67°F
weather icon Clear

Hombre intenta recuperar $150,000 después de que un abogado de Las Vegas le robara

James Wilson dice que confió en su abogado de Las Vegas, Scott Michael Cantor, para manejar adecuadamente los detalles de la herencia de su difunta madre en el tribunal de sucesiones.

Wilson, de 51 años, es un sargento penitenciario jubilado de North Las Vegas que ahora vive en Washington. Su madre, Charley Janet Wilson, murió en Las Vegas en 2010, y su casa en Centennial Hills se vendió un año después. Las ganancias se colocaron en una cuenta fiduciaria en el bufete de abogados de Cantor mientras el complejo caso de sucesión familiar se prolongaba durante una década.

“Pensé que el dinero estaba tan seguro como Fort Knox en una cuenta fiduciaria”, dijo Wilson.

Pero cuando el caso testamentario finalmente se resolvió en 2020, Wilson se puso en contacto con su abogado para obtener su parte de la herencia valorada en unos 150 mil dólares. Lo que siguió de Cantor, dijo Wilson, fue una excusa tras otra.

“Hubo numerosas veces en las que le llamé y le dije: ‘Date prisa y hazlo’”, dijo Wilson. Pero el dinero nunca llegó.

La policía de Las Vegas y los fiscales del Condado Clark dicen ahora que la razón por la que Wilson nunca cobró es porque Cantor, de 69 años, robó el dinero. El abogado fue detenido en octubre y se enfrenta a un juicio por un delito grave de intento de robo.

Los abogados de Cantor no respondieron a las solicitudes de comentarios para este reportaje, pero los registros obtenidos por el Las Vegas Review-Journal muestran que Cantor fue previamente disciplinado por la Corte Suprema de Nevada por violar las reglas de conducta profesional en casos legales que se remontan a décadas atrás. Esos mismos registros también muestran que fue inhabilitado por el estado de California en marzo, y que el Colegio de Abogados de Nevada está ahora tratando de revocar la licencia de derecho de Cantor también.

“Tal y como yo lo veo, Scott robó la casa de mi madre… Ese era el dinero con el que pudo haber enviado a mis hijos a la universidad”, dijo Wilson. “Eso es lo que mi madre quería ver”.

Al menos cuatro denuncias previas

Cantor fue admitido para ejercer la abogacía tanto en Nevada como en California en 1978. En 1990, recibió una amonestación privada del Colegio de Abogados de Nevada porque Cantor “extravió temporalmente dos fichas de casino que le había confiado un cliente en 1983”, según los registros del Colegio.

En 2014, el Colegio de Abogados de Nevada inició un procedimiento disciplinario contra Cantor a raíz de las quejas presentadas en otros tres casos.

El primero se derivó de un caso de 2005 en el que Cantor no obedeció una orden judicial que exigía el rápido desembolso del dinero de un acuerdo en nombre de un cliente que había recibido un préstamo previo a la liquidación en un caso civil.

En el segundo caso, una mujer dijo que contrató a Cantor como abogado de divorcio y le pagó más de mil dólares, pero al final tuvo que realizar sus propios trámites legales después de decir que Cantor no hizo lo que dijo que iba a hacer. El Colegio de Abogados de Nevada dijo que Cantor no presentó los certificados de paternidad de la mujer y esperó un año para presentar una petición conjunta. Tampoco le informó a su cliente de los avances legales significativos, dijo el Colegio de Abogados de Nevada.

En otra queja, Cantor fue contratado para manejar un caso de sucesión de una mujer que murió en 2008. El Colegio de Abogados de Nevada dijo que actuó como administrador de la herencia sin la aprobación del tribunal testamentario y terminó recibiendo honorarios ilegales en el caso. También incumplió los servicios legales al presentar documentos contables.

Disciplina en Nevada y California

Los documentos presentados ante el Tribunal Supremo de Nevada indican que Cantor se declaró culpable ante el Colegio de Abogados del Estado por las tres denuncias, reconociendo que había violado las normas de conducta profesional.

Como resultado de la declaración de culpabilidad, en septiembre de 2015, el Tribunal Supremo de Nevada aprobó una suspensión de seis meses de la licencia de abogado de Cantor y un año de prueba con el Colegio de Abogados de Nevada. También se le asignó un mentor por parte del colegio de abogados para ayudarle a retomar el camino.

Sin embargo, poco después, el mentor –un abogado de Las Vegas– le reportó al colegio de abogados “de que tenía dudas sobre el manejo de los fondos fiduciarios por parte de Cantor”, según los archivos del colegio, y que “Cantor admitió un déficit” de 37 mil dólares en una cuenta fiduciaria.

Como resultado, en noviembre de 2016, el Tribunal Supremo de Nevada firmó una recomendación del Colegio de Abogados de Nevada que ampliaba la suspensión de la licencia de abogado de Cantor a tres años. Se ordenó una auditoría de su cuenta de fondos fiduciarios junto con el reembolso de cualquier deficiencia.

También se le exigió a Cantor que usara un sistema de contabilidad y gestión de casos, y que presentara reportes trimestrales sobre sus progresos.

La disciplina de Nevada provocó que el Colegio de Abogados de California iniciara su propio procedimiento disciplinario contra Cantor. Cantor fue inhabilitado en California en marzo por incumplir repetidamente los requisitos que se le impusieron.

El Colegio de Abogados de Nevada, en su petición de noviembre, dijo que Cantor tampoco les informó de que había sido inhabilitado en California, aunque estaba obligado a hacerlo, y que la pérdida de su licencia en California solo se descubrió cuando el Colegio de Abogados de Nevada investigó “otro asunto” relacionado con Cantor. Los archivos no proporcionan detalles sobre lo que el Colegio de Abogados de Nevada está investigando.

A la espera de un cheque

Wilson dijo en 2020 que se frustraba cada vez más con las excusas crónicas de Cantor sobre por qué no le había transferido la herencia de la madre de Wilson. Una serie de intercambios en el otoño de 2020 lo dejó convencido de que algo andaba muy mal.

“Le dije a Scott: ‘Quiero ver el dinero en mi cuenta’”, dijo Wilson. “Él dijo: ‘Tendré el dinero en tu cuenta. Iré a hacer una transferencia en el Nevada State Bank’”.

Más tarde, ese mismo día, Wilson dijo que Cantor le dijo que no podía hacer la transferencia porque el banco había cerrado a las 2 p.m.

“Me pregunté: ‘¿Un banco cierra a las 2 p.m.?’”, dijo Wilson.

En los días siguientes, Cantor le dijo que, efectivamente, le habían enviado el dinero por transferencia.

“Me envió una foto de esta carta”, dijo Wilson. “Dice transferencia bancaria. Tenía la cantidad, pero no llegó a mi banco. Entonces empecé a mirar esta carta y la letra de imprenta estaba mal. Las líneas estaban torcidas”.

Wilson dijo que envió la foto de la carta a varios amigos que son policías retirados, y todos le dijeron que “eso parecía sospechoso”, recordó Wilson.

Wilson presentó entonces una denuncia ante la policía de Las Vegas el pasado mes de enero. Los detectives escribieron en un reporte de detención de Cantor que se enteraron de que el abogado también le dijo a Wilson que tenía que auditar su cuenta fiduciaria.

“Después de la auditoría del señor Cantor, le dijo (a Wilson) que solo había 200 dólares en su cuenta fiduciaria”, dijo la policía. “El señor Cantor le dijo (a Wilson) que se haría cargo de los fondos, pero nunca pagó”.

Wilson dijo que Cantor le ofreció contratos de minería como reembolso, pero aun así nunca recibió dinero. Wilson espera que algún día se le reembolse la pérdida a través de un proceso judicial o, posiblemente, a través del Colegio de Abogados de Nevada.

“No se lo desearía a nadie”, dijo Wilson.

LO ÚLTIMO