69°F
weather icon Clear

Compañero de casa del entonces abogado municipal obtuvo un acuerdo inusual en caso de abuso infantil

El fiscal especial del Condado Clark Eric Jorgenson admite que le dio un acuerdo inusual de declaración de culpabilidad a un delincuente sexual: un hombre que es el antiguo compañero de casa de un ex abogado municipal de Las Vegas.

Keith Weller se declaró culpable en 2019 de intento de agresión sexual a una niña de 13 años. Pero una vez que complete la libertad condicional, en su lugar puede declararse culpable de coacción, un cargo que no requiere que se registre como delincuente sexual.

Weller, de 30 años, ha vivido durante años con el ex abogado municipal Brad Jerbic, de 64 años, quien intervino en repetidas ocasiones para conseguirle a Weller prácticas y trabajo no remunerados en la ciudad, según los registros. El personal municipal de la época cuestionó las acciones de Jerbic y las cualificaciones de Weller, según correos electrónicos obtenidos por el Las Vegas Review-Journal.

Funcionarios de la ciudad antiguos y actuales dijeron que no estaban al tanto de la causa penal contra Weller y su relación con su abogado en jefe. Jerbic se retiró en julio de 2020, después de casi tres décadas como abogado municipal. Weller trabajaba para Jerbic cuando fue arrestado en julio de 2017.

La concejal Victoria Seaman, que está demandando a la ciudad por un asunto no relacionado, dijo que cree que ella y sus colegas deberían haber sido informados.

“Aunque no estoy familiarizada con este caso en particular, es esencial que la ciudad siga todas sus políticas en la investigación de una situación como esta y sea completamente transparente en los resultados”, dijo.

El fiscal del distrito Steve Wolfson designó a Jorgenson, que trabajó con Jerbic en la fiscalía en la década de 1980, para procesar a Weller.

“Conozco a Jerbic desde hace muchos años”, dijo Jorgenson. “Cuando empecé, él estaba en la oficina, y la verdad es que me ayudó mucho”.

Pero Jorgenson dijo que su conexión con Jerbic no tuvo nada que ver con el acuerdo de culpabilidad de Weller. Jorgenson dijo que accedió porque la familia de la víctima quería evitar un juicio interminable, y la víctima era su “única preocupación”.

“Es inusual lo que hice, pero lo hice, y lo hice porque sentí que era lo mejor para ella”, dijo el fiscal especial.

La víctima y su madre dijeron que aceptaron un acuerdo de culpabilidad porque no querían revivir la agresión, pero pensaron que Weller siempre sería un delincuente sexual registrado.

“Mis padres no habrían estado de acuerdo a menos que él hubiera tenido algo en su expediente”, dijo la víctima, que ahora tiene 19 años. “Mirándolo ahora en retrospectiva, me duele tanto en el corazón que nunca obtuviera la justicia que hubiera querido ver cumplida”.

El Review-Journal no suele identificar a las víctimas de delitos sexuales.

Jerbic, Weller y Wolfson, que fue concejal durante ocho años durante el mandato de Jerbic, no respondieron a las múltiples peticiones de comentarios.

El caso, revelado por primera vez en este reportaje, suscita preguntas de funcionarios municipales y expertos jurídicos sobre el posible trato preferente a un amigo de un alto funcionario del gobierno. También plantea dudas sobre el juicio de Jerbic al permitir que su compañero de casa trabajara como su ayudante no remunerado y asistiera a reuniones del gobierno mientras estaba acusado y después de declararse culpable de delitos sexuales relacionados con una menor.

Caso de abuso infantil

Weller y la víctima se conocieron en una convención de cómics de Las Vegas y se comunicaron por Instagram. Más tarde fue acusado de abusar de la niña en su casa de Henderson en julio de 2017, según muestran los registros judiciales.

Originalmente acusado de una docena de cargos criminales -incluidos cinco cargos de agresión sexual a una menor de 14 años-, Weller se declaró culpable de intento de lascivia e intento de agresión sexual con una menor, ambos delitos graves.

El Departamento de Libertad Condicional de Nevada recomendó pena de prisión para Weller, pero Jorgenson no se opuso a la libertad condicional. En noviembre de 2020, la jueza de distrito Stefany Miley ordenó que Weller cumpliera al menos 30 meses, pero suspendió su sentencia.

Si completa su libertad condicional sin incidentes, Weller puede retirar su declaración y en su lugar declararse culpable de coacción no sexual, un delito diferente que no requiere el registro como delincuente sexual.

Como parte del acuerdo, Weller aceptó pagarle a su víctima 100 mil dólares en concepto de indemnización. No está claro de dónde salió ese dinero. Los registros de la corte dicen que fue pagado por un benefactor no identificado.

Jerbic no respondió a un correo electrónico preguntando si había pagado la indemnización.

La víctima dijo que el cheque, del que ya no tiene copia, no estaba firmado por Weller ni por nadie con su apellido.

La fiscalía de distrito no pudo decir por qué Jorgenson fue nombrado, porque su copia del archivo ha sido destruida, en consonancia con la política de retención del fiscal de distrito (DA).

El fiscal adjunto Christopher Lalli dijo que se nombra a un fiscal especial cuando un caso tiene un conflicto o la posibilidad de tenerlo. La víctima de Weller recordó que le dijeron que Jorgenson había sido designado para el caso porque su agresor vivía con el abogado municipal.

La política de retención del fiscal del distrito indica que el expediente oficial, que puede contener una copia del cheque de restitución y el motivo del conflicto, sigue residiendo en manos del fiscal especial. Jorgenson dijo que no tiene esos documentos.

Jorgenson dijo que no tenía conocimiento de que Weller trabajara para Jerbic, pero el trabajo se mencionaba directamente en un memorando de sentencia de 2020 del caso.

“Keith comenzó a trabajar como externo para el abogado Brad Jerbic, Esq. hace aproximadamente cinco o seis años usando su certificación de asistente legal”, escribió el abogado defensor Dominic Gentile.

College of Southern Nevada confirmó que Weller recibió un título de asistente legal en 2017.

Weller ayudó a Jerbic con Enchilada Project, un plan de la ciudad para preservar la historia de Las Vegas, dice el memorando de sentencia.

Gentile también escribió que Weller era un estudiante de la UNLV a un año de graduarse, con planes de continuar su educación. Un portavoz de la universidad dijo que Weller se inscribió por primera vez en 2018 y no ha tomado clases desde 2019.

Gentile recordó en una entrevista telefónica que Weller fue remitido a su despacho de abogados por Jerbic. Después de eso, Jerbic no estuvo involucrado en el caso y no pagó sus facturas legales, según Gentile.

“Desde el principio, no debía estar al tanto de nada”, dijo.

Cuando se le preguntó por qué se había nombrado a Jorgenson, Gentile remitió la pregunta a Wolfson. Dijo que probablemente tiene una copia del cheque de restitución, pero que no sabe quién lo pagó.

“Mis registros no son públicos, así que ni siquiera voy a sacar los registros, porque no me importa”, dijo.

Domicilios compartidas

Weller y Jerbic han compartido tres domicilios desde al menos 2015, según los expedientes del registro de votantes y otros documentos públicos. El domicilio actual de Weller, según figura en el Registro de Delincuentes Sexuales de Nevada, es una casa en Summerlin propiedad de Jerbic.

Weller incluyó a Jerbic como contacto de emergencia y referencia en los formularios de empleo de la ciudad.

Se unió al Ayuntamiento como pasante no remunerado en un estudio de televisión, luego trabajó en la división criminal del abogado municipal durante la primera mitad de 2015, muestran los registros de la ciudad. Desde junio hasta mediados de agosto de ese año, ganó el salario mínimo como obrero en el departamento de parques y recreación de la ciudad, separándose de la ciudad después.

Weller y Jerbic vivían juntos en ese momento, y los correos electrónicos muestran que los empleados de recursos humanos cuestionaron sus calificaciones y su asociación con el abogado municipal.

El currículum de Weller indicaba que había trabajado en Walmart, McDonald’s y el Premium Outlet Mall.

“No puedo creer que insista”, escribió un empleado de recursos humanos en un correo electrónico al director del departamento, Dan Tarwater, que llamó “triste” al currículum.

Dudas en la ciudad

Tarwater, que se retiró en 2020, también planteó preocupaciones sobre que Jerbic interviniera en nombre de Weller, escribiendo en un correo electrónico que el abogado municipal “ha estado respondiendo tras bastidores”. Finalmente, planteó el asunto a la entonces administradora de la ciudad Betsy Fretwell en marzo de 2015.

En el intercambio de correos electrónicos, Tarwater describió cómo Weller fue considerado “no apto” en su primera pasantía con el estudio de televisión de la ciudad, dejando el programa después de solo dos semanas. Unas dos semanas después, Jerbic pidió a Recursos Humanos que reactivara la tarjeta de identificación de Weller para que pudiera seguir a investigadores criminales en la oficina del abogado municipal como becario no remunerado.

“El proceso de seguimiento fracasó y ahora lo tienen todo el día triturando documentos”, escribió Tarwater a Fretwell.

“Avíseme si quiere que me entrometa en esto por cualquier motivo”, añadió Tarwater.

Fretwell respondió: “Tenemos que hablar”.

Fretwell declaró al Review-Journal que recuerda a Weller, pero que no recordaba qué motivó su respuesta por correo electrónico. Dijo que se enteró de que Jerbic y Weller vivían juntos solo después de que ella abandonara la ciudad en 2017.

Tarwater dijo que no recordaba a Weller ni sus intercambios de correos electrónicos sobre él.

Un asunto de nepotismo

Como abogado municipal de Las Vegas, Jerbic representó a la ciudad en asuntos civiles y como jefe de su división de enjuiciamiento criminal, que se ocupa de los delitos menores que ocurren en los límites de la ciudad.

Aunque los registros muestran que el empleo de Weller con la ciudad terminó en agosto de 2015, los registros revisados por el Review-Journal muestran que Weller fue referido como “asistente de Brad” y asistió a reuniones con Jerbic sobre posibles proyectos de renovación de la ciudad en 2018 y 2019, mientras estaba bajo acusación.

Weller también acompañó a Jerbic a varias conferencias de trabajo, y los registros muestran que Jerbic pagó los gastos de su compañero, con la excepción de una multa de 240 dólares pagada por la ciudad en 2016.

El abogado municipal adjunto James Lewis escribió en un correo electrónico al Review-Journal que Weller puede haber acompañado a Jerbic de manera “informal”, pero no como pasante, externo o empleado de la ciudad.

La decisión de Jerbic de trabajar y vivir con Weller mientras ejercía como máximo responsable jurídico de la ciudad es un asunto éticamente controvertido, según los expertos jurídicos.

“Tal vez no sea lo mejor”, dijo Scott Cummings, profesor de ética jurídica en la Facultad de Derecho de la UCLA. “Si infringe una política interna de nepotismo, ese es un asunto diferente”.

La política de nepotismo de la ciudad no parece extenderse a los becarios o voluntarios, pero establece que los empleados no deben supervisar, directa o indirectamente, a ningún empleado con el que vivan o tengan una relación personal.

Jerbic recibe una pensión anual de casi 195 mil dólares, según un portavoz del Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de Nevada.

La libertad condicional de Weller expira en noviembre.

LO ÚLTIMO