”.

Aquellos que no tengan autorización o una vía legal para cruzar la frontera o el punto de entrada “se presumirá que no reúnen los requisitos para el asilo, a falta de una excepción aplicable” y, si son expulsados, se les prohibirá volver a entrar en el país durante al menos cinco años y podrán ser procesados penalmente si vuelven a intentarlo, señala la política.

“Hemos puesto en marcha una estrategia de desarrollo de vías legales para que las personas lleguen a Estados Unidos cuando reúnan los requisitos para hacerlo de forma segura y ordenada”, dijo.

“Y estamos aplicando una consecuencia para quienes no aprovechen esas vías legales, y esa estrategia está resultando eficaz”.

Mayorkas mencionó su apoyo a las políticas de inmigración del presidente Biden, como “reforzar nuestra seguridad fronteriza” y “una vía a la ciudadanía para los millones de indocumentados que han estado contribuyendo a nuestro país”.

Sobre si le preocupan las peticiones de destitución por parte de algunos republicanos de la Cámara de Representantes, dijo que sigue confiando en sí mismo y centrado en su trabajo.

“Hay mucho trabajo por hacer”, dijo. “Estoy increíblemente orgulloso de apoyar a las 260 mil personas del Departamento de Seguridad Nacional y seguiré apoyándolas”.

LO ÚLTIMO