48°F
weather icon Clear

Absuelven a los agentes de Henderson implicados en tiroteo en el que murieron un niño y un pistolero

ActualizadoJanuary 24, 2023 - 1:09 pm

Ninguno de los siete agentes de policía de Henderson que abrieron fuego durante un enfrentamiento con un pistolero que tenía como rehén a un niño de 12 años debe enfrentarse a cargos penales, según reglamentó el lunes la fiscalía del Condado Clark, más de dos años después del tiroteo.

El niño, Joseph Hawatmeh, y el pistolero, Jason Bourne, de 38 años, murieron tiroteados después de que los agentes dispararan 27 veces el 3 de noviembre de 2020 frente a los apartamentos The Douglas at Stonelake, 1445 Stonelake Cove Ave.

La policía de Henderson dijo entonces que Bourne llevaba en la mano una pistola del calibre 40 y acababa de disparar mortalmente a la madre del niño, Dianne Hawatmeh, de 38 años, y a su asistente, Veronica Muniz, de 33, y disparó al menos ocho veces contra su hermana, Yasmeen Hawatmeh.

Bourne, que vivía en un apartamento ubicado encima de los Hawatmeh, había seguido a Dianne y Yasmeen Hawatmeh hasta su apartamento, con pistola en mano, cuando volvían en auto de un gimnasio cercano. Les preguntó por quién habían votado, ya que era el día de las elecciones, pero Dianne Hawatmeh se negó a contestar.

Un testigo le dijo a la policía que Bourne tiró la puerta abajo, mató a Dianne Hawatmeh y a Muniz, disparó a Yasmeen Hawatmeh y tomó a Joseph como rehén en el Cadillac Escalade negro de la familia.

El padre de Joseph, Iehab Hawatmeh, habló el lunes con el Review-Journal tras la revisión de los hechos, que llevan a cabo los funcionarios del Condado Clark después de que los fiscales determinen de forma preliminar que no debe acusarse a ningún agente por un tiroteo policial mortal.

“Toda la situación debió haberse tranquilizado en los apartamentos”, declaró Iehab Hawatmeh. “Debieron haber dado tiempo suficiente para que alguien intermediario negociara y consiguiera calmarlo y sacarlo del auto. Creo que hoy mi hijo estaría vivo”.

Hawatmeh argumentó que los operadores del 911 agravaron la situación de Bourne, y que Joseph no corría peligro porque llevaba 23 minutos en el auto con Bourne y no había resultado herido.

Durante la revisión del lunes, que duró cuatro horas, el detective de la policía de Henderson Rick Christopher presentó seis llamadas al 911, 13 declaraciones de testigos y las cámaras corporales de cinco agentes implicados en los asesinatos.

Las llamadas detallaban los dramáticos momentos en que Joseph intentó pedir ayuda desde el SUV y, casi al mismo tiempo, un vecino descubrió a Dianne y Yasmeen Hawatmeh y a Muñiz gravemente heridas en el interior del apartamento.

“Está tendida aquí”, dijo la vecina entre lágrimas tras descubrir a Dianne Hawatmeh. “No puede respirar. Se está ahogando con su propia sangre”.

La propia llamada de Bourne a la policía, de 17 minutos de duración, desde el teléfono de Joseph, dirigió a los agentes al apartamento de Bourne. Pero Bourne estaba en el terreno estacionado del complejo de apartamentos, divagando ante un despachador y amenazando periódicamente con matar al chico.

“¡No!” gritó Joseph varias veces. “Por favor, no me dispares”.

Junto al padre de Joseph, otros tres familiares escuchaban y veían cómo se mencionaban los detalles en el Centro Gubernamental del Condado Clark. Una mujer cayó de rodillas mientras escuchaba las últimas palabras del muchacho en los llamados al 911. Iehab Hawatmeh permaneció sentada en silencio.

Autorizado a disparar

Unos 20 minutos después de que se llamara a la policía por primera vez para el tiroteo, la sargento Jaime Clear encontró a Bourne y al chico dentro del Escalade y autorizó a la persona que tuviera “mejor puntería con un AR” a disparar contra Bourne, según las imágenes de su cámara corporal.

Después de que el agente James Pendleton disparara primero a 33 pies de distancia, otros seis agentes también abrieron fuego: Jesse Hehn, Philip Duffy, Brett Anderson, Jesse Lujan, Seth Price y Luis Amezcua.

Clear gritó a los agentes que “cesaran el fuego” y otros agentes gritaron, preguntando si habían alcanzado al niño y si seguía atrapado dentro del SUV cerrado.

“Cuida al niño”, dijo Clear. “El niño tiene las manos arriba”.

Otro agente gritó repetidamente: “Hay un niño en el auto” mientras sonaban los disparos.

Después de que la policía efectuara 27 disparos, Luján usó su rifle para romper la ventanilla del pasajero del vehículo y sacar al niño.

Un testigo con una ventana en el primer piso que daba a la Escalade lloraba mientras grababa los momentos en que sacaban a dos personas del Escalade.

“Vamos, salva a este niño”, susurró el testigo mientras lloraba desde detrás de la ventana de su apartamento.

Veterano retirado, teórico de la conspiración

Christopher dijo que Bourne se había retirado de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en 2017, tras 15 años de servicio, incluidas dos misiones en Irak.

Su exesposa, su compañero de vivienda, su padrastro y su hermano le dijeron a la policía que había estado actuando de forma errática en las semanas previas al tiroteo. Bourne había devuelto el Toyota que había rentado y apagado el teléfono después de enviar un mensaje de texto a sus dos hijas el 1º de noviembre para decirles que “ese sería el último mensaje de ‘te quiero’ de él”, según declaró su exesposa a la policía.

Los detectives descubrieron un libro que Bourne estaba escribiendo, en el que hacía frecuentes referencias a las teorías conspirativas de QAnon.

Bourne cambió su nombre por el de Christopher Curry en 2014, y se mudó al complejo de apartamentos de Henderson en agosto de 2020. No tenía antecedentes penales, dijo Chirstopher, y trabajaba como civil en la Base Aérea de Nellis antes de que lo despidieran debido a la pandemia.

Los detectives encontraron 47 balas más en el Escalade, ubicadas entre Joseph y Bourne. Christopher dijo que Bourne disparó su pistola varias veces, pero las autoridades no pudieron determinar si disparó antes de ser abatido por la policía.

Joseph recibió seis disparos, entre ellos dos heridas por rozamiento. Bourne recibió siete disparos.

Al final de la audiencia, el presidente Ozzie Fumo leyó preguntas escritas por los familiares de Joseph. Christopher dijo que no podía responder si Clear había intentado calmar la situación antes de disparar a Bourne, ni si Bourne había apuntado alguna vez con su arma a la policía de Henderson.

Los Hawatmeh presentaron una demanda contra la policía de Henderson en octubre, alegando homicidio culposo, negligencia, falta de capacitación y supervisión y violación del derecho civil de Joseph a estar a salvo de fuerza excesiva. La vista del caso está prevista para febrero.

En una petición para desestimar el caso, los abogados de la ciudad de Henderson argumentaron que los agentes actuaron al amparo de la inmunidad cualificada y, por tanto, no violaron los derechos de Joseph.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
Acusan a dueña de salón de masajes de operar un burdel

La dueña de un salón de masajes está acusada de operar un prostíbulo ilegal tras el arresto de varias mujeres en el edificio durante operaciones encubiertas realizadas en los últimos ocho meses.

Hombre acusado de terrorismo por amenaza a sinagoga

Un hombre fue detenido el miércoles bajo fianza de 100 mil dólares tras llamar a una sinagoga de Las Vegas y amenazar con disparar a gente.

 
‘Curandero’ acusado de violar a seis mujeres a las que llamaba esposas

Un exactor de cine y autoproclamado “curandero” fue arrestado el martes por la noche en North Las Vegas tras ser acusado de violar, preparar y traficar con sus seis esposas cuando estas tenían tan solo nueve años.

Sospechoso de terrorismo en una central solar, es declarado incompetente

Un hombre de 34 años sospechoso de un ataque a una estación de energía solar en las afueras de Las Vegas, fue declarado incompetente para ser juzgado el miércoles y se le ordenó someterse a una evaluación psiquiátrica en un centro estatal.