95°F
weather icon Clear

‘Era una persona hermosa’: luto por la muerte de un adolescente atropellado en LV

Actualizado March 26, 2024 - 12:21 pm

Una multitud de unas 50 personas, en su mayoría adolescentes, soltaron globos de helio en forma de estrella en el aire en un parque en el este de Las Vegas en honor de Devin Heath, de 17 años, que murió después de ser atropellado por una camioneta a exceso de velocidad el lunes.

El padre de Devin, Raymond Heath, señalando a Tree Line Drive, donde su hijo fue atropellado por un presunto corredor callejero que iba a 73 mph en una zona de 30 mph, dijo que algunos cambios, como instalar topes o reductores de velocidad, deben hacerse en la calle para disuadir a los corredores.

“Toda esta zona debería ser una zona escolar, desde la escuela preparatoria hasta la escuela primaria”, dijo Raymond Heath, de 42 años. “Me refiero a que, aquí hay un estacionamiento. Hay muchos niños aquí. Toda esta zona debería ser una zona de velocidad reducida”.

En la vigilia celebrada el jueves por la tarde en el Lewis Family Park, los familiares y amigos del chico se reunieron en el césped para rendirle su sentido homenaje y encendieron velas para rezar.

Raymond Heath se maravilló de la cantidad de niños que asistieron a la vigilia de su hijo, especialmente los amigos varones de Devin.

“Lo aman”, dijo. “Devin quería a todos por igual y ellos le correspondían por igual. Y realmente lo han demostrado esta noche”.

También reflexionó sobre la naturaleza de Devin.

“Sabes, yo tengo mis defectos y su madre igual”, dijo Raymond Heath, “pero Devin se convirtió en un individuo muy singular y no sé cómo ocurrió, pero era una persona hermosa”.

La madre del chico, Martina Suyat, de 48 años, voló desde Minnesota tras su muerte y está organizando el envío de su cuerpo a ese estado, donde, según dijo, vivió hasta hace dos años, cuando se trasladó con su padre a Las Vegas.

“El 18 de marzo será el día en que estaré aquí todos los años en el aniversario de mi hijo, justo en el lugar”, dijo Suyat. “Y seré activista, hay que hacer algo. Estas carreteras no son seguras. Aquí hay familias, niños. Mi hijo venía al estacionamiento todos los días. Eso es lo que hacía”.

“Lloré durante dos días”, dijo. “Ahora estoy enfadada y voy a hacer algo al respecto. En nombre de mi hijo, Devin Heath, algo va a cambiar”.

El adolescente acababa de pasar un rato con algunos amigos y familiares en Tree Line Drive y Back Woods Road alrededor de las 9:20 p.m. Empezó a cruzar la calle para acompañar a un amigo a una parada de autobús cuando apareció una camioneta Chevrolet Silverado del 2002 y chocó contra él.

Murió más tarde en el Sunrise Hospital and Medical Center.

La policía de Las Vegas arrestó al conductor, Jesús Barraza, de 18 años, acusado de un delito grave de conducción imprudente con resultado de muerte. Deberá comparecer ante el Tribunal de Justicia el 23 de abril.

Según un reporte de arresto del Departamento de Policía Metropolitana, los datos tomados por la policía del Silverado mostraron que Barraza conducía a 73 mph antes de colisionar con el peatón. El límite de velocidad en Tree Line es de 30 mph.

Testigos declararon a la policía que vieron al Silverado y a una camioneta Chevrolet Tahoe circular juntos a gran velocidad por Tree Line antes de que el Silverado atropellara al adolescente.

En el reporte de arresto, la policía reportó que Barraza negó haber corrido contra la Tahoe y dijo que no vio al peatón debido a una curva en el camino.

“Me quitaron algo”, dijo Sean Heath sobre la muerte de su hermano. “Me quitaron una gran parte. Me dolió muy hondo. No pude decirle unas últimas palabras”.

Sean, de 15 años, y su hermano mayor, Joevon Hollis, de 18, recordaron lo que les gustaba de su hermano, de quien dijeron que adoraba el videojuego Fortnight y jugaba al básquetbol y al béisbol en Las Vegas High School, a solo dos cuadras al sur de donde fue atropellado.

“Era un buen amigo, adorable”, dijo Hollis. “Era muy cariñoso, muy sociable, siempre me hacía reír”.

“Era una gran bola de energía”, dijo Sean. “Esa es la mejor manera de explicarlo. Simplemente brillaba allá donde iba. Hacía amigos allá donde íbamos. Y todo el mundo lo quería. Siempre estaba pendiente de mí, de todos en casa”.

LO ÚLTIMO