85°F
weather icon Clear

Un asesino convicto es vinculado a un caso de homicidio sin resolver del 2004

ActualizadoFebruary 27, 2023 - 4:49 pm

Un hombre condenado por tres asesinatos en 2005 estranguló a una mujer hasta la muerte en 2004, dijo la policía el jueves.

El teniente Jason Johansson, del Departamento de Policía Metropolitana, dijo que las pruebas de ADN vinculan a Norman Flowers, de 48 años, con el asesinato de Keysha Brown, de 28 años.

En octubre de 2004, Brown fue encontrada muerta en una bañera dentro de su apartamento en la cuadra 700 de East Flamingo Road.

La autopsia reveló que Brown había muerto estrangulada, apuñalada, golpeada y agredida sexualmente. Los testigos entrevistados en ese momento proporcionaron una descripción de un posible sospechoso al que se vio llegar y salir del apartamento, pero esa persona nunca fue identificada, según Johansson.

Una revisión del caso de Brown realizada en julio por el detective Dan Long condujo a una solicitud de pruebas de ADN adicionales de las pruebas localizadas en Brown durante su autopsia. Long había formado parte de una investigación de asesinato en 2005 en la que Flowers era el sospechoso.

Johansson dijo que el asesinato de Brown era similar a tres de 2005 en que había un aspecto sexual en el crimen, una similitud en cómo ocurrieron las muertes y en cómo se colocaron los cuerpos.

“Todo eso hizo que el detective Long creyera instantáneamente que estaba trabajando en otro asesinato en el que estaba implicado Norman Flowers”, dijo Johansson.

Mientras Johansson hablaba durante una rueda de prensa celebrada por la tarde, los miembros de la familia de Brown permanecían de pie detrás de él, secándose las lágrimas de los ojos. La hija de Brown, Khaliaah Brown, habló brevemente entre lágrimas.

“Solo quiero dar las gracias al departamento de policía”, dijo.

Flowers en 2011 optó por una declaración Alford por dos cargos de asesinato en primer grado por las muertes de Marilee Coote, de 45 años, y Rena Gonzales, de 24 años.

Una declaración Alford significa que Flowers no admitió su culpabilidad, pero reconoció que los fiscales podían probar su caso contra él. A cambio, los fiscales aceptaron estipular dos cadenas perpetuas consecutivas sin posibilidad de libertad condicional. Si Flowers hubiera sido declarado culpable en el juicio, los fiscales iban a solicitar la pena de muerte, según los archivos del Review-Journal.

Coote fue hallada muerta en el interior de su apartamento de Russell Road el 3 de mayo de 2005. Había sido violada y estrangulada, y se descubrió ADN de Flowers en su cuerpo, según los archivos.

Ocho horas más tarde, Gonzales fue hallada muerta en el mismo complejo de apartamentos. La habían estrangulado con un cable de teléfono.

En octubre de 2008, Flowers fue declarado culpable y condenado a cadena perpetua por el asesinato en 2005 de Sheila Quarles, de 18 años, hija de la exnovia de Flowers. Quarles murió en marzo de 2005.

Flowers ya había pasado tiempo en prisión, había obtenido la libertad condicional dos veces y llevaba fuera de la cárcel unos 20 días cuando mató a Quarles.

“Yo diría que, por definición, se ajusta a la definición de asesino en serie”, dijo Johansson.

Los registros del Tribunal de Justicia de Las Vegas muestran que el jueves se presentó una orden de arresto contra Flowers por agresión sexual y asesinato abierto.

Flowers permanece en High Desert State Prison, donde cumple tres cadenas perpetuas.

A principios de este mes, la policía de Las Vegas anunció el cierre de otros dos casos de homicidio sin resolver. A través de pruebas de ADN se determinó que Eddie George Snowden Jr, fallecido en 2017 a los 80 años, mató a Lori Ann Perera, de 31 años, y a Pearl Wilson Ingram, de 35, en instancias separadas en la década de 1990.

Ambas mujeres fueron agredidas sexualmente y estranguladas hasta la muerte, según la policía.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
Hombre muere baleado por posible defensa propia

La oficina forense del Condado Clark identificó a un hombre muerto a tiros en un asesinato del que no se había informado previamente.