48°F
weather icon Drizzle

Abuelos frustrados esperan la sentencia del hombre que mató a su nieto

Un cielo parcialmente nublado se cernía sobre Tony y Jeanie Corsentino mientras subían las escaleras del Centro Regional de Justicia en el centro de Las Vegas para asistir al juicio con jurado del hombre acusado del asesinato a sangre fría de Gianni, el nieto que criaron hasta su muerte días después de graduarse en la preparatoria en 2016.

Habían soportado seis años y decenas de frustrantes retrasos en el Tribunal del Octavo Distrito, comprobaciones de estado aparentemente inútiles, fechas de juicio y reservas de avión canceladas y un acusado, Adrian Johnson, que despidió repetidamente a sus abogados, se negó a presentarse a algunas audiencias e incluso abandonó el tribunal cuando no se salió con la suya.

Pero a la resistente pareja le esperaban más decepciones. Tras entrar en la sala presidida por la juez de distrito Carli Kierny, ese día, con el jurado presente, Jeanie Corsentino, al ver una foto de Gianni en una pantalla de televisión, exclamó: “¡Ese es mi nieto!” Los alguaciles la acompañaron inmediatamente a la salida. Se enteró de que le habían prohibido la entrada a la sala para evitar una posible anulación del juicio.

Al día siguiente, con Corsentino, de 74 años, en un pasillo del juzgado viendo el proceso en vivo por su teléfono móvil, su esposo, de 76 años, se sentó en la sala para ver el juicio, pero no por mucho tiempo.

Mientras el fiscal adjunto Christopher Hamner, mostraba videos y fotos de la autopsia de Gianni, incluida una con el cuero cabelludo del joven afeitado, que revelaba una herida de bala del calibre 45, Tony, como dijo, “perdió el control” dentro de la audiencia.

Cuando Hamner y un agente de policía lo escoltaron a la salida, dijo que “casi se colapsó contra la puerta de la sala” y en el pasillo. Se le impidió volver, al igual que a su esposa.

“Los familiares y amigos no pudieron asistir a más [audiencias del juicio]”, observó más tarde Tony Corsentino. A partir de entonces, “vimos el juicio desde el tercer piso del juzgado con nuestros teléfonos móviles mientras el juicio se celebraba en el piso 12… Fue una situación realmente terrible”.

Tony y Jeanie, que sufrían un luto insoportable por su nieto, se mudaron de Las Vegas para vivir en Kansas City, Kansas, un año después de su muerte.

Desgraciadamente, su hija Michelle Corsentino, madre de Gianni, se quitó la vida en medio de su dolor dos años después, dijo Tony Corsentino.

Dieciocho años y ocho días

Gianni Scott Corsentino, o “G” para sus amigos, nació el 18 de junio de 1998 en North Las Vegas. Michelle Corsentino era blanca, su padre, David Scott, afroamericano. Tony y Jeanie criaron a Gianni toda su vida en Las Vegas.

Mientras asistía a Liberty High School, en Henderson, Gianni, que medía seis pies, destacó en los equipos de béisbol y básquetbol. Casi al final de su último año, el Community College de Rhode Island le concedió una beca completa para jugar béisbol allí.

Para su graduación, el 9 de junio de 2016, su abuelo le compró un sedán plateado Chevy Cruze de cuatro puertas con una placa vehicular personalizada de Nevada, que incluía las iniciales de Gianni, “GC3”.

El 18 de junio de ese año Gianni cumplía 18 años. Pero viviría menos de ocho días más.

A primera hora de la tarde del 25 de junio de 2016, el adolescente salió de la casa de sus abuelos en su Chevy para recoger a unos cuantos amigos para una visita a Silverado Ranch Park, a varias millas al norte del campus de la escuela Liberty, en el sureste de Las Vegas.

Entre ellos estaba su amigo íntimo, Robert Ortiz, de 18 años, que se refería a Gianni como “G” y “mi hermano”. Otro era un viejo amigo de la escuela, Tai-Ree Williams, de 18 años. Otro amigo, Gerald Fuller, de 18 años, apodado “Gunna”, era el tercer pasajero.

El variopinto grupo simplemente quería “salir, relajarse y simplemente ser amigos y pasar una buena noche”, le diría Ortiz a un gran jurado más tarde ese año, añadiendo que también esperaban “conseguir una dirección para una fiesta.”

Williams proporcionó más detalles sobre esa noche al gran jurado. Los jóvenes fueron al parque “y nos reunimos con estas chicas y simplemente [estuvimos] poniendo música a todo volumen, divirtiéndonos y fumando hierba como adolescentes”.

Después, pensaron en ir a Burger King “para ir a recoger a estas chicas y poder ir a la fiesta, pero Gerald dijo que quería ir a la gasolinera. Así que paramos primero en la gasolinera”, dijo Williams.

Dentro de la tienda

Fue una elección fatídica. Gianni llegó a la gasolinera Maverik Adventure’s First Stop, situada en Bermuda Road a la altura de Cactus Avenue, y se estacionó en un espacio para discapacitados.

Fuller y Ortiz salieron y entraron en la tienda de la estación. Fuller les dijo a sus amigos que quería una bebida, pero acabó quedándose dentro de la tienda durante un tiempo prolongado, unos 45 minutos.

Gianni movió el auto a un espacio de estacionamiento normal. Ortiz fue a confrontar a Fuller sobre la razón por la que estaba tardando tanto. Pero Fuller estaba hablando por su teléfono móvil mientras los demás se quedaron en el auto.

Williams declaró que se estiró en el asiento trasero y se quedó dormido. Ortiz, que admitió haber bebido jarabe para la tos, o “lean”, para drogarse, dijo que comprobó cómo estaba Fuller en la tienda dos o tres veces.

Resultó que Fuller había llamado y hablado con su madre, luego con el hermano de su madre y con su tío, Adrian Johnson.

Tony, que vio la retransmisión en vivo del juicio, tomó notas y habló con otros implicados en el caso, afirmó que Fuller experimentaba alucinaciones, temía que Gianni y los demás pretendieran robarle y podría habérselo contado a Johnson.

El detective Barry Jensen, de la sección de homicidios del Departamento de Policía Metropolitana, le dijo al gran jurado que Johnson llegó a la comisaría en una camioneta blanca, pero no dijo quién la conducía. Johnson pronto se reunió con Fuller dentro de la tienda.

Según las declaraciones de los testigos, había alguien esperando en la camioneta. La hora era momentos después de la medianoche del 26 de junio.

Finalmente, según el video de vigilancia y las declaraciones de los testigos, Johnson se acercó al lado del auto de Gianni y comenzó a disparar un arma de fuego calibre 45 en el interior, dijo Jensen.

Ortiz, que iba en el asiento del copiloto, recibió siete impactos, cuatro en el brazo, dos en el abdomen y uno en el muslo. Gianni puso el auto en marcha para retroceder antes de recibir un disparo mortal en la cabeza.

Williams, en el asiento trasero, recibió cuatro disparos. Ortiz volvió a poner el auto en marcha y fue a buscar ayuda dentro de la tienda mientras Williams se escondía afuera.

Jensen declaró que Johnson hizo al menos siete disparos, según los casquillos que la policía encontró dentro y fuera del auto. Gianni recibió un impacto en el lado izquierdo de la frente a solo unas pulgadas de la boca del cañón y otro disparo en la parte superior izquierda de la espalda. Ambas balas produjeron heridas mortales, dijo Jensen.

Johnson y Fuller corrieron y se metieron en la camioneta, dijo el detective.

Veredictos de culpabilidad

Unas 1,500 personas asistieron al funeral de Gianni el 2 de julio de 2016, antes de su entierro en Palm Valley View Memorial Park, dijo Tony Corsentino.

El gran jurado de ese mes de octubre acusó a Johnson y a Fuller de conspiración para cometer un asesinato, un asesinato usando un arma mortal y dos cargos de intento de asesinato con un arma mortal.

Tras ello, Fuller fue arrestado primero. Johnson huyó a su Dallas natal, donde el FBI lo localizó en febrero de 2017, y fue devuelto a Las Vegas.

El pasado mes de abril, Fuller, declarado culpable de dos cargos de intento de asesinato con uso de arma mortal, conspiración para cometer asesinato y un cargo reducido de homicidio voluntario con arma mortal, recibió una sentencia de prisión de hasta 20 años con posibilidad de libertad condicional después de ocho años. El padre y los abuelos de Gianni asistieron a la audiencia y prestaron declaración como víctimas.

Johnson, de 36 años, que nunca admitió su culpabilidad, fue declarado culpable por un jurado el 15 de noviembre de un cargo ampliado de asesinato en primer grado con un arma mortal, conspiración de asesinato y dos cargos de intento de asesinato con un arma mortal.

Tony Corsentino, que presenció el proceso, dijo que las deliberaciones del jurado duraron solo 45 minutos.

Hamner y su co-abogado abrazaron a los abuelos después del veredicto, dijo.

“Los abogados del acusado nos saludaron fuera de la sala y dijeron que aceptaban la decisión y nos felicitaron”, dijo Tony.

Satisfechos de que se había hecho justicia con Gianni, Tony y Jeanie Corsentino se dieron un gusto con una costosa comida de mariscos en Golden Nugget.

La audiencia de sentencia de Johnson está prevista para el 27 de diciembre.

Pero hay otro posible obstáculo para los Corsentino: El abogado de Johnson presentó una petición para un nuevo juicio, cuya audiencia está programada para el 13 de diciembre.

Pero Tony Corsentino sigue siendo optimista y tiene la esperanza de que Johnson sea condenado a cadena perpetua.

“Este tipo ha estado haciendo todo esto, se retrasa todo el tiempo”, dijo. “No creo que vaya a salir”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
Aplazan la audiencia en el caso del accidente mortal de Henry Ruggs

El miércoles, una jueza de Las Vegas concedió un aplazamiento de la vista preliminar en el caso de Henry Ruggs, exjugador de los Raiders, acusado de delito grave por conducir bajo los efectos del alcohol en un accidente ocurrido en 2021 que causó la muerte de una mujer de Las Vegas.

 
Robert Telles contrata a nuevo abogado en el caso del asesinato de Jeff German

El exadministrador público del Condado Clark, Robert Telles, acusado de matar al reportero de investigación de Las Vegas Review-Journal Jeff German, contrató a un nuevo abogado para que lo represente contra un cargo de asesinato.