93°F
weather icon Clear

Madre dispara “accidentalmente” a su hijo de tres años

John Jaffey de tres años era un niño hermoso y cariñoso que apreciaba lo que la mayoría de los niños de su edad atesoran: juguetes y caricaturas como “PAW Patrol”, “Chase is on the Case” y “PJ Masks”, comentó su familia paterna el lunes.

“Era el niño más divertido, enérgico y gracioso”, mencionó la tía paterna de Jaffey, Katrina Corbridge, de Henderson.

El Departamento de Policía Metropolitana reveló que Jaffey fue asesinado accidentalmente el miércoles por su madre, Jasmin Vargas, de 25 años, de Las Vegas, en un complejo de apartamentos en la cuadra 1300 de la calle Arlington. Un informe de arresto de Vargas señala que le dijo a la policía que apretó el gatillo de un arma de fuego pensando que no había balas en ella. El arma, sin embargo, estaba cargada, y la bala descargada impactó a su hijo en la cabeza, según el informe.

Ahora se enfrenta a dos delitos graves de maltrato infantil que resultaron en daños corporales sustanciales con el uso de un arma mortal.

Los miembros de la familia paterna de Jaffey expresaron el lunes su indignación y conmoción por lo que consideran un comportamiento imprudente por parte de Vargas. Dijeron que están recaudando dinero para el funeral y el entierro del niño a través de una cuenta de GoFundMe al mismo tiempo que están de duelo.

Están luchando por entender por qué alguien apuntaría un arma en dirección a un niño, aunque pensaran que está descargada.

“Mi corazón pregunta, ‘¿cómo puedes ser tan estúpida?’” dijo de la ex novia y madre de su nieto la abuela de Jaffey, Katie Mickolafsky. “Se supone que eres su protectora. ¿Cómo no lo protegió?”

Un padre involucrado

Mickolafsky dijo que su hijo, Michael Jaffey de Las Vegas, era una parte importante de la vida de su hijo. Dijo que no estuvo presente en el momento del tiroteo y que sigue demasiado abrumado por el dolor como para hablar de la pérdida de su hijo.

“El lunes o martes por la noche estaba en un video chat con JJ mientras construía casas de jengibre”, señaló Mickolafsky. “Acababa de hablar con ella, no puedo ni decir su nombre sin querer vomitar… acababan de hablar de las vacaciones de Navidad. Iban a dividir la Navidad y los días en que lo iban a tener”.

La familia reveló que no fue hasta hace poco, cuando vieron fotos de Vargas y un hombre con armas en una publicación en su perfil personal de Facebook, que se enteraron de su interés en las armas de fuego.

Vargas se describe a sí misma en su perfil de Facebook como una trabajadora de almacén que estudió en la Preparatoria Green Valley y tiene dos hijos. Su informe de arresto también indica que recientemente compró un arma porque es de baja estatura y temía por su seguridad.

El día del tiroteo, Vargas y su hijo fueron al apartamento de una amiga porque la amiga “iba a maquillar a Jasmin para una sesión de fotos”, según el informe policial.

Vargas, su hijo, su amiga, un conocido y otro niño dieron un paseo por el complejo de apartamentos.

“Jasmin notó que algunas luces estaban apagadas y el camino estaba oscuro”, le relató la policía en su informe de arresto. “(Su amiga) le contó a Jasmin sobre los recientes robos de autos en el complejo. Jasmin declaró que se asustó y fue a su vehículo a recuperar su arma de fuego para protegerse”.

Vargas puso la Taurus de nueve milímetros en la bolsa delantera de su sudadera con capucha, dijo la policía. Luego, se reunió con sus amigos y les mostró brevemente el arma. En un momento dado, le entregó el arma a un amigo, y un testigo le dijo que no apretara el gatillo. Vargas entonces tomó el arma, desarmó el seguro, la apuntó delante de ella y dijo “No hay nada ahí”.

“Jasmin entonces apretó el gatillo y disparó un tiro, golpeando a John en la cabeza”, confirmó la policía, añadiendo que Vargas les dijo que había descargado el arma previamente en el desierto y “no entendía por qué había una bala en el cartucho”.

El niño herido y su madre fueron trasladados a un hospital local por otro testigo, donde John Jaffey fue declarado fallecido.

Una pérdida devastadora

Corbridge, la tía del chico, dijo que espera que la tragedia le recuerde a la gente que la posesión de un arma de fuego es una gran responsabilidad, una que requiere que el propietario aprenda sobre la seguridad en un entorno profesional.

“Tomen clases”, sugiere Corbridge. “Hay muchas clases en el área de Las Vegas. Sólo obtén algún tipo de seguridad, explicación, enseñanza.

“Deben aprender que sólo sostienes un arma y la apuntas si estás dispuesto a destruir”, señaló Corbridge. “Siempre trata un arma como si estuviera cargada, sin importar si lo está o no, y nunca apuntes a nada que no planees destruir”.

Vargas tiene programada una comparecencia en el Tribunal de Justicia de Las Vegas el martes.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Las fallas de supervisión del condado no empezaron con Robert Telles

El subdirector del Condado Clark, que no logró detener dos años de agitación en la oficina del administrador público antes del asesinato del reportero de Review-Journal, estaba a cargo de otros tres departamentos en los que la organización de noticias expuso problemas de acoso, corrupción o mala conducta grave.

Sisolak vs. Lombardo: Sus planes de vivienda asequible

Nevada ocupa el último lugar del país en cuanto a número de unidades de renta asequibles y disponibles, según la Coalición Nacional de Vivienda de Bajos Ingresos. Hay una escasez de 79,835 viviendas en renta asequibles y disponibles para los inquilinos de ingresos extremadamente bajos.

El ascenso y la caída de los Oath Keepers, nacidos en Las Vegas

Para Stewart Rhodes y Oath Keepers, una organización extremista nacida en el sur de Nevada, el enfrentamiento de 2014 con las autoridades policiales frente al rancho de Cliven Bundy en Bunkerville fue una oportunidad para dar la campanada dentro del movimiento antigubernamental.

Consideran ‘errático, hostil y abusivo’ al director del NDOC

El director del Departamento de Correccionales de Nevada, Charles Daniels, ha sido acusado por el personal de la prisión estatal de comportamiento “errático, hostil y abusivo” a raíz de dos suicidios de reclusos ocurridos este mes.