94°F
weather icon Cloudy

VICTOR JOECKS: El feminismo moderno hace miserables a las chicas

Es difícil no deprimirse observando las estadísticas sobre la depresión adolescente, especialmente entre las chicas.

El lunes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron su Encuesta sobre Conductas de Riesgo Juvenil. Se trata de una encuesta preparatoria en la que se analizan temas como la actividad sexual, la violencia y el uso de drogas. Destacan los resultados sobre la salud mental de los adolescentes.

“En 2021, el 42 por ciento de los estudiantes de preparatoria se sentían tan tristes o desesperanzados casi todos los días durante al menos dos semanas seguidas que dejaron de hacer sus actividades habituales”, revela el reporte.

Entre las chicas, era del 57 por ciento. Entre los chicos, el porcentaje era del 29 por ciento. Muchos adolescentes tienen rachas duras, pero estos resultados superan las normas históricas. Hace una década, estos índices eran del 36 por ciento entre las chicas y del 21 por ciento entre los chicos.

No eran solo los pensamientos oscuros. El 30 por ciento de las chicas dijeron que consideraron seriamente intentar suicidarse, un aumento importante desde 2011. En el caso de los chicos, fue del 14 por ciento, lo que solo supuso un ligero aumento.

Peor aún, el 24 por ciento de las chicas dijeron que habían hecho un plan de suicidio, con un 13 por ciento diciendo que lo intentaron. Otro cuatro por ciento afirmó haber sufrido lesiones en un intento de suicidio, el doble que los chicos.

Podría ser tentador culpar de esto a la pandemia. Sin duda es un factor, pero estas tendencias negativas existían antes del coronavirus. La Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud de 2019 mostró que la depresión casi se duplicó entre los jóvenes de 12 a 17 años entre 2010 y 2019.

Algo está profundamente mal.

Una explicación es que los niños son diferentes hoy en día. Pero miles de años de historia muestran que es dudoso que la naturaleza humana haya cambiado radicalmente.

Eso sugiere un cambio social más amplio. Es fácil encontrarlos si se comparan con los mensajes que la sociedad transmitía hace décadas. La familia, Dios y la patria solían ser pilares fundamentales de la sociedad. Durante décadas, los izquierdistas los han atacado y socavado.

Una madre y un padre casados criando a sus hijos solía ser la norma. Pero el movimiento feminista destruyó el núcleo familiar. Incluso el sitio web Black Lives Matter pidió en su momento “desestabilizar la estructura familiar nuclear prescrita por Occidente”. La monoparentalidad y el divorcio se dispararon. Pero ser criado por padres casados da a los niños estabilidad y mejora su salud mental.

La creencia en Dios ha caído en picada, especialmente entre los jóvenes estadounidenses. Esto se produce después de que el Tribunal Supremo expulsara a Dios y la oración de las escuelas. Creer en Dios proporciona instrucción moral y un sentido de propósito.

El número de personas que se sienten orgullosas de ser estadounidenses está en niveles históricamente bajos. Muchos maestros y figuras de la cultura popular proclaman que Estados Unidos es sistemáticamente racista. Imagínate que los adolescentes puedan encontrar eso estresante, especialmente cuando también se les dice que el calentamiento global es una crisis existencial que los matará.

Los adolescentes pueden actuar como si lo supieran todo, pero no es así. Las instituciones y las tradiciones -soluciones a problemas que la sociedad ha olvidado- ponen orden en un mundo abrumador. Si se derriban, los niños viven en el caos.

La cultura popular actual invita a la gente a buscar el placer, incluso -y a veces especialmente- si eso significa desprenderse de las restricciones que la sociedad fomentaba antaño. Pero la gratificación inmediata suele estar reñida con la satisfacción a largo plazo.

Sobre estos cimientos debilitados se ha extendido el uso de los teléfonos inteligentes y las redes sociales. Alrededor de la mitad de los adolescentes dicen estar en internet “casi constantemente”.

“Los adultos jóvenes que usan las redes sociales tienen tres veces más probabilidades de sufrir depresión, lo que pone a una gran parte de la población en riesgo de tener pensamientos y comportamientos suicidas”, reporta Huntsman Mental Health Institute.

En la mayoría de los conflictos políticos subyace un choque de visiones del mundo que influyen en la sociedad más que las políticas concretas. En este terreno, la izquierda lleva décadas ascendiendo. Mira a lo que nos ha llevado.

LO ÚLTIMO
VÍCTOR JOECKS: CCEA ahora tiene miedo de Jara

Por meses, la Asociación de Educación del Condado de Clark se presentó como un león rugiente. El sábado, la fachada se cayó para revelar un gatito asustado.

VICTOR JOECKS: Por qué DeSantis aún puede vencer a Trump

Una victoria de DeSantis sigue siendo un escenario plausible. No es de extrañar que Trump quiera declarar que la carrera ha terminado cuando en realidad solo acaba de empezar.

Cientos a punto de perder sus Becas de Oportunidad

El gobernador Joe Lombardo hizo campaña como defensor de la Elección de Escuela. Pero a menos que haga algo rápido, el programa de elección única de Nevada pronto se reducirá drásticamente.