83°F
weather icon Clear

Los organismos públicos del sur de Nevada muy afectados por el aumento de ómicron

Los organismos públicos del sur de Nevada no han sido inmunes a la oleada más reciente de casos de COVID-19 que está arrasando la región, ya que los empleados se declaran enfermos en niveles que algunos dicen que no tienen precedentes.

“Nos ha golpeado como a todo el mundo: de forma bastante sólida”, dijo el jefe de bomberos del Condado Clark, John Steinbeck.

El departamento ha registrado recientemente más trabajadores enfermos que en cualquier otro momento de la pandemia. A principios de este mes, el Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) registró más empleados que dieron positivo en la prueba de COVID-19 que en cualquier otra semana desde que comenzó la crisis de salud pública.

Los problemas de personal, los peores de la pandemia, han hecho que North Las Vegas esté a un paso de tener que reducir los niveles de servicio. Y Las Vegas, que se enfrenta a un índice de llamadas inusualmente alto, se vio obligada a cerrar un centro comunitario durante un día.

La pandemia ya había puesto a prueba los recursos al crear nuevas demandas en las plantillas de los organismos públicos. Ahora la variante ómicron los está tensando aún más.

Pero incluso en medio de un periodo especialmente turbulento de dos años de emergencia de salud pública, los funcionarios dicen que hasta ahora han podido evitar cualquier interrupción grave de las operaciones.

“En este momento, somos capaces de prestar servicios sin interrupción, y tenemos muchas esperanzas de que las cosas no se deterioren más, o esto podría suponer un reto mayor para nosotros”, dijo el administrador municipal de North Las Vegas, Ryann Juden.

Personal afectado

LVMPD reportó que, hasta el martes, más de 300 empleados estaban en aislamiento domiciliario, incluidos 183 que habían dado positivo a COVID-19. Estas cifras incluyen a agentes comisionados y a trabajadores civiles.

“Afortunadamente, la ausencia de empleados está lo suficientemente repartida por el departamento como para que no haya afectado significativamente a las necesidades operativas”, escribió el portavoz de LVMPD, Misael Parra, en un correo electrónico la semana pasada.

Según Steinbeck, el Departamento de Bomberos del condado ha visto cómo cerca del 20 por ciento de sus aproximadamente 822 miembros estaban de baja con casos positivos de COVID-19 o síntomas similares desde el 1º de diciembre, lo que ha provocado su peor cresta de vacantes justo después del Año Nuevo, aunque la tendencia mejoró esta semana.

La ciudad de Las Vegas reportó que 87 trabajadores de su plantilla de aproximadamente 2,700 personas se habían dado de baja por enfermedad durante la semana que terminó el 3 de enero, la mayoría de los cuales pertenecían a sus departamentos de bomberos y parques y actividades recreativas.

El portavoz de Las Vegas, Jace Radke, dijo el jueves que la ciudad ha experimentado “tasas de bajas más altas de lo habitual en las últimas semanas”, pero que, al igual que otros organismos, el aumento de las ausencias no se había traducido en una reducción de las funciones críticas.

En Henderson también se ha producido un aumento de los empleados que llaman para reportar que están enfermos en comparación con lo que se experimentaba antes de las vacaciones, pero esas ausencias no han obligado a los funcionarios a reducir los niveles de servicio, dijo la ciudad. Los trabajadores de seguridad pública de Henderson están usando horas extras para garantizar una dotación de personal adecuada.

Entre el 3 y el 9 de enero, el número de empleados de Henderson que llamaron para darse de baja temporal osciló entre 29 y 159, alcanzando un máximo el 6 de enero. Ese día, 39 de los que llamaron fueron empleados del Departamento de Policía de Henderson y 14 del Departamento de Bomberos.

El tiempo libre remunerado no programado suele deberse a una enfermedad, pero también pueden usarlo quienes tienen que abandonar el trabajo de forma inesperada por situaciones como emergencias personales, dijo la ciudad.

Los residentes de North Las Vegas no notarán las luchas de personal que se están produciendo detrás de escenas porque no se han reducido los servicios, dijo Juden, aunque alrededor del 15 por ciento del personal de la ciudad ha estado de baja por enfermedad desde el final de la temporada de vacaciones.

Nuevas responsabilidades

El personal de Juden se ve sometido a una gran presión no solo por las bajas de los empleados, sino por las nuevas exigencias que quedan fuera del ámbito de su trabajo habitual, como ayudar a los hospitales que se enfrentan a sus propios problemas de personal.

Para hacer frente a los problemas de personal, la ciudad está recurriendo a horas extras, un gasto que será asumido por la ayuda federal. En algunas ocasiones, el Cuerpo de Bomberos ha tenido que cerrar una unidad, pero eso no ha ocurrido en casi una semana.

“La buena noticia es que no hay mucha gente en los hospitales”, dijo Juden. “La mala noticia es que es difícil gestionar y conseguir a todos los que necesitamos para prestar servicios críticos”.

Juden dijo que el 37 por ciento de sus empleados han reportado estar completamente vacunados.

Además, muchos menos empleados del Departamento de Bomberos del condado están requiriendo hospitalización que durante la última oleada de diciembre de 2020 y están volviendo al trabajo más rápidamente, dijo Steinbeck. Alrededor de dos tercios del personal se han vacunado completamente.

Steinbeck dijo que si su departamento hubiera contado con todo el personal, habría ofrecido ayuda sobre el terreno a los hospitales con poco personal. Pero ante sus propios contratiempos, el departamento solo pudo ayudar en los lugares de prueba y coordinar la llegada de recursos a los hospitales.

Haciendo lo básico

El reciente aumento de casos ha presionado al condado para que se adapte a otros lugares, con un retorno al trabajo a distancia cuando sea posible y limitando las reuniones en persona, según el portavoz Erik Pappa.

También se está recordando a los cerca de 10 mil empleados del condado las precauciones más básicas para vivir en una pandemia: Mantente a seis pies de distancia. Lávate las manos. No vengas a trabajar si te sientes mal. Usa un cubrebocas.

“También pedimos a los empleados que sean conscientes de sus actividades fuera del lugar de trabajo, limitando la exposición a grandes eventos, reuniones en interiores y el contacto estrecho con quienes se sabe que tienen o pueden tener COVID-19”, dijo Pappa.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Titus lucha contra demócratas y republicanos tras redistribución del Distrito 1

Los demócratas de Nevada en el recién trazado Distrito 1 del Congreso podrán elegir entre dos candidatas progresistas en la papeleta, la representante Dina Titus, decana de la delegación federal del estado en Washington, y la activista liberal Amy Vilela.

En Ucrania y a nivel internacional, el escenario se oscurece para Rusia

Europa presionó el lunes para agudizar y ampliar su respuesta a la invasión rusa de Ucrania, con Suecia dispuesta a seguir a Finlandia en la búsqueda de la adhesión a la OTAN y los funcionarios de la Unión Europea trabajando para rescatar las sanciones propuestas que apuntarían a las exportaciones de petróleo ruso que ayudan al Kremlin a financiar su guerra.

Atacante de Buffalo buscó lugar con alta población de afroamericanos

BUFFALO, Nueva York.- El joven que mató a tiros a 10 personas en un supermercado de Buffalo había estudiado la composición demográfica de la zona y quería atacar un lugar donde haya alta concurrencia de personas afroamericanas, y llegó al lugar por lo menos un día antes para hacer reconocimiento del local, informaron autoridades el domingo.

Rusia asume pérdidas en fallido cruce de río, según autoridades

Rusia perdió un número significativo de tropas e importantes equipos cuando las fuerzas ucranianas frustraron su intento de cruzar un río en el este, dijeron el viernes funcionarios británicos, otra señal de la lucha de Moscú por conseguir victorias decisivas y salvar una guerra que se les ha desviado.