107°F
weather icon Mostly Cloudy

“¡No puedo respirar!”: llamadas al 911 revelan el caos del incendio de los apartamentos Alpine

La primera unidad del Departamento de Bomberos de Las Vegas llegó a los apartamentos Alpine Motel a unos cuatro minutos después de la llamada inicial al 911 que alertó a las autoridades sobre el incendio residencial más mortífero de la historia de la ciudad, según las grabaciones de audio recién publicadas de esa mañana.

“¡Oh, no puedo respirar!”, le informó una mujer de 49 años, respirando pesadamente, a un despachador del Departamento de Bomberos durante la llamada inicial al 911, que arribó a las 4:13 a.m. el 21 de diciembre. Se puede escuchar una voz al fondo gritando: “¡Sal, sal!”



El tiempo de respuesta de la agencia, que no ha sido divulgado públicamente, fue detallado en aproximadamente tres horas de grabaciones de audio del Departamento de Bomberos obtenidas por el Review-Journal.

De acuerdo con las grabaciones de audio y de radio del 911, publicadas esta semana por los funcionarios de la ciudad, la primera unidad del Departamento de Bomberos arribó a las 4:17 a.m., seguida por un camión de bomberos a las 4:18 a.m. y una ambulancia a las 4:20 a.m.

El Departamento de Policía Metropolitana (que ha abierto una investigación criminal sobre el incendio) negó una solicitud similar del Review-Journal para las llamadas al 911 y tráfico de radio con respecto a su respuesta al incendio.

‘Convirtiendo en humo’

Durante la llamada inicial, la mujer no identificada escapa del Alpine, un edificio de tres pisos ubicado en 213 N. Ninth St., y le dice al despachador que “el lugar se está convirtiendo en humo y hay gente atrapada”.

Los registros no revelan en qué unidad se produjo el incendio, aunque el Departamento notificó previamente que los investigadores creen que fue causado por una estufa que se utilizó para calentar una unidad de la planta baja.

Seis personas llamaron al 911 para reportar el incendio, que dejó a seis muertos y 13 heridos, cinco de ellos en estado crítico, incluyendo una mujer embarazada que cayó dos pisos al tratar de escapar. Atrapados por una puerta trasera bloqueada y pasillos llenos de humo, los residentes esa mañana recurrieron a saltar desde sus ventanas.

“Tenemos ocupantes colgando de creo que el segundo o tercer piso”, retransmitió un bombero por radio poco después de llegar al inmueble, según las grabaciones de audio, que hacen eco de una escena frenética descrita por muchos sobrevivientes.

Miranda Smith, una paramédico de MedicWest que respondió al incendio, le relató al Review-Journal el miércoles: “Vimos el caos que se estaba produciendo, gente colgando de sus ventanas para salvar su vida. Vimos a muchos niños que vieron cómo su casa se quemaba justo antes de Navidad”.

Cerca de 50 personas fueron evacuadas, y muchos están ahora luchando por encontrar nuevos hogares por la misma razón que terminaron en los apartamentos en mal estado: la falta de vivienda asequible en el valle de Las Vegas.

‘Checa su pulso’

Una de las llamadas al 911 captó el momento en que DeJoy Wilson, embarazada de tres meses en ese momento, se cayó después de haberse soltado de una sábana amarrada que su esposo de 29 años, Johnathan, había convertido en una cuerda.

La llamada provino de un hombre llamado Dominic, quien le comentó a un despachador que estaba dentro de un edificio cerca del Alpine y que había salido corriendo para ayudar.

“No vayas a entrar, ¿entendido? ¡Vamos tan rápido como podemos!”, instruye el despachador. “Están en camino, alejen a todos del edificio”.

Pero Dominic no le respondió al despachador, distraído por la escena de la embarazada herida, en su lugar, se escucha una mezcla de voces y gritos de pánico al fondo.

“¡Checa su pulso, checa su pulso, checa su pulso!”, grita Dominic. “¡Está embarazada, checa su pulso! ¡Está embarazada!”.

“¿Qué está pasando?” pregunta el despachador.

“Es un incendio”, dice Dominic. “La gente está saltando del tercer y segundo piso. Esta señora está embarazada, y creo que se golpeó la cabeza”.

Wilson, de 23 años, sufrió una fractura en la espalda y las costillas, y dos días después del incendio, ella y su marido pensaron que pudo haber perdido al bebé cuando empezó a sangrar.

Su condición no se sabía para el miércoles, pero Wilson le comentó previamente al Review-Journal que “el corazón del bebé estaba latiendo, y debería estar bien”.

Notificando al propietario del edificio

Casi tres horas después de que estallara el incendio, según las grabaciones de audio, el Departamento de Bomberos todavía estaba trabajando para identificar y contactar al propietario del Alpine; identificado más tarde como Adolfo Orozco, quien es el propietario del edificio de 41 unidades desde 2013 bajo el nombre de Las Vegas Dragon Hotel LLC.

“Hola, es el Departamento de Bomberos”, dice un despachador, marcando a varios números de teléfono del dueño, en un mensaje de voz. “Tenemos un incendio en un apartamento en 213 N. Ninth. Si usted es el dueño o el encargado de mantenimiento de este inmueble, seguimos en la escena a las 7 a.m. el 21 de diciembre. Por favor, llámenos o responda a esa ubicación”.

No estuvo claro cuándo se enteró Orozco del incendio, ni a qué hora llegó al Alpine ese día, si es que llegó. Su abogado, Dominic Gentile, mencionó el miércoles que no tenía esa información.

Orozco contrató a Gentile, un abogado de alto perfil, tres días después del incendio.

Entre el 22 y el 23 de diciembre, los investigadores descubrieron 42 violaciones al código de incendios en la propiedad de Orozco, incluyendo una puerta de evacuación bloqueada desde el exterior con barras de seguridad en un área de dormitorios sin una salida de emergencia y detectores de humo faltantes o defectuosos en al menos 14 puntos del edificio, según los registros de inspección obtenidos la semana pasada por el Review-Journal.

La investigación del Departamento de Policía, dirigida por su sección de homicidios, está en curso. Hasta el miércoles no se habían presentado cargos en relación con el incendio, según muestran los registros del tribunal.

LO ÚLTIMO