64°F
weather icon Windy

‘Como en una zona de guerra’: desamparado relata el tiroteo contra cinco personas

Robert Tully, con la nariz roja y las lágrimas cayendo sobre su rostro, señaló la sangre en la acera donde el viernes su amigo y otros cuatro hombres desamparados fueron baleados, uno de ellos mortalmente, por un agresor que sigue en libertad.

Su amigo, conocido como Tim, recibió un disparo en la espalda en la esquina suroeste de East Charleston Boulevard con North Honolulu Street, frente a Sandhill Road. Tully dijo que Tim había vivido en una tienda de campaña azul junto a otros desamparados, algunos de los cuales conocían desde hacía años.

Otro hombre que se había unido al grupo el día anterior recibió un disparo en la cabeza y murió, dijo Tully.

“Es repugnante”, dijo Tully, de 62 años, un antiguo electricista de alta tensión que dice que lleva viviendo en Las Vegas desde los años 80 y que lleva 11 años sin casa. “Esto simplemente parecía una zona de guerra”.

“Tenemos mala suerte, pero…”, dice antes de derrumbarse, incapaz de hablar entre los fuertes ruidos del tránsito de Charleston en una zona llena de lonas y mantas, ropa sucia, paquetes de comida vacíos y moscas y abejas.

Los cinco heridos, de los que se informó que habían sido baleados a las 5:34 p.m., fueron trasladados al University Medical Center, donde uno fue declarado muerto, otro se encontraba en estado crítico y tres estaban estables, según un comunicado de prensa emitido el sábado por el Departamento de Policía Metropolitana.

El teniente Daniel Alvarado, comandante de guardia de la Policía Metropolitana el sábado por la tarde, se negó a decir si se había arrestado a un sospechoso y remitió los comentarios a la Sección de Homicidios o a la oficina de información pública, que estaba cerrada hasta el lunes.

Tully dijo que estaba en su tienda improvisada cercana cuando un hombre cuyo rostro estaba oculto por una sudadera con capucha sacó una pistola y empezó a disparar a los cinco hombres. Después, el agresor huyó a través de Charleston y se dirigió hacia el sur por Sandhill.

Uno de los heridos, según él, era Zachery, un hombre de 33 años al que conoce desde hace unos cinco años, más o menos el tiempo que llevan viviendo en la calle en la misma zona.

“Nos hemos hecho muy amigos”, dijo. “Es como mi hijo”.

Zachery fue impactado en la pierna, pero Tully dijo que había escuchado que Zachery va a sobrevivir, dijo.

Sobre lo que motivó al agresor, “no tengo ni idea”, dijo. “Tal vez porque somos desamparados, ya sabes”.

“No hubo ninguna discusión ni nada. Todos estaban hablando, quiero decir, solo apareció y nos disparó”, dijo. “Se enfocó en los hombres. También había mujeres. Apuntó a los hombres y disparó a los cinco”.

Tully dijo que el tiroteo se produjo mientras estaba en su tienda probándose ropa que le habían regalado por Navidad.

“De repente fue pum, pum, pum, pum”, dijo.

Tully dijo que tomó la pequeña tienda de campaña tipo cúpula de Tim y la arrojó sobre la valla ciclónica adyacente para prepararse para quemarla, ya que tenía sangre. Dijo que tomó algunas lonas de plástico y mantas y cubrió la acera manchada de sangre.

Tully volvió a su tienda, donde el perro de Zachery estaba acostado tranquilamente.

Al preguntarle si iba a moverse de allí, dijo que no lo haría.

“Quiero decir, ¿qué puedes hacer, matarme?”, dijo. “Creo en Dios, así que…”.

Mientras tanto, la policía de Los Ángeles anunció el sábado que un hombre de 33 años ya detenido en relación con otro tiroteo ha sido identificado como el sospechoso de tres asesinatos recientes de hombres desamparados en Los Ángeles.

Jerrid Joseph Powell fue arrestado el jueves, según muestran los registros de la cárcel en internet, en relación con la muerte a tiros y el robo de un hombre de 42 años a última hora del martes en San Dimas, que está a unas 30 millas al este del centro de Los Ángeles.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO