85°F
weather icon Partly Cloudy

¿Qué sigue después de que California presente un plan para reducir el uso del río Colorado?

Actualizado February 2, 2023 - 7:30 pm

California presentó su propia propuesta sobre cómo los siete estados que dependen del río Colorado deben conservar el agua, dando a conocer su plan un día después de que los otros seis estados enviaron su propia propuesta conjunta al gobierno federal.

La propuesta de California, contenida en una carta enviada a última hora del martes a la Oficina de Recuperación, pide recortes adicionales de hasta dos millones de acres-pies en función del nivel de agua del Lago Mead, con Arizona y Nevada probablemente asumiendo la carga de la mayoría de esas reducciones.

Los recortes propuestos tienen por objeto evitar que el Lago Mead y el Lago Powell, los dos principales embalses de almacenamiento del Colorado, que actualmente rondan la cuarta parte de su capacidad, sigan cayendo a niveles que amenazarían la generación de energía y la capacidad de suministro de agua a lo largo del río que abastece de agua a 40 millones de estadounidenses, incluido el 90 por ciento del suministro de agua del sur de Nevada.

La propuesta de California ocurrió un día después de que Nevada, Arizona, Nuevo México, Utah, Colorado y Wyoming presentaran conjuntamente a la agencia su propia propuesta, un plan que le pide a California realizar recortes significativos en su asignación anual del río.

Los dos planes proponen una suma similar de reducciones en respuesta a una petición de la Oficina de Recuperación para reducir el uso del agua a lo largo del río afectado por la sequía de dos a cuatro millones de acres-pies en los próximos años, recortes que equivaldrían a alrededor de un 15 a 25 por ciento de reducción en el uso a través del río.

Derechos de agua prioritarios

Sin embargo, los respectivos planes ponen de manifiesto las diferencias de opinión sobre cómo debe gestionarse el río: apegándose a un estricto sistema de prioridades frente a una distribución más amplia y uniforme de las reducciones.

“Esta alternativa proporciona un marco realista y aplicable para hacer frente a la reducción de los caudales de entrada y la disminución de las elevaciones de los embalses mediante la construcción de acuerdos voluntarios y los esfuerzos de colaboración anteriores con el fin de minimizar el riesgo de desafío legal o retraso en la aplicación”, escribió JB Hamby, presidente de la Junta del Río Colorado de California y comisionado del Río Colorado del estado, en la carta.

El plan propuesto por los otros seis estados gira en torno a la contabilización de más de 1.5 millones de acres-pies de agua perdidos por evaporación y transporte en el Lago Mead y aguas abajo de la Presa Hoover. Esa contabilidad se traduciría en recortes sustanciales para los estados de la cuenca baja, Arizona, Nevada y California, y la mayoría de esas reducciones le corresponderían a California.

El plan de California no tiene en cuenta esas pérdidas y, en su lugar, pide reducir el uso de agua en la cuenca baja en un millón de acres-pies al año, 400 mil de los cuales procederían de California - recortes que el estado anunció el año pasado que asumiría voluntariamente como parte de un acuerdo con el gobierno federal para proporcionar financiación a los esfuerzos de restauración en Salton Sea. El resto se repartiría entre Arizona y Nevada, que verían reducidas sus asignaciones en 560 mil y 40 mil acres-pies, respectivamente.

Más recortes

Ambas propuestas también llaman a recortes adicionales en la asignación de agua a medida que el nivel del Lago Mead se acerque a los mil pies de elevación. La superficie del Lago Mead está actualmente alrededor de los 1,047 pies, y se espera que descienda más de 30 pies antes de finales de 2024, según las proyecciones más recientes de la Oficina de Recuperación.

La propuesta multiestatal establece cómo se repartirían esos mayores recortes en las zonas más bajas, mientras que la de California dice que esas reducciones “deberían aplicarse usando las autoridades existentes”, lo que probablemente significaría mayores recortes para Nevada y Arizona.

California se lleva la mayor parte de las asignaciones anuales del río Colorado, con 4.4 millones de acres-pies al año, y debido a acuerdos previos entre los estados y a los derechos de agua de California sobre el río, es el último en la fila para sufrir recortes. Arizona y Nevada, por su parte, han sufrido reducciones en los dos últimos años debido a la continua caída del Lago Mead.

Las autoridades federales les habían comunicado a los estados que debían llegar a un acuerdo sobre los recortes propuestos antes de finales de enero. Pero ahora, con las dos propuestas sobre la mesa, la atención se centra en cómo avanzará el gobierno federal y qué parte de cada plan puede o no incorporar, ya que los funcionarios examinan varios escenarios de modelado para el río, que se ha reducido sustancialmente en las últimas dos décadas debido a la sequía crónica.

La oficina espera examinar las propuestas y publicar un borrador de sus conclusiones a finales de marzo, con una decisión final sobre un plan para agosto, cuando la agencia suele anunciar los planes de asignación del río Colorado para el año próximo.

Posible litigio

Elizabeth Koebele, profesora asociada de la Universidad de Nevada, Reno, que estudia la política y la gobernanza del agua, dijo que será difícil que la propuesta de los otros estados se analice sin el apoyo de California, porque eso llevaría probablemente a una demanda por parte de California, algo que la agencia parece estar intentando evitar.

Parte del problema, según Koebele, es que el antiguo sistema de prioridades nunca se concibió para hacer frente a la hidrología actual a lo largo del río, provocada por un clima más cálido y seco.

“Si se llega a un litigio, ¿tiene el gobierno federal la potestad de decir que esto tiene que ajustarse porque sencillamente no se ajusta a esta realidad? Creo que ese es realmente el asunto de este debate”, dijo Koebele.

Los intentos del gobierno federal de evitar litigios son parte de la razón por la que el sistema del río Colorado ha caído en una situación desesperada, dijo John Fleck, investigador del agua en Utton Center de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo México.

El desacuerdo fundamental sobre cómo gestionar la cuenca del río se ha prolongado durante más de dos décadas sin que se haya hecho ningún esfuerzo real por abordar las preocupaciones subyacentes, afirmó Fleck. El gobierno federal podría incorporar ambas propuestas de alguna forma en su análisis, pero después tendrá que tomar la difícil decisión que probablemente no satisfaga a todas las partes, añadió.

“Tarde o temprano tendremos que hacer algo. Nuestros intentos de evitar litigios durante 20 años han vaciado los depósitos”, dijo Fleck. “Sería muy fácil litigar hasta llegar al ‘dead pool’, y entonces no tendrían el agua de todos modos”.

El nivel del lago baja tanto que el agua ya no puede fluir por las presas de Glen Canyon o Hoover, impidiéndoles generar electricidad.

John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, sigue creyendo que el proceso de la Oficina de Recuperación da el tiempo necesario para que los siete estados trabajen en un verdadero plan consensuado.

Aunque los estados se encontraban en un punto muerto a finales de la semana pasada en una reunión en Denver, no cree que estuvieran “a años luz de distancia”. Las partes estaban más o menos de acuerdo en los volúmenes globales que debían reducirse, lo que se evidencia en las cifras globales similares propuestas por los dos planes. Entsminger considera que las conversaciones con California han sido productivas en las últimas semanas, pero que la cuestión de dónde se producirían los recortes en la cuenca se ha convertido en un punto de fricción.

“Aún hay tiempo”, dijo Entsminger. “Y creo que hay un camino realista, de lo contrario no seguiría metiéndome a llamadas por Zoom y a aviones”.

LO ÚLTIMO