103°F
weather icon Clear

Tanaga Miller buscaba un aventón. Pero falleció en el accidente más mortífero del estado

La tarde en que Tanaga Miller murió en un accidente de auto, había estado buscando un aventón. Una hora después de salir de una reunión familiar, él y otras ocho personas murieron.

Cómo acabó Miller como pasajero del Dodge Challenger que se saltó un semáforo en rojo a más de 100 mph en una calle de North Las Vegas el mes pasado sigue siendo un misterio para sus familiares.

“No conocemos al conductor. No sabemos cómo se conocían”, dijo LaShonda Warfield, hermana de Miller. “Todo lo que sé es que cuando todo terminó, hubo gente herida, gente que murió y yo perdí a mi hermano mayor”.

La familia de Miller dijo que cree que se subió al auto Gary Dean Robinson, de 59 años, solo un momento antes de que, según la policía, Robinson provocara el accidente más mortífero en las carreteras de Nevada en al menos tres décadas.

La tarde del 29 de enero, había pedido a su hermana Christina Stingley que lo llevara. En lugar de ello, se dirigió a la casa de su madre, que fue el último lugar donde su familia lo vio con vida y que estaba a menos de dos millas del lugar del accidente.

Su familia dice que cree que estaba caminando hacia su casa y se topó con Robinson.

“Solo Dios, ese hombre y mi hermano saben lo que pasó”, dijo. “Solo deseo que nunca hubiera salido de casa aquel día”.

Miller vivía con su hermana y su abuela a dos semáforos de distancia del cruce de Cheyenne Avenue y Commerce Street, donde se produjo el accidente mortal.

La policía dice que Robinson atravesó la intersección y chocó contra la minivan de una familia, matando a siete miembros de la misma,

Robinson y Miller, de 46 años, que iba en el asiento del copiloto, también murieron. Otras cuatro personas resultaron heridas en el choque de seis vehículos.

“Tantas vidas perdidas en un chasquido de dedos”, dijo Warfield. “Mi hermano fue una víctima. Estaba atrapado en un auto que circulaba a 100 mph. ¿Qué iba a hacer?”

Las personas que mejor conocían a Miller dicen que nunca conocieron a Robinson y no están seguras de que los dos hombres se conocieran. Miller acababa de sufrir un derrame cerebral en septiembre, y tuvo que dejar los dos empleos que tenía.

Quería volver a trabajar, pero seguía yendo a logopedia. No podía conducir porque tenía problemas de visión y había perdido la función del brazo izquierdo. A menudo iba a pie a todas partes o dependía de otros para ir a lugares.

Al momento de su muerte, acababa de pasar por una ruptura y estaba centrado en su familia.

Su vida no era perfecta, dijo Warfield. Había cometido algunos errores y había estado en la cárcel varias veces. Después de salir en libertad en 2020 por una condena de intento de robo, su familia dijo que se esforzó por cambiar su vida a mejor.

El martes, sus familiares rompieron en llanto en la pequeña casa azul de su madre en North Las Vegas. Frente a ellos, cestas de regalo y flores llenaban la mesa de centro. Tenían que discutir cómo iban pagar el entierro de su hermano.

Su madre, Cynthia Miller, recordó la última vez que vio a su hijo. Había estado enferma en la cama y él vino a ver cómo estaba.

“Me dio un gran abrazo y me dijo: ‘mamá, te quiero mucho’”, dijo. “Nunca pensé que sería la última vez que viera a mi hijo”.

Lo describió como un hombre adorable y de buen corazón que no dudaba en ayudar a su familia. Era padre de tres hijos, y el más joven tenía 14 años. También tenía un nieto.

Durante el fin de semana, Warfield pasó por primera vez por el lugar del accidente. La gente se había reunido en una vigilia para honrar a las víctimas.

Pensó en cómo habrían sido sus últimos momentos. Su hermano siempre les decía que fueran más despacio cuando él iba en el auto. Se le llenaron los ojos de lágrimas. Era demasiado doloroso.

“Él amaba su vida; no era tan tonto”, dijo.

Warfield dijo que quiere pedirle a los conductores a reducir la velocidad. El año pasado, Nevada multó a miles de conductores por ir a 100 mph o más.

Warfield y su hermano eran los dos hijos mayores de la familia. Habían crecido juntos en Las Vegas y egresaron de Valley High School. Había una gran distancia entre ellos y sus cinco hermanos menores, a los que ayudaron a criar.

Y solo unas semanas antes, su hermana menor, Caryn, estaba en el hospital con un respirador artificial, y la familia se estaba preparando para lo peor.

“A mi hermana no le va a pasar nada, se va a poner bien”, dijo, manteniendo a la familia positiva. “Ni siquiera quiero estar aquí planeando esto ahora mismo”.

Warfield recuerda la sonrisa de su hermano, su complexión robusta y sus abrazos de oso de peluche, y la forma en que se animaba cuando la llamaba “Shonda girl”.

Su otra hermana, Jessica Stingley, recordaba cómo siempre les hacía saber que era su hermano mayor, a donde fueran.

“Siempre decía: ‘ellas son mis hermanas’, y lo decía con fuerza”, dijo riendo. “Se aseguraba de que todos estuviéramos bien atendidos”.

A menudo visitaba a su madre y a su abuela, y siempre llevaba una gran cruz de plata alrededor del cuello, pero no se encontró en el lugar del accidente.

La familia de Miller dijo que su corazón está con las familias de las otras víctimas del accidente y programó el servicio fúnebre para él a las 11:30 a.m. del 21 de febrero en la iglesia Portals to Glory de North Las Vegas. También están recaudando dinero para los gastos de su funeral a través de un GoFundMe.

En cuanto al accidente, la familia de Miller dijo que las autoridades todavía lo están investigando.

“Espero respuestas. No sé si las obtendremos”, dijo Warfield. “Pero rezo por ellos todo el tiempo”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
El sector de las bodas en Las Vegas se recupera

La “Capital Mundial de las Bodas” se recuperó el año pasado, registrando uno de sus mejores años tras un duro 2020, según la Cámara de Comercio de Bodas de Las Vegas.

46 muertos tras el hallazgo de un remolque con migrantes en Texas

Cuarenta y seis personas fueron encontradas muertas dentro y cerca de un tractor-remolque y otras 16 fueron trasladadas a hospitales en un presunto intento de contrabando de migrantes hacia Estados Unidos, dijeron las autoridades de San Antonio.

El Tribunal Supremo da la razón a un entrenador que quería rezar en el campo

El Tribunal Supremo se puso el lunes del lado de un entrenador de fútbol americano de una preparatoria del estado de Washington que pretendía arrodillarse y rezar en el campo después de los partidos, una decisión que podría reforzar la aceptabilidad de algunas prácticas religiosas en otros entornos escolares públicos.