78°F
weather icon Clear

Hombre abatido por la policía dijo ‘quiero matar a un policía’, según una revisión

Tres agentes del Departamento de Policía Metropolitana efectuaron 11 disparos, hiriendo mortalmente a un hombre que dijo: “Quiero matar a un policía” mientras sostenía lo que resultó ser una pistola de fogueo no letal, según el testimonio de una audiencia oficial de revisión celebrada el martes.

Michael Allensworth había recaído en la drogadicción y pudo haber buscado una situación de “suicidio por policía” para evitar volver a la cárcel, dijo su esposa en una entrevista con el Review-Journal.

Cumplió condena de 2006 a 2009 en una prisión de Nevada por intento de agresión con arma mortal y fue puesto en libertad en 2020 tras ocho meses entre rejas por una condena por conducir ebrio, según consta en los registros penitenciarios.

El examen público de los hechos relacionados con la muerte de Allensworth, celebrado el martes en la Cámara de la Comisión del Condado Clark, era obligatorio según la ley del condado para los homicidios en los que intervienen agentes de policía y que, según las normas de la fiscalía, no justifican un proceso penal.

El 28 de marzo, los agentes de policía James Villarreal, de 27 años, Johnathan Cole, de 25, y Beau Cooley, de 31, abrieron fuego contra el hombre de 41 años, tras un enfrentamiento que duró entre 30 y 45 minutos en el parque de casas rodantes Riviera, en 2038 de Palm Street, cerca de East Fremont Street y Sahara Avenue.

Esa noche, uno de los vecinos de Allensworth llamó a la policía para que acudiera al estacionamiento de casas rodantes e informó de que un hombre amenazaba con dispararle con una pistola, según declaró en la audiencia el detective Marc Colon, miembro del Equipo de Investigación de Fuerzas del departamento, que investiga los tiroteos entre agentes.

Ese mismo día, según el vecino, Allensworth intentó abrir la puerta de su caravana, apuntó con la pistola e intentó entrar por la fuerza por una ventana.

Cuando llegaron los agentes, apuntó al aire, se puso la pistola en la cabeza y les dijo: “No me gustan los policías” y “Hoy quiero matar a un policía”, reportaron.

En un video de una cámara corporal mostrado en la audiencia, un agente de policía gritó: “Suelta el arma, ahora mismo. Suelta el arma antes de que te disparen. Si mueves esa pistola hacia mí, te dispararé”.

“Mike, suéltala, suéltala. Estamos aquí para ayudarte”, dijo un agente en otro video.

A 53 pies de distancia de la policía, se podía ver a Allensworth de pie en la distancia y, como aturdido, levantando lentamente el arma hacia los agentes, que abrieron fuego.

Villarreal disparó cuatro veces con un rifle, Cole efectuó tres disparos de pistola y Cooley disparó cuatro veces con su revólver, dijo Colon. Los agentes reaccionaron temiendo por sus vidas, dijo.

La autopsia, realizada por el médico forense doctor Ben Murie, reveló que Allensworth recibió seis impactos de bala. También tenía un nivel muy alto de metanfetamina en la sangre.

Tras el tiroteo, la policía descubrió que llevaba en la mano una pistola de fogueo para principiantes, usada en carreras y otros eventos deportivos. Llevaba dos cartuchos de fogueo del calibre 22, pero no pudieron dispararse a través del cañón bloqueado.

Carl Arnold, defensor del pueblo que representa al público y a la familia de la víctima en la audiencia, consiguió que Colon admitiera que Allensworth no había efectuado ningún disparo. Le preguntó si la pistola de fogueo estaba siquiera operativa.

“Parece una pistola de verdad”, respondió Colon.

Arnold preguntó si los agentes habían pensado en usar un dispositivo no letal para someter al hombre.

Colon dijo que, ante aquella situación mortal, “no tenía sentido acercarse a alguien con un arma letal con un arma no letal”.

Arnold también preguntó si los agentes podían saber que Allensworth podía estar intentando suicidarse mediante un disparo policial.

“Pensaron que iba a dispararles”, dijo Colon.

En una entrevista concedida al Review-Journal, la esposa de Allensworth, Katti Allensworth, declaró que, tras haber estado sobrio durante algún tiempo de una adicción a las drogas, volvió a usarlas tres días antes del tiroteo.

“Básicamente me dijo que nunca volvería a la cárcel”, declaró. “Creo firmemente que fue un suicidio de policía. Sabía que al llevar un arma era posible que volviera a la cárcel”.

Colon investigó el tiroteo llevando a los tres agentes por separado al lugar de los hechos para un “recorrido” y haciendo que cada uno de ellos le informara de lo ocurrido. En cada caso, los agentes fueron acompañados por un abogado de la Asociación Protectora de la Policía de Las Vegas, el sindicato policial, dijo.

LO ÚLTIMO