92°F
weather icon Partly Cloudy

Alcaldes de ciudades “azules” canalizan a los republicanos sobre la inmigración ilegal

Es mucho más fácil apoyar a los inmigrantes ilegales cuando no están poniendo a prueba los servicios de tu ciudad. Solo hay que preguntar a dos de los alcaldes demócratas más destacados del país.

La alcaldesa de Washington, D.C., Muriel Bowser, se quejó recientemente de los costos de ayudar a los que están en el país ilegalmente. Durante meses, Texas y Arizona han ofrecido a los inmigrantes ilegales viajes gratuitos en autobús a D.C. Eso ha aumentado significativamente el número de inmigrantes indocumentados allí, y la ciudad no puede soportarlo

Este mes, 10 miembros del Ayuntamiento enviaron al alcalde una carta en la que afirmaban que los que ayudan a los inmigrantes ilegales están “quemados y abrumados”. La carta continúa: “Los inmigrantes están siendo dirigidos a los sistemas y recursos existentes en el distrito, destinados a los residentes del mismo. Si no se actúa, existe el riesgo de que estos sistemas se vean desbordados”.

“Nos enfrentamos a un problema federal que el Distrito de Columbia no podrá soportar”, dijo Bowser la semana pasada en respuesta a la carta. Exigió una “respuesta federal”.

No es la única que está molesta. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, dijo que el aumento de inmigrantes ilegales es una “carga real para los neoyorquinos”. Citó el impacto en las escuelas y en el “sobrecargado sistema de refugios” de la ciudad. También quiere ayuda de Washington.

Estas citas pudieron haber venido del gobernador de Texas, Greg Abbott, o del gobernador de Arizona, Doug Ducey.

El Departamento de Seguridad Nacional “puede recurrir a la liberación de grupos (de inmigrantes ilegales) en comunidades de Texas cuyos recursos ya están desbordados”, escribió Abbott en una carta en la que creaba la iniciativa de transporte en autobús. “Los tejanos no pueden seguir soportando las cargas impuestas por los activistas de la apertura de fronteras en otras partes del país”.

Estos alcaldes se quejan de unos pocos miles de personas. Texas y Arizona tienen que lidiar con cientos de miles de inmigrantes ilegales. Desde que Joe Biden llegó a la presidencia se han producido unos tres millones de encuentros con posibles inmigrantes ilegales. Los funcionarios liberaron a más de un millón de ellos en el interior del país. Fox News reportó que una fuente de la Patrulla Fronteriza dijo que también ha habido más de 440 mil fugas conocidas este año fiscal. En mayo, fueron más de 50 mil.

Uno sospecha que si 50 mil inmigrantes ilegales fueran a D.C. o a la ciudad de Nueva York en un mes, los demócratas construirían el muro fronterizo a toda prisa.

La reacción de estos alcaldes es un recordatorio de que las grandes decisiones políticas implican compromisos importantes. Puedes creer todo lo siguiente sin contradicción:

■ Es comprensible que la gente quiera venir a Estados Unidos y esté dispuesta a hacerlo ilegalmente. Es injusto recompensar a la gente por entrar ilegalmente, especialmente mientras los aspirantes a inmigrantes legales esperan.

■ Entre los inmigrantes ilegales, hay tanto delincuentes como personas de buen carácter, tanto los que buscan limosnas como los que quieren trabajar duro. Un problema es que es difícil distinguir entre esos dos grupos.

■ Es noble ayudar a los pobres. La afluencia de inmigrantes ilegales puede reducir la capacidad de una comunidad para ayudar a sus ciudadanos y residentes que están aquí legalmente.

Estas declaraciones representan algunos de los verdaderos retos que se derivan de la falta de voluntad de Biden para asegurar la frontera. No es de extrañar que las preocupaciones de los demócratas sobre la inmigración ilegal cambien cuando se enfrentan a ellas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Los latinos se están pintando de rojo

Una zambullida profunda en los datos de registro de votantes de Nevada ofrece más evidencia de que los hispanos se están inclinando hacia el Partido Republicano.

Los estados rojos superaron a los azules en recuperación del empleo

Recuperar finalmente todos los puestos de trabajo que Nevada perdió durante la pandemia y los cierres que la acompañaron no es algo de lo que valga la pena presumir. Estados rojos, como Arizona y Florida, lo consiguieron hace meses.