87°F
weather icon Mostly Clear

Buscó recuperar su vida. Ahora se acusa a excandidato al Congreso de quitársela

Actualizado April 1, 2024 - 4:18 pm

Antes de aquella desafortunada fiesta en la suite de un hotel del Strip de Las Vegas, Christopher Tapp intentaba vivir la vida que se había perdido.

Un altercado con un excandidato al Congreso y luchador profesional le impidió vivirla, alegan los fiscales.

Tapp, de 47 años, había pasado dos décadas en una prisión de Idaho por un asesinato que no cometió en 1996. Liberado en 2017, exonerado en 2019 y luego enriquecido tras un acuerdo de 11.7 millones de dólares en 2022 con la ciudad de Idaho Falls, Tapp había experimentado mucho.

Matt Stamm, de 43 años, amigo de Tapp en Idaho Falls, dijo que no fue fácil para Tapp encajar en la vida moderna.

“Fue extremadamente difícil para él adaptarse a la vida en el exterior”, dijo Stamm en una reciente entrevista telefónica.

El abogado John Thomas, quien defendió a Tapp en los tribunales durante una década, dijo que Tapp quería usar el dinero del juicio para introducirse en el mundo de las carreras callejeras. Quería conducir rápido después de no haber tenido nunca un carro antes de ser encerrado. Con el tiempo quería tener su propio vehículo de carreras.

Sus amigos dicen que sus contactos en el mundo de las carreras callejeras es lo que le llevó a visitar Las Vegas, donde asistió a una fiesta en una suite de Resorts World el 29 de octubre.

A primera hora de la mañana del 30 de octubre, un altercado con el excandidato al Congreso Daniel Rodimer, de 45 años, dejaría a Tapp en muy mal estado, según el Departamento de Policía Metropolitana.

Tapp fue trasladado al Hospital y Centro Médico Sunrise, donde moriría el 5 de noviembre.

Inicialmente se pensó que su muerte había sido un accidente, según los amigos de Tapp. No fue hasta enero cuando la policía anunció que el caso se consideraba un homicidio y que Tapp había muerto de un traumatismo craneal por objeto contundente.

Dos meses después, Rodimer fue acusado de homicidio. Se entregó en el Centro de Detención del Condado Clark el 6 de marzo, solo para ser liberado horas más tarde bajo una fianza de 200 mil dólares, según muestran los registros judiciales.

La aparente ira de Rodimer contra Tapp se avivó después de que supuestamente Tapp ofreciera cocaína a la hijastra de Rodimer durante la fiesta en la suite de Resorts World, según un documento de la policía metropolitana, fechado el 1 de marzo, en el que un detective expone las acusaciones contra Rodimer y solicita que se emita una orden de arresto.

Testigos afirmaron que se oyó a Rodimer decir a Tapp: “Si vuelves a hablar con mi hija, te mato”, según los documentos.

Se oyeron dos fuertes golpes, y una persona cuyo nombre no aparece en el informe “dijo que Dan había golpeado a Christopher”, según los documentos de la policía metropolitana.

“Me duele”, dijo Stamm en una entrevista telefónica. “Era un tipo tan dulce. Un tipo grande. Un gran osito de peluche. No le gustaban los enfrentamientos. Trataba a todos con respeto”.

‘Le encantaba conducir’

Quienes conocían a Tapp lo describieron como un buen tipo que recientemente había soportado una tragedia tras el final de su propia saga legal. En agosto de 2023, la ex de Tapp, Stacy Tapp, de 41 años, con quien se había casado en 2019, murió en un accidente automovilístico en Idaho. (Según un obituario en línea, cuando murió estaba próxima a ser la exesposa de Chris).

Stacy Tapp conducía un Corvette nuevo cuando tuvo el accidente de un solo vehículo, dijo Greg Hampikian, amigo de Tapp y director del Idaho Innocence Project. El carro era uno de los varios que Tapp compró tras recibir dinero de la demanda por su condena injusta.

“Estaba explorando las cosas que quería hacer en la vida”, dijo Hampikian. “Por fin tenía tiempo y dinero para hacer realidad algunos de sus intereses. Siempre se le dieron bien los carros y le encantaba conducir”.

Hampikian conoció a Tapp cuando aún estaba en prisión, cuando el Idaho Innocence Project se hizo cargo del caso en 2007. Tapp llevaba en prisión desde que era veiteañero, cuando fue acusado de la violación y asesinato de Angie Dodge, de 18 años, asesinada en su apartamento de Idaho Falls en 1996.

La policía buscó inicialmente a otro sospechoso antes de decidirse por Tapp, según Hampikian. En el momento de su juicio inicial, los abogados argumentaron que la confesión que Tapp hizo a la policía había sido coaccionada, pero aun así fue condenado dos años después del asesinato.

Una vez que el Idaho Innocence Project se involucró, el grupo comenzó a presionar a la policía para que analizara las pruebas de ADN dejadas en la escena del crimen. Hampikian dijo que, mediante el uso de pruebas de ADN genealógico –una nueva técnica en el momento en que Tapp fue exonerado–, los investigadores pudieron usar las bases de datos públicas para encontrar al pariente de un hombre que dejó su ADN en la escena.

“Esta fue la primera vez que se hizo”, dijo Hampikian.

Tapp fue liberado en 2017 después de llegar a un acuerdo con los fiscales en el que su sentencia por homicidio se redujo a tiempo cumplido, y la condena por violación fue anulada.

En 2019, la policía arrestó a Brian Leigh Dripps Sr., quien confesó ser el verdadero asesino de Dodge. Fue sentenciado en 2021 a 20 años de prisión, informó Associated Press.

Una nueva vida

Hampikian dijo que Tapp comenzó a salir con nuevos amigos después de recibir el monto del acuerdo de conciliación.

“Estaba preocupado por él”, dijo Hampikian. “Pensé que todo este cambio estaba sucediendo muy rápido. Y me preocupaba que la gente se estuviera aprovechando de él”.

Stamm, quien dijo que conoció a Tapp poco después de ser liberado, describió a Tapp como “uno de los tipos más agradables que puedas conocer”.

Aunque Tapp estaba agradecido por haber recuperado la libertad, Stamm dijo que recordaba a Tapp expresando su ansiedad por las cosas de la vida en las que tenía que ponerse al día.

“Ni siquiera había visto un smartphone en su vida, y mucho menos un teléfono móvil”, dijo Stamm.

Tanto Hampikian como Thomas dijeron que, tras la muerte de Tapp, a sus amigos les preocupaba que sus lesiones no fueran el resultado de un accidente. Hampikian dijo que se comunicó con los detectives de homicidios de Metro y animó a otras personas interesadas en la investigación a hacer lo mismo.

Thomas dijo que le parecía extraño que Tapp hubiera participado en el consumo de drogas duras en una fiesta. No era “un santo”, dijo Thomas, pero no quería volver a la cárcel después de que tanta gente trabajara duro para sacarlo.

Hampikian dijo que era triste que la vida de Tapp acabara después de haber disfrutado de tan poca libertad tras 20 años entre rejas. Pero había aceptado que Tapp hacía “lo que quería hacer”.

“Así era Chris: Chris quería correr carros y salir con la gente que corría carros”, dijo Hampikian. “Se dejó arrastrar por ello”.

LO ÚLTIMO