41°F
weather icon Clear

Hogar para enfermos mentales en Las Vegas continuó operando a pesar de clausura

Un año después de que los funcionarios de salud de Nevada cerraran un hogar financiado por contribuyentes donde los enfermos mentales vivían en condiciones asquerosas, una clínica de salud mental continuó colocando personas allí hasta que Las Vegas Review-Journal provocó que los reguladores estatales lo clausuraran nuevamente esta semana.

Jason Fleshman, un joven de 28 años que escucha voces y gritos incontrolablemente, se sienta en un cuarto oscuro todo el día, fuma marihuana y escucha la radio. Una pila de cristales rotos permanece en una esquina. Las ventanas están cubiertas con gruesas mantas. Un colchón sucio es el único lugar para sentarse.

Fleshman camina por la habitación.

“Todo es negro. Quiero aferrarme a algo “, dice Fleshman, tirando de su gorro y secándose las lágrimas. “Solo quiero ser amado. Estoy tratando de buscar la luz de nuevo. Estoy viviendo una situación de la que trato de salir. Estoy cansado de estar solo. Estoy buscando una familia “.

Funcionarios del estado se negaron a proporcionar direcciones para hogares de residentes con enfermedades mentales. El Review-Journal encontró y visitó seis de las casas en Las Vegas. Algunos se negaron a abrir la puerta. Otros amenazaron con llamar a la policía, y algunos parecían vacíos.

La casa en el 724 de N. 9th Street no está lejos de las luces brillantes del centro de Las Vegas. Pero todo lo que Fleshman ve es oscuridad.

La casa es propiedad de Emperatriz “Emper” Ebiya y durante años fue parte de un programa estatal que paga a las personas para alojar a los pacientes con enfermedades mentales en sus hogares. Pero en diciembre de 2016, los funcionarios estatales descubrieron “condiciones deplorables” en su hogar y lo cerraron.

Las sórdidas condiciones en dichos hogares son un problema generalizado en Nevada, que tiene 142 hogares comunitarios para personas con enfermedades mentales. Una auditoría reciente descubrió condiciones similares a las encontradas en la casa de Ebiya: heces humanas, vidrios rotos, alimentos caducados, colchones sucios, moho y roedores, en 37 casas en todo el estado.

Pero los ex funcionarios del estado, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que la casa de Ebiya era una de las peores y debería haber permanecido cerrada. Pero volvió a ser el hogar de algunos de los residentes más vulnerables de Nevada.

Al menos siete hombres con discapacidades mentales fueron colocados allí por Mojave Mental Health, una subsidiaria de la Escuela de Medicina de UNLV.

Ebiya, de 69 años, dice que el estado trasladó a sus clientes con enfermedades mentales a otras casas en 2016, pero dejó a los vinculados al programa UNLV. Y a pesar de las condiciones miserables, el centro de salud mental de la escuela siguió colocando clientes nuevos hace tan solo el mes pasado.

Impulsado por el informe de Review-Journal, los reguladores estatales visitaron la casa esta semana y descubrieron que Ebiya estaba administrando medicamentos a los clientes. Por segunda vez, emitieron una orden de “cese de operación sin licencia”.

Un trabajador social de la UNLV, Kelly Stone, visitó a sus clientes el viernes pasado. Se negó a comentar.

El máximo administrador de salud de Nevada dijo el miércoles que es “alarmante” que la clínica de la universidad, que recibe fondos del estado, ponga a los pacientes en un entorno inseguro.

“Creo que es terrible que un proveedor de servicios de salud mental coloque a los clientes en una instalación a la que se ordenó suspender las operaciones porque no cumplía con los estándares”, dijo Richard Whitley, director del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada.

¿”Mejor” que estar sin hogar?

Paul Joncich, vocero de la Escuela de Medicina de la UNLV, dijo que los clientes no necesitan “hospitalización ni asistencia adicional”. Los asistentes sociales simplemente les dijeron a los hombres sobre el lugar de Ebiya y decidieron alquilar una habitación. Pero los hombres entrevistados por el Review-Journal tuvieron problemas para comer, hablar, tomar medicamentos, controlar sus finanzas o cepillarse el cabello.

“Básicamente estamos trabajando con ellos para que no se queden sin hogar”, dijo Joncich. “Tienes que preguntarte: ¿sería mejor para esta persona estar sin hogar, vivir debajo de un puente o hacer cola para una cama de refugio? Estas son personas que están luchando con problemas mentales, y no hay suficientes instalaciones que los acepten “.

UNLV Mojave Mental Health recibe dinero del estado para alojar a personas con enfermedades mentales y para proporcionar “servicios comunitarios”. Según registros financieros, el estado pagó a Mojave $ 915,677 el año pasado, $ 989,796 en 2016 y $ 920,691 en 2015 para proporcionar dichos servicios a enfermos mentales residentes.

Ebiya dice que sus clientes le pagan usando Seguridad Social, discapacidad o Medicaid. Ella cobra $ 500 a $ 600 en alquiler, sin incluir comida.

No muy lejos de la habitación de Fleshman cuatro hombres viven en otra casa destartalada propiedad de Ebiya. Aunque a Ebiya se le paga para alimentar a algunos clientes, el refrigerador está vacío, además de una bolsa de plástico de Cheerios, y está manchado por los derrames. Una cabina de ducha está casi negra de tierra y lleva un letrero que dice: “No tocar. Fuera de servicio. “Las alarmas de incendio están rotas, sus cables colgando.

“El trabajador dijo que estoy pagando por el lugar y por la comida”, dijo Andy Impereti, de 48 años, quien dice que Mojave lo colocó allí hace un mes. La familia de Impereti se fue, y ha estado escuchando voces durante los últimos 26 años. “Solo me acuesto en la cama todo el día. Me estoy volviendo loco “.

Zsolt Beke, otro cliente de Mojave, ha vivido en el hogar durante varios años, y su habitación está en ruinas. Su colchón se apoya contra la pared. La alarma de incendio se desmantela y los espejos del armario se rompen. Al final del pasillo hay una habitación rebosante de comida mohosa, envoltorios sucios, cigarrillos, botellas de medicina abiertas y navajas de afeitar. Un hombre que solo dijo que su nombre es Gary vive allí.

Los funcionarios de salud dijeron que no era tarea de los trabajadores del caso limpiar las casas. Esa responsabilidad recae en los clientes y el propietario.

Aunque Ebiya parece vivir en el lugar, los hombres dicen que la ven solo cuando entrega el desayuno alrededor de las 8 a.m todos los días. El viernes pasado, el desayuno fue sobrante de la pizza de Papa John’s, galletas heladas, un sándwich de pavo de Starbucks y trocitos de chocolate Nestlé.

Ebiya, quien dice que ha estado trabajando con residentes de enfermedades mentales desde 1989, dijo que los trabajadores sociales continuaron llamándola, a pesar de que el estado eliminó a las personas de la casa en 2016.

“Los trabajadores sociales todavía están tratando de ubicarlos”, dijo. “Dado que he estado en este negocio durante mucho tiempo, los trabajadores sociales confían en mí y me dicen: ‘Emper, ¿tienes una habitación? ¿Puedes acomodar a mis clientes? ‘”

Y, dijo Ebiya, una casa sucia es mejor que vivir en la calle.

“Para las personas mentalmente enfermas, ¿creen que pueden mantener su habitación limpia todos los días? No pueden hacer eso porque están mentalmente enfermos. Necesitan ayuda “, dijo. “Tengo compasión. Tengo sentimientos. Lo siento por ellos. Mi corazón no es solo por el dinero. Mi corazón es ayudar a estas personas, y eso es lo que estoy haciendo “.

Inspecciones

Se supone que los trabajadores sociales del estado controlan cada hogar durante las visitas mensuales. Una investigación, lanzada por Whitley después de la auditoría, descubrió que los controles mensuales no estaban sucediendo. Y cuando los trabajadores completaron una lista de verificación, según el informe, informaron menos de las condiciones y no dieron seguimiento a las violaciones.

Según los registros obtenidos por el Review-Journal, una supervisora ambulatoria, Deanne Peters, visitó la casa de Ebiya el 26 de septiembre de 2016, para controlar a un cliente que había vivido allí durante 10 años. Peters dijo que la casa “pasó la inspección” y que “el espacio vital está bien”, según los documentos. Whitley dijo esta semana que los trabajadores sociales ya no realizarán los controles mensuales. Los reguladores manejarán eso ahora.

Whitley dice que descubrió las terribles condiciones en las casas del sur de Nevada cuando se realizó la auditoría el mes pasado. Pero reconoció que el fracaso del estado para proteger a sus residentes con enfermedades mentales comienza en la parte superior.

“Si he fallado, entonces debería presentar mi renuncia”, dijo Whitley. “El gobernador ha invertido muchos recursos en salud mental. Si me he perdido algo, entonces espero ser considerado responsable. Soy el jefe de la organización y finalmente asumo la responsabilidad “.

Con base en el nuevo pedido del estado, los trabajadores sociales de Mojave tienen 10 días para retirar a los clientes de la casa de N.9th Street de Ebiya. Los funcionarios dicen que no será fácil. “Va a ser una lucha”, dijo Joncich. “No hay muchas opciones”.

Dos de los antiguos clientes de Ebiya, Rita Cutler y Linda Saavedra, terminaron en hogares comunitarios similares en Las Vegas. El nuevo lugar de Cutler, en St. Louis Avenue, es limpio y espacioso, pero su cuidadora no habla mucho inglés. Tampoco lo hace el administrador de la casa nueva de Saavedra en Linn Lane.

Saavedra, que vivió en la casa de N.9th Street de Ebiya durante seis años, dijo que estaba encerrada dentro de la casa y que “se sentía prisionera”. En su nuevo hogar, fuma y compra galletas y refrescos para pasar el tiempo.

En el otro lado de la ciudad, Cutler comparte los sentimientos de soledad. Ella ve la televisión todo el día, y una visita semanal al Dollar Tree es su único contacto externo.

“Estoy solo”, dijo Cutler, de 65 años, quien dijo que la casa de Ebiya estaba llena de cucarachas y ratas. “Mi cuidador nunca sale de su habitación durante el día. Ella me evita y nunca la veo “.

Póngase en contacto con Ramona Giwargis en rgiwargis@reviewjournal.com o al 702-380-4538. Sigue a @RamonaGiwargis en Twitter.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Se sortearán las solicitudes para los salones de cannabis

Nevada elegirá al azar el miércoles a los 20 solicitantes que recibirán licencias estatales provisionales para abrir salones independientes para consumo de cannabis, según la Junta de Cumplimiento de Cannabis de Nevada.

La bodega cubana Mercadito celebrará su gran apertura en UnCommons

Mercadito, una bodega cubana -o pequeña tienda de comestibles del vecindario- marca su gran apertura el jueves en la urbanización de uso mixto de 400 millones de dólares en el suroeste de Las Vegas.