56°F
weather icon Mostly Cloudy

Alguacil dice que el motivo del autor del tiroteo en la UNLV sigue siendo incierto

La Policía Metropolitana no ha determinado una razón específica por la que un hombre armado disparó a cuatro profesores de la UNLV, matando a tres, dijo el miércoles el alguacil Kevin McMahill.

“Es algo frustrante para mí en el mismo sentido que después del 1° de octubre no podía decirle a la gente por qué”, dijo McMahill en una entrevista con Las Vegas Review-Journal. “Este caso es igual: no dejó un manifiesto ni una nota”.

El exprofesor de negocios Anthony Polito, de 67 años, sembró el terror en la universidad el 6 de diciembre, poco más de seis años después de que un hombre armado matara a 60 personas e hiriera a otros cientos de asistentes al festival de música Route 91 Harvest el 1° de octubre de 2017.

Polito podría haber estado motivado en parte por la tensión financiera, dijo McMahill.

“Realmente no tenía nada”, dijo el alguacil. “Sabemos que estaba quedando en bancarrota. Sabemos que estaba siendo desalojado de su apartamento. No le quedaba mucho a su nombre”.

El alguacil añadió: “¿Podría ser una razón? Por supuesto. Pero de nuevo es especulación por mi parte. No puedo decirte con certeza que ese fue el caso, pero ciertamente fue un factor probable”.

McMahill dijo que los investigadores recuperaron de una oficina de correos de Henderson dos docenas de cartas que Polito envió el día del tiroteo en la UNLV y que iban dirigidas a personal de la universidad en todo el país.

“Todas esas cartas eran básicamente las divagaciones de un loco”, dijo McMahill. “No tenían ningún tipo de sentido”.

Especulaciones sobre el motivo

McMahill apuntó a las especulaciones de que Polito, que había sido rechazado en múltiples ocasiones para ocupar puestos en universidades de Nevada, tenía animadversión racial, ya que las víctimas mortales eran personas de color.

Se trataba de Patricia Navarro Vélez, de 39 años; Cha Jan “Jerry” Chang, de 64; Naoko Takemaru, de 69.

“Aunque entiendo las especulaciones”, dijo McMahill, “la otra cara de la moneda es que no voy a salir y llamar a algo un incidente de motivación racial hasta que sepa que es un incidente con motivación racial”.

Un miembro de la facultad herido de gravedad en el tiroteo decidió permanecer en el anonimato, según McMahill y el presidente de la UNLV, Keith Whitfield.

Un agente de la Policía Metropolitana que prestó los primeros auxilios ayudó al miembro de la facultad a recibir más atención médica, lo que probablemente le salvó la vida, dijo McMahill.

Investigación en curso

McMahill dijo que los investigadores seguían esperando encontrar un motivo definitorio mientras continúan revisando las docenas de discos duros que Polito poseía.

“La cantidad de datos que había recopilado era básicamente desde el principio de su vida, y la mayoría eran reseñas de estudiantes (profesores)”, dijo McMahill describiéndolas como mayoritariamente positivas. “Había algunas cosas más oscuras en las que no caía bien al profesorado o no se presentaba tan bien en algunas cosas”.

McMahill alabó la actuación de sus agentes y su falta de vacilación a la hora de precipitarse ante un posible peligro. Aun así, añadió, “en cierto sentido, tuvimos suerte”.

Eso se debe a que Polito pasó minutos en Beam Hall, que alberga la escuela de negocios, antes de abrir fuego, dijo el Alguacil.

“Pasó junto a otras personas a las que podría haber disparado y matado, pero no lo hizo”, dijo McMahill.

Las imágenes de las cámaras corporales difundidas por la Policía Metropolitana muestran que Polito pasó por delante de los agentes de la Policía Metropolitana, que le ordenaron que abandonara el edificio.

Momentos después, la policía de la UNLV localizó a Polito y lo mató en un tiroteo frente a Beam Hall, dijo McMahill.

“No les parecieron apropiados sus movimientos y su comportamiento, lo que hizo que le siguieran fuera cuando les apuntó con el arma”, dijo el alguacil, que describió los movimientos de Polito durante todo el tiroteo como “extraños”.

Lecciones aprendidas por las fuerzas del orden

McMahill describió el caos que encontraron sus agentes al entrar en Beam Hall, donde sonó una alarma.

El pandemónium hizo florecer la desinformación, con diferentes agentes reportando las mismas víctimas, dijo McMahill. “Todos y cada uno de los agentes que entraron en ese edificio al principio pensaron que había gente muriendo”.

McMahill dijo que el departamento tiene que encontrar la manera de frenar la desinformación, añadiendo con franqueza que “no estoy exactamente seguro de cómo hacerlo todavía”.

McMahill dijo que la Policía Metropolitana espera publicar pronto un reporte que exponga las lecciones aprendidas por el departamento.

“Lo importante cuando ocurren estas cosas”, dijo, “es que todos aprendamos de ellas: qué podríamos hacer de otra manera”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO