91°F
weather icon Rain

Pastores y feligreses de Las Vegas reaccionan a la sentencia sobre el aborto

Los feligreses se agolparon el domingo en la Hope Church, en Cactus Avenue, para escuchar su sermón semanal, esperando ansiosamente la oración inicial.

Casi inmediatamente, la sala se llenó de alabanzas y vítores de “amén” cuando el pastor abordó la decisión tomada por el Tribunal Supremo el viernes, eliminando las protecciones para el acceso al aborto.

“Como seguidores de Jesús, debemos celebrar y alabar a Dios por el paso crucial que vimos dar el viernes para proteger la vida de los no nacidos”, dijo el pastor Scott Worthington mientras los miembros aplaudían.

El 24 de junio, el Tribunal Supremo anuló efectivamente el histórico caso Roe v. Wade, que protegía el derecho de las personas a abortar en Estados Unidos. Al final del viernes, el aborto era totalmente o casi totalmente ilegal en muchos estados. El aborto seguirá siendo legal en Nevada según la ley actual.

Hope Church es de denominación cristiana bautista. La creencia es que el aborto no está permitido bajo ninguna circunstancia debido a las interpretaciones de la Biblia y de las Escrituras en su interior.

La oración de apertura se prolongó durante 15 minutos hablando únicamente del tema del aborto mientras sonaba una suave música de piano tras las palabras de Worthington. La Hope Church apoya la decisión políticamente, pero Worthington predicó sobre cómo su Dios está en el centro del debate.

“Para nosotros no se trata de una decisión política… en el centro del debate sobre el aborto está la ‘imago dei’”, dijo Worthington. El latín significa ‘imagen de Dios’. “La realidad bíblica de que toda vida humana ha sido creada a imagen de Dios y es digna de ser vivida a ambos lados del útero”.

Worthington modeló la mayor parte de su sermón a partir de un único fragmento de las Escrituras, el Salmo 150, versículo seis.

“Que todo lo que tiene aliento alabe al Señor”, decía la Escritura mientras Worthington miraba a la multitud.

Estas piezas de la Escritura modelan su fe y la siguen al pie de la letra, a lo que Worthington se refirió como su “fundamento”.

“Hay complejidades en esta situación, creo que todos estamos de acuerdo”, dijo Worthington. “Pero lo que no es complejo es que un bebé en el vientre materno, hecho a imagen de Dios, tiene derecho a vivir fuera del vientre”.

El sermón terminó con alabanzas y adoración, ya que la Iglesia consideró que la decisión era un paso en la dirección correcta.

Sin embargo, otros servicios confesionales de Las Vegas adoptaron un tono más duro en sus servicios. Al mismo tiempo que la congregación de la Hope Church celebraba la sentencia del tribunal, a 15 millas de distancia la reverenda Elizabeth Zivanov, de la Christ Church Episcopal, la amonestaba.

“La sentencia fue un verdadero puñetazo en las tripas”, dijo en su sermón.

Zivanov es una activista del derecho al aborto desde 1967, dijo. Sus propias posiciones van más allá de la postura oficial de la Iglesia Episcopal, a la que describió como “defensora del aborto”.

La postura oficial de la Iglesia Episcopal es que el aborto es una decisión que debe tomar la mujer embarazada y su médico.

La Iglesia Episcopal está comprometida con el “acceso equitativo a la atención a la salud de la mujer, incluida la atención a la salud reproductiva de la mujer”, según una declaración de la Iglesia. Que es “una parte integral de la lucha de la mujer por afirmar su dignidad y valor como ser humano”.

Según Zivanov, el movimiento antiabortista ha sido liderado por católicos y evangélicos conservadores, pero no cree que representen las opiniones de la mayoría de los cristianos. Su creencia de que la vida comienza en la concepción es arbitraria y no está arraigada en las escrituras, dijo.

“Dicen todo esto solo sobre un cigoto”, dijo, refiriéndose al pequeño grupo de células que acaba convirtiéndose en un feto durante el embarazo. “Nadie sabe realmente cuándo un cigoto se convierte en un ser humano”.

En el mismo sermón, también se manifestó en contra de la decisión del tribunal del jueves de limitar la legislación sobre el control de armas.

“Jesús era político”, dijo Zivanov. “La gente dice que la política no debería estar en la iglesia, pero eso es lo que la iglesia es en cierto modo”.

Personalmente, se sintió afectada por la decisión del tribunal, y tenía un mensaje originalmente duro para los cinco jueces del tribunal que formaron la mayoría en la decisión, uno que moderó debido a su papel eclesiástico.

“Les deseo que tengan pesadillas, todas las noches, durante el resto de sus vidas”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO