63°F
weather icon Windy

Demanda afirma que funcionarios permitieron ataques de pandilleros en una prisión de Nevada

Dos recientes demandas presentadas contra el Departamento de Correccionales de Nevada (NDOC) alegan un patrón de funcionarios de prisiones que permiten que los presos sean atacados por miembros de pandillas encarcelados en High Desert State Prison.

La abogada Lisa Rasmussen presentó el jueves la más reciente demanda ante el Tribunal de Distrito, en la que alega que el recluso Miguel Medina fue apuñalado varias veces en mayo cuando los funcionarios de prisiones dejaron abierta la puerta de su celda, y que los guardias “no hicieron nada para ayudar al señor Medina” mientras era atacado. Medina ya había sido apuñalado en tres ataques anteriores que se remontan a 2016, y la demanda alega que un funcionario de prisiones le disparó en el ojo, cegando a Medina, en noviembre de 2021, según la demanda.

Rasmussen dijo que espera que las demandas ayuden a abordar lo que dijo son problemas sistémicos dentro del Departamento de Correccionales.

“Esto dista mucho de ser un incidente aislado”, declaró el lunes al Review-Journal. “Y espero que a través de estas demandas se inicie una conversación seria con el Departamento de Correccionales sobre lo que está ocurriendo con los reclusos”.

La demanda alega que los funcionarios de prisiones trabajan con miembros de pandillas conocidos como “ejecutores” para intercambiar favores y mantener el control de las unidades. Según la demanda, los funcionarios usan a los “ejecutores” para “disciplinar” a determinados reclusos.

“A cambio, los funcionarios del NDOC facilitan el contrabando en el NDOC como pago por las actividades de los ejecutores”, escribió Rasmussen en la demanda. “Dicho contrabando incluye, drogas, armas, teléfonos celulares, dinero en efectivo y otros artículos”.

Un portavoz del Departamento de Correccionales no respondió el lunes a una solicitud de comentarios.

Medina tenía 17 años cuando fue arrestado por matar a su novia y fue condenado a cadena perpetua en 1997 por asesinato en segundo grado, según los registros judiciales.

La demanda afirma que Medina había sido apuñalado previamente en 2016 y 2019 mientras estaba alojado en el Southern Desert Correctional Center. Fue trasladado a High Desert State Prison, cerca de Las Vegas, pero fue nuevamente atacado y apuñalado por otro recluso en noviembre de 2021, según la demanda.

Rasmussen dijo que mientras Medina estaba siendo atacado, un agente correccional disparó a los hombres con una escopeta, golpeando a Medina en el ojo derecho y cegándolo.

“Aunque el NDOC ha intentado culpar de la pérdida del ojo del señor Medina al apuñalamiento, el médico del señor Medina dejó claro que no fue apuñalado en el ojo, sino que este le estalló dentro en la cabeza”, afirma la demanda.

Rasmussen dijo que no estaba claro qué tipo de proyectil alcanzó a Medina. En 2016, el departamento se comprometió a dejar de usar escopetas cargadas con proyectiles en respuesta a las peleas después de que un recluso muriera en un tiroteo y varios otros resultaran heridos por proyectiles.

Cuatro meses después de que Medina quedara ciego, la demanda alega que volvió a ser atacado por otro preso. La demanda acusa a los funcionarios del Departamento de Correccionales de permitir que otro preso saliera de su celda para atacar a Medina y de no intervenir cuando Medina fue apuñalado repetidamente.

Rasmussen también representa al recluso Raymond Sharpe en una demanda federal que alega que Sharpe fue atacado por varios miembros de una pandilla en High Desert State Prison en octubre de 2020, según una denuncia penal enmendada presentada en marzo. La demanda alega que un agente correccional le pasó una navaja a un miembro de una pandilla y luego se negó a intervenir cuando Sharpe fue atacado y apuñalado.

“Las acciones emprendidas contra el señor Sharpe fueron maliciosas y sádicas, y la fuerza usada contra el señor Sharpe constituyó una fuerza maliciosa y sádica”, afirma la demanda.

Rasmussen dijo que en los últimos años ha visto cada vez más demandas de presos que alegan mala conducta de los funcionarios de prisiones, lo que, según ella, coincidió con el mandato del ex director del departamento Charles Daniels, que también fue nombrado como acusado en las demandas de Medina y Sharpe.

En septiembre de 2022, el personal de la prisión escribió una carta a la oficina del exgobernador Steve Sisolak acusando a Daniels de comportamiento “errático, hostil y abusivo”. A Daniels se le pidió que renunciara después de una fuga de prisión de alto perfil el año pasado, y fue reemplazado por James Dzurenda, quien anteriormente ocupó el cargo de 2016 a 2019.

Dzurenda también figura como acusado en la demanda de Medina.

“Creo que ha estado fuera de control durante un par de años”, dijo Rasmussen sobre las condiciones dentro de las prisiones de Nevada. “Sé que el director Dzurenda está tratando de hacer cambios desde que regresó en enero, pero hay un largo camino por recorrer”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO