70°F
weather icon Clear

‘Increíblemente aterrador’: las víctimas de acoso relatan su miedo y sus dificultades legales

Katie Lafetra se separó de su novio de casi tres años porque querían cosas distintas de la relación. Fue una ruptura amistosa, dice, pero a las pocas semanas Lafetra temía por su vida.

“Poco después de romper con él, empezó a aparecer en mi apartamento sin avisar”, dijo Lafetra. “Lo veía conduciendo por mi edificio que tiene reja”.

Lafetra dijo que él puso un rastreador en su auto, que ella descubrió después de contratar a un investigador privado, y su exnovio, de 50 años, la seguía por la ciudad. Un día terminó de escalar y se encontró las llantas de su auto rajadas.

Lafetra, de 36 años, se había convertido en una de los millones de personas a escala nacional, y cientos a escala local, que, según las autoridades, reportan haber sido víctimas de acoso.

Se mudó a una nueva casa en enero y, en menos de dos semanas, una roca atravesó la ventana de su dormitorio, dejándola cubierta de cristales, según dijo, y alguien había pintado con spray un adjetivo en la puerta de su garaje.

“Ahora sí que estaba empezando a asustarme”, dijo. “Nunca había mostrado una violencia y agresividad manifiestas como esta”.

Lafetra intentó sin éxito conseguir una orden de protección temporal. Llamó al Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) la noche que lanzaron la piedra y presentó un reporte, pero un detective le dijo que sin video de su ex lanzando la piedra, no seguiría con el caso.

Los registros de la Policía Metropolitana muestran que el departamento tomó 577 reportes el año pasado por acecho agravado que involucra un crimen de odio, acoso en contra de una orden de protección y acoso a través de internet. Ese mismo año se arrestó a 97 sospechosos de acoso.

Lafetra se puso en contacto con Ashton Packe, investigador privado fundador de Vanguard Intelligence Group. Packe dijo que ha trabajado en docenas de casos de acoso como investigador privado y durante sus 20 años de carrera como agente de la Policía Metropolitana.

Packe dijo que el exnovio de Lafetra contrató a un abogado y ahora es objeto de una investigación penal abierta por posibles cargos de acoso con agravantes. Los detalles sobre su abogado y los posibles cargos no estaban disponibles de inmediato.

“El acoso, a fin de cuentas, tiene que ver con el poder y el control y la capacidad de alguien en lo que es su lamentable vida para mantener el control sobre su víctima”, dijo Packe. “Es la idea de que puedo meterme implacablemente contigo y hacer todas estas cosas y no hay nada que puedas hacer al respecto”.

Embarazada y asustada

Liz Ortenburger, directora ejecutiva de SafeNest, un refugio para víctimas de violencia doméstica, dijo que la mayoría de los casos de acoso que ve implican a ex que quieren exhibir control.

“Tenemos que enfocarnos en la motivación del acosador”, afirma. “Es poder, miedo y control. Disfrutan de ello”. Los sobrevivientes en esta situación son espectadores inocentes del deseo de otra persona de tener poder, controlar tus emociones e infundirte miedo”.

Ortenburger dijo que su prioridad cuando las víctimas acuden a SafeNest es llevar a la víctima a un lugar seguro y explorar posibles vías legales.

“Es una situación increíblemente aterradora y también increíblemente difícil de probar”, dijo.

Jennifer Peterson se enfrentó a un año de acoso por internet antes de ponerse en contacto con Packe. Su acosador, dijo Packe, es ahora también objeto de una investigación criminal.

Peterson estaba embarazada de siete meses en agosto de 2021 cuando una cuenta anónima comenzó a enviarle mensajes en Instagram afirmando que su esposo la engañaba, que tenían pruebas que dejarían en su dirección y que debía abortar a su bebé.

“No me sentía segura estando sola en casa por la noche”, dijo Peterson.

Más tarde descubriría que la persona que la acosaba salía con una amiga de su esposo. La mujer le envió mensajes de texto a Peterson e hizo cuatro cuentas en Instagram amenazando con matar a su bebé y diciéndole cosas odiosas sobre su matrimonio, su cuerpo y su hijo.

“Este es el tipo de comportamiento que planta semillas de dudas y causa el divorcio”, dijo Peterson, señalando que estaba segura de que su esposo no la había engañado. “Este es el tipo de comportamiento que empuja a una mujer en depresión posparto más dentro de ella y potencialmente hacia el suicidio”.

El matrimonio de Peterson no se vio afectado, dijo, pero sí sufrió un posparto “complicado” con hemorragias de larga duración, todo ello mientras recibía mensajes de odio en su cuenta de Instagram.

Según los datos más recientes del Departamento de Justicia, aproximadamente 3.4 millones de personas de 16 años o más fueron acosadas en todo el país en 2019. Alrededor del 29 por ciento reportó el delito a la policía, a pesar de que el 67 por ciento temía ser lastimado o asesinado.

El Departamento de Justicia define el acoso como una conducta dirigida que haría que alguien temiera por su vida. El acoso es una escalada del hostigamiento, dijeron las autoridades federales, que son palabras o acciones repetidas para molestar a alguien.

Quejas no escuchadas

Peterson solicitó tres veces órdenes de protección temporales en otoño, pero las tres fueron negadas, porque el tribunal dijo que no tenía suficiente información sobre la mujer las dos primeras veces, y una tercera porque habían pasado cuatro meses desde la última vez que escuchó a la sospechosa. Ambas mujeres son estudiantes de la UNLV, por lo que Peterson presentó una denuncia ante la Oficina de Conducta Estudiantil en diciembre.

Un portavoz de la UNLV dijo que la estudiante ya no estaba tomando clases en la universidad, y se negó a proporcionar más detalles.

“Tuvo que ser entrevistada por el FBI, lo cual es intimidante, pero si no hay consecuencias reales, solo va a hacer esto a otra persona”, dijo Peterson. “Puede que no tengan el sistema de apoyo que yo tengo o los recursos que yo tengo. Siento que es mi deber proteger a la siguiente persona”.

Mientras la mujer enviaba mensajes de odio a Peterson, Brittany Bennett dijo que la misma mujer amenazó con matar a su hijo de nueve años, enviándole mensajes desde el mismo número.

Bennett había salido con el actual novio de la mujer durante unos seis meses.

“Ella me llamaba y yo contestaba, pero no hablaba”, dijo Bennett. “Los mensajes de texto se volvieron cada vez más agresivos en el lapso de dos horas. Mencionó mi dirección tres veces diferentes y dijo: ‘Tengo armas. Puedo ir y enseñártelas a ti y a tu hijo’”

Se lo contó a su exnovio, que se enfrentó a la mujer y rompió con ella. Pero Bennett dijo que sintió que un detective de la Policía Metropolitana no la tomó en serio cuando reportó las amenazas.

“En un momento dado me dijo que la Policía Metropolitana tenía cosas más importantes que hacer y que esto no era importante y que no haría nada”, dijo Bennett. “Estaba enfurecida. Alguien me estaba diciendo mi dirección, los nombres de los miembros de mi familia y que iban a venir a mi casa con una pistola”.

Funcionarios de la Policía Metropolitana dijeron en un comunicado el jueves que cualquier persona que sintió que un agente no hizo su debida diligencia puede reportar el caso a la Oficina de Asuntos Internos.

“LVMPD toma en serio cada reporte criminal y tomará todas las medidas posibles para identificar al sospechoso o sospechosos relacionados con un crimen”, decía el comunicado. “En ciertos casos, un sospechoso no puede ser identificado o ubicado en base a la información proporcionada o la evidencia que se ha presentado”.

Packe dijo que las personas que crean ser víctimas de acoso deben llevar un registro en papel con las fechas, horas y circunstancias en las que creen que están siendo acosadas, vigiladas o hostigadas. También deben hacer un registro en internet, que pueden enviar por correo electrónico a las autoridades. Por último, les pidió a las víctimas romper su rutina.

“Nos encanta levantarnos a la misma hora todos los días, servirnos la misma taza de café y salir de casa”, dijo Packe. “Este es el momento en el que no puedes ser rutinario. Tienes que cambiar tus movimientos y ser hipersituacionalmente consciente”.

LO ÚLTIMO