57°F
weather icon Windy

Hombre que mató a tres personas en un famoso accidente de Henderson, es condenado de nuevo por DUI

Un hombre que fue condenado como menor de edad en el 2003 en Henderson por un accidente de alto perfil por conducción bajo la influencia de sustancias (DUI) y en el que murieron sus tres amigos adolescentes, fue condenado por un accidente de DUI de nuevo el mes pasado en Las Vegas.

Sean Larimer, que fue declarado culpable de delito menor por DUI en el Tribunal de Justicia el 28 de diciembre, fue sentenciado a 30 días de cárcel suspendida, obligado a asistir a la escuela de tránsito de DUI y asistir a un panel de impacto de la víctima, a servir 46 horas de servicio comunitario y dos días en la cárcel con dos días de crédito servido, según los registros judiciales.

El juez también lo obligó a someterse a una evaluación de consumo de alcohol, tener un dispositivo de bloqueo de encendido en su vehículo -para evitar que conduzca si consume alcohol- durante 185 días y pagar 685 dólares en concepto de tasas judiciales. Si es arrestado de nuevo por DUI o multado por conducir con la licencia suspendida o revocada durante el proceso, podría ser condenado a 180 días de cárcel, según los registros judiciales.

Larimer debe volver al tribunal el jueves para una comprobación de su progreso, según los registros judiciales.

Sus anteriores problemas judiciales, que comenzaron con su arresto tras un accidente mortal en noviembre de 2003 y se prolongaron hasta 2004, suscitaron un gran debate en el valle de Las Vegas sobre la forma en que el sistema judicial trataba los delitos graves cometidos por menores frente a los cometidos por adultos, según los artículos publicados en el Las Vegas Review-Journal en aquel momento.

El 10 de noviembre de 2003, Larimer, que entonces tenía 15 años, y sus amigos Travis Dunning, Josh Perry, Kyle Poff y Cody Fredericks, todos ellos también de 15 años y, al igual que Larimer, eran de Henderson, consiguieron 30 envases de cerveza comprados en una tienda 7-Eleven por Pierre Boujon, que tenía 20 años.

Más tarde, Larimer condujo su vehículo a 80 mph en una zona de 25 mph en Silver Springs Parkway y chocó contra un muro en un vecindario de Henderson, matando a Dunning, Perry y Poff e hiriendo a Fredericks.

La tasa de alcoholemia de Larimer era del 0.19 por ciento, más del doble de la tasa considerada legal en Nevada.

Inicialmente, los fiscales del Condado Clark, dirigidos por el entonces fiscal David Roger, intentaron acusar a Larimer como adulto, lo que significaba que se enfrentaba a penas de entre ocho y 20 años de prisión.

En medio de las discusiones en el valle sobre juzgarlo como adulto, dos mujeres, Monica Guinn, nuera del entonces gobernador Kenny Guinn, y Delise Sartini, miembro de la familia de jugadores Sartini, se opusieron a enviarlo a una prisión con adultos, donde podría no tener oportunidad de reformarse.

“Solo estarían tomando otra vida y tirándola por la borda”, dijo Sartini en aquel momento.

En el tribunal de menores, en febrero de 2004, Larimer se declaró culpable de cuatro delitos de conducción bajo los efectos del alcohol y de conducción imprudente, y posteriormente aceptó un acuerdo por el que se le condenaba a dos años de cárcel de menores sin libertad anticipada, a libertad condicional hasta que cumpliera 21 años y a no poder solicitar el aprendizaje y permiso de conducir hasta que cumpliera 21 años.

También se le exigió realizar 600 horas de servicio comunitario hablando a los adolescentes de la localidad sobre lo que había tenido que soportar por sus delitos.

Además, debía indemnizar a las familias de las víctimas con una cantidad no revelada y, si no cumplía los requisitos del acuerdo, la fiscalía podría volver a juzgarlo como adulto.

La policía determinó que, antes del accidente, los chicos habían asistido a una fiesta en casa de un amigo adolescente en Henderson con entre 20 y 50 menores y no llevaban puesto el cinturón de seguridad mientras viajaban en el vehículo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO